Amparo Sánchez – Tucson-Habana (Wrasse Records, 2010)

Por , el 22 - 08 - 2011

Como quien rompe monigotes de papel, Amparo Sánchez decidió hace casi dos años romper con toda una década de canciones y vida. Dijo adiós a Amparanoia y marchó en búsqueda de sí misma. La voz, la mujer y el fantasma indígena uterino han dado vida a “Tucson-Habana“, un salto viajero como la película de Wim Wenders, “París-Texas“. De hecho, este álbum se masterizó en la capital francesa.

De primeras este disco no suena a lo anteriormente trabajado con Amparanoia, ahí queda la advertencia, que no vengan luego las desazones y las desilusiones varias. Amparo Sánchez no huye de su pasado ni tampoco escapa, simplemente viaja al corazón melodramático de las canciones que han alentado a distintas sociedadez y cabezas pensantes a lo largo de la historia. Historias de dolor y fiesta que sirven de escenario fronterizo, pues John Convertino (batería de Calexico) mostró un interés por estas letras que fueron compuestas de manera paralela en los últimos años de Amparanoia. Elegantes arreglos de cuerda y la incursión de banjos, slide-guitars o contrabajos sofocan los incendios pasionales que remiten en los vientos de ‘Corazón de la realidad‘. La elocuencia general hace guiños a Billie Holiday, Nina Simone o a Chavela Vargas, como es el caso de ‘Desde siempre‘. Esta no es la única referencia a una voz femenina, pues la figura de Rocío Dúrcal se materializa con la versión de ‘La gata bajo la lluvia‘, compuesta por Rafael Pérez Botija. Sin dejar pasar ‘La parrandita de las santas‘, con la participación de la gran Omara Portuondo.

Jazz, country, ranchera, bolero, son cubano… hacen de este plástico un viaje constante donde aparte de tener a Amparo como compañera de viaje y al anteriormente nombrado John Convertino, la plantilla de tripulación está formada por Joey Burns (guitarras), Kaki Arkarazo (guitarras y producción), CariRosi Varona (chelo), José Alberto Varona (trompeta), Oscar Ferret (piano), y Jordi Mestres (contrabajo).

Grabado en los míticos estudios cubanos Egrem, cuartel general de Buena Vista Social Club, el sonido ha sido una maleta cubierta de pegatinas que han recordado diferentes paisajes; desde ‘Aquí estoy‘ a ‘Corazón de la realidad‘ hay muchos kilómetros, tantos… como caminos por recorrer en este artefacto.


Calificación: 6,5/10

Texto: Charly Hernández
Si te gustó este artículo y te gustaría recibir todas nuestras actualizaciones en tu correo, puedes suscribirte. Mucha gente ya lo ha hecho!
Escribe tu email para recibir gratis las mejores noticias del mundo de la música a diario!

Dinos los qué opinas sobre todo esto!!

Si lo prefieres utiliza tu cuenta de Facebook para comentar en Musicópolis!!



Trackbacks

Si te ha gustado este artículo, quizás quieras enlazarlo desde tu blog. Aquí tienes el enlace.