Anvil: Una nueva oportunidad bien aprovechada

Por , el 03 - 05 - 2012


Anvil.Lipsdesnudo

Lo que Anvil no pudo alcanzar durante más de 25 años desde que lanzarán su álbum debut en 1981 Hard ‘N’ Heavy, conseguir ser un grupo reconocido por un público masivo, lo logró el documental Anvil! The Story Of Anvil, publicado en 2009. Desde entonces, su popularidad no ha parado de crecer en un entorno mucho más amplio que en épocas anteriores. La prueba está en la confianza que su actual discográfica, SPV Steamhammer Records, ha depositado en la banda canadiense al acometer la reedición de algunos de sus álbumes.

Con motivo de la publicación de las reediciones en cuestión, que son, por un lado, Plugged In Permanent y Absolutely No Alternative y, por otro, Speed Of Sound y Plenty Of Power, en lanzamiento especial con formato 2 en 1 y originalmente lanzados por Massacre Records en 1996, 1997, 1999 y 2001, respectivamente, vamos a realizar una pequeña y merecida retrospectiva de Anvil.

Contra lo que se pudiera pensar, Anvil han ido publicando periódicamente nuevos trabajos, a pesar de los momentos críticos por los que ha pasado su trayectoria. Lo cierto es que sus tres primeros trabajos, Hard ‘n’ Heavy (1981), Metal On Metal (1982) y Forged In Fire (1983), obtuvieron una exitosa acogida y constituyó la primera etapa del grupo en la que se codeó con formaciones que alcanzarían la élite mundial como Scorpions, Bon Jovi o Whitesnake con quienes en 1984 compartieron cartel en el Super Rock Festival de Seibu (Japón). Todos consiguieron sus objetivos menos los canadienses.

Su debut discográfico, ya con la discográfica Attic Records, que contenía la versión del clásico de los Rolling Stones “Paint It Black”, se trataba de una reedición de un lanzamiento anterior editado por el grupo de forma independiente aún bajo el apelativo de Lips; para el siguiente, donde se incluía el tema del mismo título “Metal On Metal”, convertido posteriormente en todo un himno, ya contaron con la inestimable ayuda de Chris Tsangarides para la producción y quien resultaría un elemento importante en su trayectoria. En su ópera prima el propio grupo había asumido las tareas de producción ayudado por Paul LaChapelle. En cuanto a su tercer álbum, también bajo la dirección técnica de Chris, resultó un producto en el que abandonaron sus primarios perfiles más hardrockeros para instalarse en un potente heavy metal que no obtuvo la acogida comercial esperada; la relación con Attic Records se enturbió y les rescindió el contrato.

En esos primeros años la formación, además de los “incombustibles” Steve “Lips” Kudlow (guitarra y voz) y Robb Reiner (batería), incluía a Ian Dickson (bajo) y Dave Allison (guitarra rítmica).


Anvil++band

NUEVA ETAPA

Pasaron cuatro años hasta que pudieron volver a los estudios y grabar un nuevo disco, Strength Of Steel (1987), ahora vinculados a los potentes sellos independientes Metal Blade Records para América y Roadrunner en Europa. A pesar de ser un buen disco, con un sonido orientado hacia los parámetros propios de Judas Priest, el tratamiento dado por las discográficas no fue el más idóneo para su comercialización, además, tampoco fue lo suficientemente comprendido por el aficionado, lo que determinó que su repercusión no fuese la esperada. Un año después apareció Pound For Pound, en el que mantenían los perfiles del anterior disco, aunque algo más endurecidos. Pero tampoco resultó significativo para que la banda diera el salto hacia la “primera división” y mantuvo el status de grupo de “segunda fila”.

Quizá, por esa falta de éxito, se produce la primera deserción en el seno de Anvil y Dave Allison abandona en 1989; asimismo, acontece un nuevo cambio de discográfica, pasando a grabar con Mausoleum Records su siguiente álbum, Worth The Weight (1989), después de cuatro años de oscuridad, con la incorporación de Sebastian Marino, un guitarrista de buenas maneras que después de la grabación aceptó una “jugosa” oferta de Overkill, con quienes estuvo hasta el 2000. También será la única grabación que realicen para Mausoleum.

REEDICIONES CON SPV

Y llegamos a la etapa en la que aparecen los álbumes mencionados al principio, tras pasar otros cuatro largos años de silencio, editados originalmente por Massacre Records y ahora puestos al día con las reediciones de SPV Steamhammer, su actual discográfica.


