Bootsy Collins – The Funk Capital Of The World (Mascot Records, 2011)

Por , el 26 - 04 - 2011

BOOTSY PORTADA

Para comprender la importancia de un bajista como Bootsy Collins hay que tratar primero su relación laboral con el capitoste del funk norteamericano George Clinton y sus diversos proyectos musicales. La familia Funkadelic surge de las cenizas de los iniciales The Parliaments. Entrado en la segunda mitad de los años 60 George tira del carro de un grupo que parecía ser la respuesta negra a la psicodelia más luchadora. Pero problemas con el sello Revilot mandan a Clinton a un segundo plano, dejando a la discográfica con los mandos de la marioneta. Este carismático líder decide salir de estampida con el mismo proyecto pero diferente nombre. Funkadelic nace de una clara inspiración en la escena psicodélica y en lo que por aquellos días se conoce como el viaje alucinógeno.

Para 1970 Clinton ya se ha hecho fuerte con una formación compuesta por Eddie Hazel, Billy Nelson, Tiki Fulwood, Lucius Ross y Mickey Atkins, grabando así un álbum homónimo que pone los basamentos de una realidad llamada Funkadelic. En esta primera mano victoriosa también ayudan otros fundadores de The Parliaments y diversos instrumentistas de sesión de la Motown.

No tardarían en compararles con los The Temptations de Cloud Nine, aunque George bebía de aguas más ricas en influencias en las que hasta Hendrix podía estar presente. Comenzaba una historia que no tardaría en llegar a sus picos más altos. Ese mismo año aparece en las tiendas Free Your Mind… And Your Ass Will Follow, rematando la faena ya en 1971 con Maggot Brain. Es en este tercer trabajo donde se ponen a la altura de una Jimi Hendrix Experience en pleno estado de genialidad.

MR. COLLINS

El viaje no había llegado a su primera parada y Funkadelic ya se desmarcaban de una corriente moribunda. Y lo hacían por partida doble, pues los ahora reducidos a Parliament cabalgaban las notas del pentagrama con maneras muy en la onda y formación que compartía instrumentistas con la otra agrupación citada. Así llega a convertirse Collins –desde el segundo LP Up For The Down Stroke (1974)– en el gran valedor al bajo de George Clinton, gerifalte que no pierde la oportunidad de lucirse en ambas iniciativas. El camino de Collins, en cualquier caso, pasa por funcionar desde el 76 como Bootsy’s Rubber Band, siempre con sus inseparables y gigantescas gafas con forma de dos llamativas estrellas.

Ahora, y gracias a The Funk Capital Of The World, Bootsy consigue algo que han dejado en el camino los miembros de Black Eyed Peas: subir al ático del edificio el conocido cual urban funk y ponerlo a flotar sobre nuestras cabezas. Mientras los de Will.i.am, y tras conseguir importantes logros en esta disciplina gracias a Elephunk y Monkey Business, han terminado tirando por el camino más fácil –léase, enfangando su sonido en The E.N.D. y The Beginning con una corriente electroclash revolucionada y sin sentido para sus fines–, Collins se reúne con lo más granado de la modernidad para llevarse a todos a su terreno y hacerles sonar a última generación, pero, ante todo, a funk de bases rítmicas como espinas dorsales que golpean las paredes con sus latigazos. Hasta el actor Samuel L. Jackson ha tenido que pasarse para ver de qué trataba el asunto; y ahí le tenéis, reclutado para la causa. Nuevamente el cósmico bajista reinventa la pista de baile.


Sergio Guillén
Si te gustó este artículo y te gustaría recibir todas nuestras actualizaciones en tu correo, puedes suscribirte. Mucha gente ya lo ha hecho!
Escribe tu email para recibir gratis las mejores noticias del mundo de la música a diario!

Dinos los qué opinas sobre todo esto!!

Si lo prefieres utiliza tu cuenta de Facebook para comentar en Musicópolis!!



Trackbacks

Si te ha gustado este artículo, quizás quieras enlazarlo desde tu blog. Aquí tienes el enlace.