Depedro + The Second Grace – Sala Joy Eslava (Madrid) – 5/05/2011

Por , el 10 - 05 - 2011

Depedro cabalga con sus Nubes de Papel

Jairo Zabala ha tocado en mil bandas (Vacazul o Amparanoia), ha hecho de músico de otros, y, de cada experiencia, ha sabido extraer un pedacito hasta crecer y conseguir un sonido y voz propios: Depedro. Ya curtido en viajes y experiencias, el músico que ha conseguido tener a Neil Young entre sus admiradores, subió al escenario de la Joy Eslava después del italiano Fabrizio Cammarata y su proyecto The Second Grace.

Con la vitalidad y la presencia de quien ya empieza a consolidar un nombre, Jairo abrió un concierto centrado en la presentación de su nuevo disco Nubes de papel. Y lo hizo a guitarra y voz. Esa preciosa balada Folk llamada “La brisa”, consiguió el silencio del aforo completo y la atención que sólo obtienen los que tienen algo que decir, y además, es algo interesante. Después, una banda multiinstrumental, que cubre la variedad sonora de su nuevo trabajo, hizo su aparición. Está claro, que al ser elegida por un buen músico, todos y cada uno de sus componentes respondían a este calificativo. Se colocaron en sus puestos y empezó la fiesta.

Temas de su anterior álbum Depedro, como “Two parts in one” o una interesante versión de la “Llorona”, aunque sin llegar a la altura de Chavela Vargas, lograron un clima más propio de un fin de concierto con un público ya desgañitado en los coros.

Con base de música fronteriza, rock sureño y arreglos de los que se disfrutan, Jairo y su banda se dejan pocos géneros sin tocar. “Te sigo soñando“, “Nubes de papel“, “La memoria“, “Don´t leave now“, “Empty fields” o “Cuando el día se acaba”, centraron un concierto en el que el carabanchelero de adopción y los suyos tienden un puente que va de Madrid directo a Tucson. Y lo convierten en un viaje de ida y vuelta en el que los asistentes les siguieron con devoción, devolviendo en forma de bailes y coros la luminosidad y optimismo de las armonías animadas por arreglos electrónicos perfectamente integrados junto a los metales, el vibráfono, la mandolina, el acordeón o las guitarras de Zabala, con una colección digna de envidia.

Las canciones dedicadas a las manos de Víctor Jara o a Miguelito (Lichis) “una canción muy pequeñita dedicada a un tipo genial”, según Jairo, recogieron los aplausos más emotivos de una noche, en la que la personalidad y el buen hacer de Jairo también se respiraron en la mejorada “What goes on” de la Velvet Underground.

Zabala acertó en la puesta de hacer una grabación del directo “Chilla que tiemble”, porque el efecto que provocó en el público mereció la pena quedar registrado. Aquí, la influencia de Calexico, la banda americana a la que acompaña desde hace cuatro años, no sólo está presente en su estilo. Además, se hizo palpable en la propia formación del músico con la presencia de Martin Wenk, habitual de la banda de Arizona. Y en lo que respecta a la parte madrileña, la más que destacable participación de Lucas, un habitual en la escena de la capital que tuvo grandes momentos. Como por ejemplo, en la ejecución como intérprete solista con la estupenda versión de “Blister in the sun”, de Violent Femmes.

El concierto terminó con “Comanche”, que ya se está erigiendo en un clásico de Depedro. Con él, el viaje por las músicas del desierto americano, los tiempos muertos de los aeropuertos y los paseos por las calles madrileñas llegaron a su fin.


Texto: E.P.I.
Si te gustó este artículo y te gustaría recibir todas nuestras actualizaciones en tu correo, puedes suscribirte. Mucha gente ya lo ha hecho!
Escribe tu email para recibir gratis las mejores noticias del mundo de la música a diario!

    1 comentario

Dinos los qué opinas sobre todo esto!!

Si lo prefieres utiliza tu cuenta de Facebook para comentar en Musicópolis!!



Trackbacks

Si te ha gustado este artículo, quizás quieras enlazarlo desde tu blog. Aquí tienes el enlace.