ANVIL plugged+absolutely

PLUGGED IN PERMANENT

Nos encontramos en 1996, Marino ha sido sustituido por Ivan Hurd, mientras que Ian Dickson también ha “abandonado el barco”, dejando el puesto de bajista a Mike Duncan, en lo que será su única aportación al grupo. Con Plugged In Permanent, nos encontramos un trabajo mucho más inmerso en los vértices agresivos, con un Robb Reiner apoteósico marcando unos ritmos frenéticos y las guitarras de Steve aportando vigorosos riffs e incendiaros solos apoyado competentemente por Hurd, así como un mejor acoplamiento entre música y voces. Los temas “Racial Hostility”, “Doctor Kevorkian” y “Smokin’ Green”, constituyen un explosivo inicio, mientras que “Destined For Doom” resulta densa y de ritmo más marcado, pero es solamente un respiro ya que con “Killer Hill”, “Face Full”, “I’m Trying To Sleep”, “Five Knuckle Shuffle” y “Truth Or Consecuence” vuelve la dinámica desbordante y acelerada, para despedirse con “Guilty” una pieza de atmósfera espesa y oscura, completando un disco demoledor con el que Anvil entraban en una nueva dimensión musical a pesar de que no les serviría para mejorar su popularidad a nivel global.

ABSOLUTELY NO ALTERNATIVE

Un año después publicaban Absolutely No Alternative, con el cambio de bajista, entrando Glenn “Five” Gyorffy en sustitución de Mike Duncan. El contenido mantiene premisas parecidas a las de su anterior entrega con pequeños retoques en la producción donde se nota un sonido menos agudo en general. Cortes como “Old School”, “Green Jesus”, “Show Me Your Tits” o “No One To Follow”, revelan la apuesta del grupo por mantener la energía en primer plano, aunque en esta oportunidad, soterradamente, se adivinan elementos hard rock al estilo de Motorhead, así como un acercamiento de Steve al registro vocal de Lemmy en ciertas canciones. “Hard Pie”, “Rubber Neck”, “Piss Test”, “Red Light”, “Black Or White” y “Hero By Death” rematan un disco interesante aunque no supera al anterior en el apartado creativo.

SPEED OF SOUND

A pesar de que Anvil mantiene un nivel de ventas discreto, es lo suficientemente aceptable para Massacre Records, que sigue confiando en el grupo y en 1999 lanza el noveno álbum de los canadienses en el que se mantiene, no solo la misma formación, sino el parangón estilístico con respecto a la anterior grabación con temas que fusionan componentes hard y heavys, con sus dosis de aceleramiento pero sin llegar a desbocarse como en Plugged In Permanent. Es una etapa de asentamiento y ratificación de ideas representada por un contenido que incluye las siguientes composiciones: “Speed Of Sound”, “Blood In The Playground” “Deadbeat Dad”, “Man Over Broad”, “No Evil”, “Bullshit”, “Mastress Mambo”, “Sacred Agent”, Life To Dead” y “Park That Truck”, donde se pueden descubrir influencias de Judas Priest, como en el caso de las guitarras incluidas en “Blood In The Playground” o extrañas vinculaciones a formaciones como Prong, apreciable en el tema “Bullshit”, sin dejar de lado sus devaneos con texturas erosivas como “Life To Dead” y “Park That Truck” de lo que se deduce que, dentro de sus reconocidas directrices, Anvil buscan la variedad sin perder sus orígenes. En este caso se puede decir que superaban su anterior obra, resultando Speed Of Sound una grabación perfectamente recomendable.


ANVIL speed+plenty

PLENTY OF POWER

Publicado originalmente dos años después, Plenty Of Power completa el “poker” de álbumes relanzados por SPV y su contenido tiene bastantes similitudes con Speed Of Sound, destacando canciones como, “Beat The Law” y su hipnótico riff, “Siren Of The Sea” y su embriagante intensidad o el tema despedida “Real Metal” con su inicio homenaje a Black Sabbath, además de otras interesantes composiciones como, “Plenty Of Power”, “Groove Science”, “Ball Of Fire”, “The Creep”, “Computer Drone”, “Pro Wresstling” y “Disgruntled”, que mantienen la calidad de la obra a un nivel más que aceptable.

