Bigott – Sala El Sol (Madrid) 13/04/2010 – Orgullo patrio

Por , el 17 - 04 - 2010

Bigott-gustaffchoos-100-784159

 
El maño Borja Lauda que se esconde bajo el alias de Bigott posee la magia de los grandes músicos, al igual que le pasa a Remate, una magia que se ha ido fraguando en sus cuatro discos de estudio. Y todo ello aunque elija sonoridades americanas (bastante explotadas por todas partes) y la lengua inglesa como medio de expresión. Su último disco ‘This is the beginning of a beautiful friendship’ (Grabaciones en el Mar, 2010), grabado con Paco Loco, es una auténtica joya que relucirá entre lo más granado de aquí aunque bien podría competir con los discos internacionales. Mezcla no sólo folk, el country alternativo, dejes mejicanos, sino sonidos de un cantante crooner que pueden llevarnos por los estándares americanos de los años 50 y 60. Pero sobre todo deslumbra su clase para crear de sonidos añejos algo tan propio y personal. Y todo ello se hace visible y lo demuestra con creces en directo. Porque viene arropado por músicos de gran nivel y porque se mueve a la perfección en su papel de protagonista.

 

Su puesta en directo es increíble, acompañado por ambos miembros Estaban Perles (batería), Pedro Perles (guitarra) de Leda Tres, Clara Canicer (percusiones, teclados, coros), Paco Loco (guitarra, pedal steel) y Muni Camón (teclados y coros). Hasta salió para colaborar en una canción tocar la batería Andrés Perruca, ex miembro de El Niño Gusano y partícipe en otras bandas como The Secret Society. Estábamos en un concierto entre amigos, con todo lo bueno que se extrae de sentirse como en casa. Y Bigott mostró sus excentricidades dramáticas, con una pose muy creíble que le da esa apariencia de vivir en su propio mundo, reforzado por su particular y sentido del humor su larga barba que tiene aspecto de yanqui. El público no llenó la sala quizás por la noche lluviosa, pero entre el respetable había fans incondicionales, muchos músicos, gente del mundo de la música muestra de que Bigott es considerado por la propia profesión.

 

Desgranaron canciones con nervio y poderío y también auténticas piezas para disfrutar en la calma. Se centraron en el nuevo disco pero hubo guiños al pasado cercano: de ‘Fin’ (Grabaciones en el Mar, 2009) interpretaron “Oh Clarín”, “She is my man” o “Algora campeón” un homenaje al poeta y músico maño, o “Sweet birds” y “Little Octopussy” de ‘What a lovely day today’ (Grabaciones en el Mar, 2008). Con “Honolulu” consiguieron que el público corease el estribillo y se animará con las palmas. “My my love” emociona con esa pedal steel que parece que gime con la emoción. Y es que el último disco mueve por dentro y por fuera, tiene swing, luminosidad y llega. Acabaron con “Dead mum walking” el sencillo del nuevo disco, en un cruce perfecto fronterizo entre el rockabilly y el sabor mejicano. Fue una hora y cuarto que supo a poco, nos quedamos con ganas de más, pero ya se sabe que lo bueno, si breve, dos veces bueno.

 

Texto: Andrés Castaño
 
 
 
Si te gustó este artículo y te gustaría recibir todas nuestras actualizaciones en tu correo, puedes suscribirte. Mucha gente ya lo ha hecho!
Escribe tu email para recibir gratis las mejores noticias del mundo de la música a diario!

Dinos los qué opinas sobre todo esto!!

Si lo prefieres utiliza tu cuenta de Facebook para comentar en Musicópolis!!



Trackbacks

Si te ha gustado este artículo, quizás quieras enlazarlo desde tu blog. Aquí tienes el enlace.