Cibelle en Concierto (Madrid, mayo 2010)

Por , el 21 - 05 - 2010

Decadencia y psicodélia. Esas son las propuestas de la brasileña Cibelle con su nuevo disco ‘Las Venus Resort Palace Hotel’.

 

 

He de admitir que al comienzo del concierto no comprendía muy bien de qué iba todo. El decorado del escenario, esa pretendida decadencia, no era el montaje de un concierto ‘mainstream’, sino unas telas estridentes y una bombillas colocadas por el escenario que quedaban muy lucidas.

 

Pero no hace falta más para conseguir el efecto porque lo realmente ‘decadente’ es la banda.Un grupo de ‘descerebrados’ (desde el respeto y la simpatía): un teclista como sería Nacho Cano si hubiese ido por el buen camino (y te estoy echando un piropo, Nacho), pelo y chaqueta rosas y unos movimientos espasmódicos cautivadores. Un bajista de cintura para arriba hippie, y de cintura para abajo… minifalda y piernas depiladas. Un batería que tocó la mitad del concierto de pie y la otra en éxtasis sobre la banqueta. Y un guitarrista salido de un anuncio de gafas de sol de los ochenta.

 

Y la psicodelia… uno escucha el primer disco de Cibelle, se entera de que es brasileña, descubre los registros de su voz, e imagina que todo va a ser ritmos ‘caribeños’. Y no.Cibelle es una artista arriesgada y que sin duda despistó a todos los que acudiesen buscando eso en su concierto. Quizá por eso en los primeros temas parecía que el concierto iba a ser una catástrofe y que no iba a haber ningún tipo de conexión entre el público y la banda.

 

Pero en lo que respecta a la intención de Cibelle el concierto fue un auténtico espectáculo, un ejemplo de que con talento y seguridad un artista no necesita demostrar nada, sino que puede hacer la propuesta que quiera.

 

 

Lástima que sólo durase una hora el concierto, para los 20 euros que costaba la entrada. Lástima que la gente no entendiese muy bien el juego que pretendía Cibelle con su alter ego Sonja Khalecallon y Los Stroboscopious Luminosos. Lástima que cuando ella pidió a los encargados de la sala Heineken de Madrid que bajasen la intensidad de las luces para hacer un bis a capella (vaya, que no se iba a liar parda), no lo hiciesen.

Si te gustó este artículo y te gustaría recibir todas nuestras actualizaciones en tu correo, puedes suscribirte. Mucha gente ya lo ha hecho!
Escribe tu email para recibir gratis las mejores noticias del mundo de la música a diario!

Dinos los qué opinas sobre todo esto!!

Si lo prefieres utiliza tu cuenta de Facebook para comentar en Musicópolis!!



Trackbacks

Si te ha gustado este artículo, quizás quieras enlazarlo desde tu blog. Aquí tienes el enlace.