Crónica de Gui Boratto, 05/02/10 – Low Club, Madrid

Por , el 15 - 02 - 2010

gui
 

Llevábamos esperándole con ansia desde aquella inolvidable sesión con la que nos deleitó el 9 de Mayo de hace dos años en el antiguo Low, ubicado en la clausurada sala De Nombre Público. Y al fin Gui Boratto regresó a la capital para saciar nuestro síndrome de abstinencia de minimal techno melódico y delicioso. Y lo hizo, de distinta forma, pero lo hizo. Boratto es sin duda el máximo talento actual de la escena minimal brasileña. dj, y sobre todo gran productor, dirige su propio sello, Mega Music, junto a su hermano Tchorta, habitualmente factura romanticismo electrónico a través de Kompakt y de vez en cuando nos obsequia con lives que hacen que de vez en cuando haya noches especiales en las que lo único que importa es bailar…

El ambiente fue caldeado de la mano de dj Ico, residente del Low, y experto en la combinación de temas rock/pop con electrónica. Buena selección para ir poniéndonos a tono hasta que, con una hora de retraso y con la sala totalmente a rebosar, finalmente a eso de las 4 de la mañana Boratto hizo aparición en escena. Con la sobriedad que le caracteriza se hizo con los mandos y comenzó su directo. Desgraciadamente, y debido al equipo de sonido de Pirandello, o bien estás en el cuadrante principal o bien es difícil escuchar con claridad cada matiz de la música. Como es lógico todo el mundo quiere hacerlo y la saturación que se produce en la zona central puede llegar a ser francamente agobiante.

Pero bueno, allí lo importante era disfrutar del arquitecto de modo que dejamos a un lado las inclemencias colaterales y nos sumergimos de lleno en el mar de beats y melodías que nos tenía preparado. El cambio de música fue radical desde el primer segundo, haciendo gala de su genialidad con el tema de apertura, “Azzurra” nos trasladó irremediablemente a un viaje por los sentidos en el que lo mejor es dejarse llevar.
Comenzó con fuerza y sus primeras bazas fueron varios temas de su último trabajo, Take My Breath Away. Y eso es precisamente lo que se esforzó en hacer, arrebatarnos nuestro aliento a ritmo de grave. Pasada una primera hora el set destacó un poco más por una linealidad marcada por la calidad, aunque ligeramente monótona en algunos momentos. No obstante, no cesó de enlazar temas tan rebosantes de sentimiento como “Astor”, “Atomic Soda” o “Impressed”.

Grandioso viaje plagado de vocales y atmósferas deliciosas marcadas por un groove continuado que poco a poco nos fue llevando a donde él quería. El que sin duda alguna fue el momento álgido de la noche fue cuando cayó su último hit, “No Turning Back”, en el que el vaivén emborronó la percepción de la realidad y evocó el mayor de los placeres auditivos. Fue inevitable recordar aquel increíble cierre con el que nos obsequió hace dos años, “Beautiful Life” y toda una sala abrazándose y saltando en comunión. Obviamente en esta ocasión fue diferente pero vaya que si mereció la pena.

Desgraciadamente la actuación de Boratto fue más digna de un festival que de una sesión en sala ya que pinchó apenas hora y media. Eso provocó que se dejara en el tintero muchas joyitas, como por ejemplo varias de las incluidas en su próximo trabajo, Reinassance, The Mix Collection. Sale mañana a la venta y se supone que había venido a presentarlo, pero bueno, qué le vamos a hacer. Sin duda alguna lo que más nos dolió es la ausencia de “Telecaster”. Pero bueno, la próxima vez será. Y espero que sea pronto, señor Boratto, no puede usted venir una vez cada dos años. Necesitamos más. Mucho más.


Texto por Javi JB
Foto: archivo.
 
Si te gustó este artículo y te gustaría recibir todas nuestras actualizaciones en tu correo, puedes suscribirte. Mucha gente ya lo ha hecho!
Escribe tu email para recibir gratis las mejores noticias del mundo de la música a diario!

Dinos los qué opinas sobre todo esto!!

Si lo prefieres utiliza tu cuenta de Facebook para comentar en Musicópolis!!



Trackbacks

Si te ha gustado este artículo, quizás quieras enlazarlo desde tu blog. Aquí tienes el enlace.