Aer – “Recuerdos del futuro” (Autoeditado, 2012)

Por , el 20 - 02 - 2012

Eduardo Zubiaur a muerto tantas veces como resucitado. A mediados de los 90 se vistió de El Polaco ganando el premio Sonda del 98. Pero lo fusiló después de haberse consagrado como uno de los mejores creadores de la escena aragonesa. ¿Hizo bien? Posiblemente. A veces una muerte abre más tierras que cualquier otra ventana. Esa bocanada de aire que los gusanos dejaron entrar tenía un nombre un tanto confuso: Aer. ¿Y qué demonios signfica? Significa callar la boca y escuchar, que para eso el que canta es el que fomenta la ecuación del respeto musicocultural.

Recuerdos del futuro” es toda esa maraña de ideas, canciones y empujones nacidos de las cenizas a finales del 2000. Escupe ruido y coros a la par que acaricia con uñas eléctricas desde el exilio en Madrid. Si gusta bien, y si no… pues también. Pop-Rock de encaje soberbio y una producción sobresaliente que ha engalanado de pulcritud canciones tan viscerales como ‘Me duele‘ o ‘Una vida está esperando‘: «La marabunta de los errores, son cosas viejas, la paja del árbol, algún ángel caído». La lucha de lo científico y lo imposible es la sangre de las letras de Aer. Letras y melodías que clavan los pies a la tierra. Con la visión de los violines y el cello en ‘Sabíais qué‘ y ‘Aprendiendo latín‘ se cruza la membrana que hay entre dos mundos. Tipología y descripción de la poesía viajada por el amor de la posesión.

Lo mejor, sin duda, es ‘Coche‘. Impresionante. Desgarradora. Brutal. Dolorosa. Es una posesión de lo ajeno y de lo sagrado. El estribillo es un exorcismo en toda regla que identifica muy bien el idioma en el que hablan las ánimas.

No hay más. Bajo, guitarra, batería y teclados. Amigos como Luis Cebrián (Louisiana) y Patricia Ladera (Miss Tragedia) se dejan escuchar hilando coros y haciendo de este glorioso LP una comunión entre seres de naturaleza no humana y ladrones de identidades que anidan entre piscofonías la Rumba. El Pop y el Rock de naturaleza diversa. Seres perífericos en ‘204 años‘ para burlar la visión de ‘Tanto te dirán‘, un clásico en este incipiente (pero más que vocacional) proyecto.

Personas con don y suficiencia terrenal en trazos de once canciones. No escuchen al demonio, por excelencia es un mentiroso.


Texto: Charly Hernández
Si te gustó este artículo y te gustaría recibir todas nuestras actualizaciones en tu correo, puedes suscribirte. Mucha gente ya lo ha hecho!
Escribe tu email para recibir gratis las mejores noticias del mundo de la música a diario!

Dinos los qué opinas sobre todo esto!!

Si lo prefieres utiliza tu cuenta de Facebook para comentar en Musicópolis!!



Trackbacks

Si te ha gustado este artículo, quizás quieras enlazarlo desde tu blog. Aquí tienes el enlace.