Crónica Children Of Bodom + Ensiferum (07-05-2011) Enérgicos pero con un sonido decepcionante

Por , el 12 - 05 - 2011



FECHA: 07-05-2011
CIUDAD: Barcelona
LUGAR: Sala Razzmatazz 1
GRUPO: Children Of Bodom
DURACIÓN: 80 minutos
INVITADOS: Ensiferum (45m.) – Machinae Supremacy (30m.)
PROMOTOR: RocknRock

La oportunidad de poder apreciar en toda su dimensión a Children Of Bodom en directo puede decirse que se saldó con un aprobado justo en lo que se refiere a su presentación en Barcelona. Sin embargo, los seguidores del grupo finlandés parecieron disfrutar lo suyo. Esto último suele ser algo sintomático en cualquier actuación, salvo desastre sorpresivo. Quizá con la experiencia uno se vuelva más exigente e inconformista respecto a lo que debe ser un convincente concierto de metal.

Y, la verdad, los músicos pusieron todo su empeño sobre las tablas pero no encontraron el suficiente apoyo en la parte técnica ya que sus brillantes composiciones no estuvieron respaldadas por la calidad de sonido necesario para discernir todos sus entramados. Es cierto que la impronta del directo nunca puede reflejar la consistencia de unas canciones diseñadas pacientemente en un estudio, sin embargo en esta oportunidad se perdió demasiada esencia y presenciamos un recital mermado donde prevaleció la aplastante dinámica rítmica sobre las sutiles armonías que contienen la mayoría de canciones de Children Of Bodom, a pesar de su expresiva agresividad.

Esto significó escuchar de forma preferente el lado abrupto de los temas, perdiéndonos muchos de los solos que con tanta pasión ejecutaba Alexi Laiho, al igual que su desgarrada voz, tapada por la desaforada instrumentación. Hubo mejor suerte con los teclados pero tampoco sonaron con el idóneo protagonismo. No fue tanto el volumen sino su reparto lo que incidió en el resultado final.




Todo técnico necesita su tiempo para calibrar el sonido pero en esta ocasión duró más de lo necesario. De esta forma, canciones como, “Not My Funeral”, “Bodom Beach Terror”, “Needled 24/7”, y “Shovel Knockout”, pasaron sin que pudiéramos disfrutar plenamente de su contenido. Cuando sonó el quinto tema, “Roundtrip To Hell And Back”, la cosa mejoró al igual que cuando interpretaron “Children Of Bodom” y “Angels Don’t Kill” pero, como ha quedado dicho, prevaleció la inconstancia sonora. El público, no pareció notar esta circunstancia y expresó su júbilo cada vez que iba reconociendo los compases iniciales de las canciones. Entre las más celebradas, estuvieron “Follow The Reaper” incluido el duelo de guitarra y teclados entre Alexi Laiho y Janne Warman y “Downfall”, que cerraron el concierto en espera de la obligada ración de bises saldada con “Was It Worth It?”, el último de los cuatro aportes de su nuevo disco Relentless Reckless Forever, “Everytime I Die” y “Hate Crew Deathroll”.

Otra cosa fue la imagen visual, con un escenario en el que se representaba la portada de su último disco en tres dimensiones, la batería bien visible en el fondo elevada sobre una tarima a cuyos lados se situaban sendos teclados que Janne fue utilizando según su conveniencia y, escaleras para acceder desde la base principal que Alexi utilizó de vez en cuando. Asimismo, el respaldo luminotécnico aportó vistosidad a una actuación más bien sobria donde Lahio ejerció de líder mientras el resto de la formación cumplía con determinación su papel sin exteriorizar apenas sus emociones.




En conclusión, Children Of Bodom transmitieron una sensación de frialdad, de ir algo “mecanizados”, a cumplir y punto. Eso, y que el sonido no contase con la calidad indispensable, dejó un efecto de inconformidad, de no haber disfrutado plenamente, aunque los incondicionales del grupo saliesen convencidos de haber presenciado una excelente actuación.

ENSIFERUM

Si algún grupo gozó de buen sonido durante la velada ese fue Ensiferum, aunque no durante toda su actuación pero si el suficiente tiempo como para disfrutar de canciones como, “Into The Battle”, “Twilight Tavern”, “Ahti”, “Guardians Of Fate”, “Lai Lai Hei” o “Iron”, con la que se despidieron.

Su folk metal épico no exento de agresividad contagió a los muchos partidarios que se citaron en una sala Razzmatazz que, aunque no llegó al lleno, sí registró una magnífica entrada.

Flanqueados por escudos y demás parafernalia bélica; rostros pintados, torsos desnudos (bastante faltos de sol), largas faldas y con sus instrumentos haciendo las veces de armas, presentaron una batalla que alteró la sensibilidad del público que acabó por enloquecer con la arrolladora propuesta de Ensiferum y el ímpetu que exhibieron los cuatro guerreros del metal, mientras “su princesa” Emmi Silvennoinen, les apoyaba perfectamente con los teclados, aunque sin la desnudez de sus compañeros, faltaría más.




MACHINAE SUPREMACY

Poco se puede rescatar de la actuación de los suecos Machinae Supremacy, encargados de abrir las actuaciones con su particular metal repleto de injertos electrónicos y con un pobre sonido, muy opaco, que no alcanzaba a inundar por completo la sala. Por lo poco que se pudo apreciar, sonaron más sucios que en estudio y también pagaron las consecuencias de la nefasta labor técnica de la mesa de control.

 

CRONICA: LOCKY PEREZ / FOTOS: RAÚL RANZ (Madrid)
 

Si te gustó este artículo y te gustaría recibir todas nuestras actualizaciones en tu correo, puedes suscribirte. Mucha gente ya lo ha hecho!
Escribe tu email para recibir gratis las mejores noticias del mundo de la música a diario!

    5 comentarios

Dinos los qué opinas sobre todo esto!!

Si lo prefieres utiliza tu cuenta de Facebook para comentar en Musicópolis!!



Trackbacks

Si te ha gustado este artículo, quizás quieras enlazarlo desde tu blog. Aquí tienes el enlace.