En los siguientes años la banda seguiría grabando dos nuevos álbumes para Massacre Records, Still Going Strong (2002) y Back To Basics (2004), tras los cuales llegó otro ciclo amargo en el que tanto Steve como Robb tuvieron que compaginar su dedicación a la música con otros trabajos, actuando en pequeños clubes a la vez que asumían empleos fuera de su órbita artística, como en la construcción en el caso del batería y de repartidor en una empresa de catering en el del guitarrista, tal como se relata en el documental sobre el grupo y en el que se muestra la persecución, no ya de un sueño, sino la intención de Steve y Robb de sobrevivir haciendo música, para lo que habían demostrado con creces estar resolutivamente capacitados a lo largo de 30 años.

Por ello, por enésima vez, aunque deberíamos decir por decimotercera vez, intentan lanzar el álbum que les signifique un empujón para salir del agujero. Sin miedo al gafe, lo titulan “This Is Thirteen” (2007) y tras ser rechazado por alguna discográfica deciden autoeditarlo contando con la inestimable ayuda de un viejo conocido, Chris Tsangarides y en el que Ivan Hurd ya fuera de la banda, solo colabora con algunos solos. El álbum tampoco llega a trascender en una era donde Internet se ha convertido en un “monstruo” incontrolable y las descargas ilegales provocan una acentuada disminución de ventas.


Anvil

No obstante, el documental Anvil: The Story Of Anvil ya ha hecho su trabajo; los canadienses no serán una banda de primera línea, peor en estos tiempos de crisis en los que sobrevivir es todo un mérito, pero han vuelto a los escenarios, a actuar en mejores locales que en su etapa más oscura, a las giras fuera de su continente, han visitado Europa e incluso España, Anvil ha sido reconocido como un grupo influyente y ha conseguido el apoyo de una discográfica de garantías como SPV Steamhammer que, no solo facturó su nuevo álbum a nivel internacional, el excelente Juggernaut Of Justice, uno de los álbumes más interesantes de 2011, sino que afronta la reedición de parte de su discografía, como aquí ha quedado plasmado.

Así las cosas, es todo un placer observar como la perseverancia y el no rendirse nunca ante la adversidad ha obtenido su recompensa, aunque tardase en llegar. Y todo a la inquebrantable amistad que han mantenido Robb y Steve desde los 14 años y a las circunstancias del destino que propiciaron el encuentro del grupo en la década de los ochenta con un fan adolescente llamado Sacha Gervasi quien, solicitando un autógrafo, inició una amistad que le proporcionó, posteriormente, una invitación para que durante un tiempo fuese roadie de la banda, acompañándoles en varias giras. Con el tiempo, Sacha se convertiría en un reputado guionista de cine, colaborador del mismísimo Steven Spielberg, quien no se olvidaría de la banda y en 2009 filmaría un documental que significaría un nuevo revulsivo para Anvil tras su gran acogida tanto por parte del público ajeno a la música como de los seguidores del rock.


anvil.robb.lips

Ese mismo año, fueron invitados por Angus Young, a quien encantó el documental, a ser los teloneros de AC/DC. No solo el pequeño de los Young se declaró seguidor del grupo, otras “estrellas” rockeras como Scott Ian, Lars Ulrich, Slash e, increíblemente, Jeff Beck, se declararon admiradores de Anvil.

La celebridad del grupo en los últimos años hizo posible que conociesen a personajes que nunca hubieran esperado como, Jimmy Page, Paul McCartney, Michael Moore y hasta Keanu Reeves y Dustin Hoffman con quien Steve llegó a comer junto a los hijos y la esposa del actor.

En definitiva, Anvil nunca alcanzaron el éxito masivo y tal como esta actualmente el mundo del rock es difícil que lo consigan, pero el hecho de mantenerse en activo después de que en 1979 comenzaran su recorrido como banda con el nombre de Lips, es decir más de 30 años, ya es todo un mérito irreprochable. En su momento, aunque algo tarde, tuvieron una nueva oportunidad y no la desperdiciaron, seguramente, Robb y Steve no tendrán que volver a realizar trabajos ajenos al mundo de la música y podrán retirarse con la satisfacción haber podido seguir adelante con su grupo de rock a pesar de las dificultades encontradas en el camino.

Y… la historia de Anvil no se acaba aquí…

 

POR LOCKY PEREZ
 
 
 

Tags:
Si te gustó este artículo y te gustaría recibir todas nuestras actualizaciones en tu correo, puedes suscribirte. Mucha gente ya lo ha hecho!
Escribe tu email para recibir gratis las mejores noticias del mundo de la música a diario!

Dinos los qué opinas sobre todo esto!!

Si lo prefieres utiliza tu cuenta de Facebook para comentar en Musicópolis!!



Trackbacks

Si te ha gustado este artículo, quizás quieras enlazarlo desde tu blog. Aquí tienes el enlace.