Crónica de Agent Orange, 24/11/11 – Gruta 77

Por , el 03 - 12 - 2011

En la California de finales de los setenta el punk rock se gestó en Los Ángeles. Allí despuntaron los Weirdos, X, los Germs, los Plugz, las Go-Go’s, los Screamers, los Zeros, los Dickies, Black Randy y tantos otros. Sin embargo, no fue el único lugar del estado norteamericano en el que nacieron grupos relevantes. A 40 kilómetros al sur de la capital se encuentra Orange County. Más conocido por series como la pijada esa repleta de caras bonitas que lleva su nombre, hace 30 años también era considerado un condado bastante estirado. No obstante, hay una ciudad que se salva de la quema y que sí estaba llena de tipos duros: Fullerton. De ahí nació una triada imprescindible para entender la historia del punk californiano: Social Distortion, Adolescents y Agent Orange.

Recientemente pudimos ver a miembros de la formación original de los dos primeros grupos gracias al Punk Rock Karaoke, también en Gruta 77, así que ya tocaba volver a recibir a Agent Orange y así poder cerrar el círculo. Desde su reunión Adolescents gozan de bastante popularidad en Europa y nunca olvidaremos su último concierto en el Wurlitzer junto a los desaparecidos Muletrain. Qué decir de Social Distortion, cuando en la actualidad, más rockband que punkrockers, encabezan festivales. Desgraciadamente no podemos decir lo mismo del Agente Naranja y es que apenas 60 personas se acercaron a Gruta 77 el pasado 24 de noviembre. Pero bueno, solo hay que ver la asistencia registrada en los últimos conciertos de este género en Madrid (Big D & The Kids Table, el citado Punk Rock Karaoke o este mismo) para darse cuenta de que el punk rock ya no importa un carajo en Madrid. Si ni siquiera en el de No Use For A Name y Not Available la promotora fue capaz de cubrir gastos…así que nada, no nos queda más que disfrutarlo mientras dure, que al paso que vamos no será mucho.

Agent Orange es de esos grupos cuyos conciertos a estas alturas no son más que una humilde forma de aliviar un poco la nostalgia, mientras te bebes unas cervezas y coreas viejos himnos. En la formación solo sobrevive un viejo Mike Palm al que acompañan dos tipos llamados Perry Giordano y Dave Klein. Hoy en día muchos punks se ven obligados a subsistir girando sin parar para ganar un pequeño sustento y ahorrarse el alquiler. Al fin y al cabo, no saben hacer otra cosa. Palm sigue patinando y surfeando, pero eso desgraciadamente no da mucha pasta cuando eres un cincuentón. No obstante, sigue en buena forma, lo demostró desde los primeros acordes de “Exotic”, la canción con la que comenzó el sarao, después del precalentamiento con los madrileños The Government. Desgraciadamente a los teloneros nos los perdimos, paradójicamente teniendo en cuenta los tardíos horarios a los que suelen comenzar los conciertos en la emblemática sala capitalina. Pero bueno, la hora y veinte con la que nos deleitaron los angelinos fue suficiente para que acabáramos saciados de rocanrol, o mejor dicho de surf punk. Porque descargaron temas más punks y temás más surferos, sonando mucho mejor estos últimos, pero en todo momento nos recordaron una vez más que son los pioneros del género.

Apadrinados en sus inicios por Middle Class y adorados hasta hoy por Tony Hawk, repartieron cera sin tregua, enlazando un tema tras otro, desde “Tearing Me Apart”, “Too Young To Die”, “This House Is Haunted” a “Fire In The Rain”, “Cry For Help” o “I Kill Spies”. De hecho, se tocaron el Living In Darkness prácticamente al completo. Lo cual no es muy complicado teniendo en cuenta lo poco prolíficos que han sido siempre, con sus 3 discos en 30 años. Desgraciadamente el clásico “Everything Turns Grey” sonó desastroso, en especial en el apartado vocal, hasta el punto de que costaba reconocerla, pero gracias a lo redondas que sonaron piezas surf de la talla de “Pipeline”, “Mr. Moto” o el clásico “Misirlou” (popularizado por Dick Dale y en especial Tarantino) podemos obviar los momentos de flaqueza. Por lo demás, aparte de una selección de temas del This is the Voice y el más reciente Virtually Indestructible y la fantástica versión de “Police Truck” de los Dead Kennedys, eso fue todo. Ni conservan el incendiario directo que tenían en los ochenta, ni suenan excesivamente bien, pero qué importa. Salimos satisfechos de allí, con la sensación eso sí, de que nos perdimos lo mejor de un movimiento del que ya solo quedan pequeñas ascuas. Claro que eso es algo que supimos el mismo día en que descubrimos a todos estos desarrapados. En cualquier caso, hasta la próxima.


Texto: Javi JB
Fotos: Kike Stein
 
Tags: , ,
Si te gustó este artículo y te gustaría recibir todas nuestras actualizaciones en tu correo, puedes suscribirte. Mucha gente ya lo ha hecho!
Escribe tu email para recibir gratis las mejores noticias del mundo de la música a diario!

Dinos los qué opinas sobre todo esto!!

Si lo prefieres utiliza tu cuenta de Facebook para comentar en Musicópolis!!



Trackbacks

Si te ha gustado este artículo, quizás quieras enlazarlo desde tu blog. Aquí tienes el enlace.