Despedida por todo lo alto

Por , el 01 - 07 - 2009

 
Grupo: Voivod
Disco: Infini
Sello: Nuclear Blast
Fecha de publicación: 23 de junio de 2009
Más información: web/myspace

 

Listado de temas:

 

1. God Phones
2. From The Cgrave
3. Earthache
4. Global Warning
5. A Room With A V.U.
6. Destroy After Reading
7. Treasure Chase
8. Krap Radio
9. In Orbit
10. Deathproof
11. Pyramidome
12. Morpheus
13. Volcano

 

Imagino que todos los amantes de la música tienen historias similares a la que voy a contar. Imagino que todos terminamos teniendo empatía con aquellas bandas que nos gustan. En mi caso, tiendo a simpatizar con los grupos que poblan esa necesaria e imprescindible segunda fila, que no ’segundones’. Grupos que nunca han llegado a conquistar al gran público pero que demuestran su capacidad en cada entrega. No gozan de mucha promoción, nunca ocupan los lugares más altos en los festivales, y tampoco hacen ruido en lo mediático. Con suerte, a lo más que llegan es a alcanzar ese estatus, maldito en muchos casos, de “grupos de culto”.

 

No me atrevería a clasificar a Voivod dentro de la esta categoría de “grupos de culto”, aunque por méritos, influencia y originalidad deberían ocupar un lugar cercano a Metallica, Slayer, o Anthrax, pero, sin duda, sí que son de esos grupos que actualmente no generan gran repercusión mediática. Y mira que esto es difícil en la era de Internet, en la que los media musicales se hacen eco de hasta la más mínima actualización del myspace. Probablemente, en esta primera década de siglo XXI las dos únicas noticias que uno recuerda sobre Voivod son el fallecimiento de su guitarrista Denis ‘Piggy’ D’Amour, cuyas últimas composiciones están incluidas en este Infini [Nuclear Blast/Relapse, 2009] -que será el último disco de Voivod bajo tal denominación-, y la incorporación al bajo del Jason Newsted en el álbum homónimo de 2003. Newsted sigue colaborando, ha grabado y ha participado en la producción Infini, aunque rara vez sale de gira con ellos. De hecho, el bajista original de los canadienses, Jean-Yves ‘Blacky’ Thériault, ha vuelto a la formación, parece que el ex de Metallica no tiene mucha intención de ‘chupar’ carretera, y no le podremos ver en la próxima actuación de los de Quebec en el Lorca Rock.

 

Esta falta de repercusión mediática perfectamente queda corroborada en esos foros de Dios surgidos en la red de redes, donde un ‘topic’ hablando de Infini nunca tendrá más de una docena de respuestas. Y uno termina pensando que su propuesta, por muy influyente que haya podido ser sobre otras bandas, no es de las que engancha con facilidad. Sus inicios ‘thrashers’, su inclinación progresiva, la voz de Denis ‘Skake’ Belanger, la aspereza sonora, y sus devaneos instrumentales no han jugado a su favor a la hora de conquistar al gran público. Pero, paralelamente, sí han servido para aumentar su consideración entre músicos y fans del metal. Infini constituye el mejor testamento posible para el trabajo realizado durante décadas por Denis D’Amour y Voivod. Un legado inmejorable en forma de trece canciones.

 

<

 

Infini es una apuesta continuista. Encaja a la perfección con la línea tomada por la banda desde el ingreso de Newsted. Junto con Voivod [Chophouse, 2003] y Katorz [The End, 2006] completa una gran trilogía. La continuidad era esperada ya que estas composiciones datan de la fase de creación de Katorz. El inicio de Infini destaca por esa potencia metalera habitual en Voivod, que se combina con ciertos riffs rockeros. Como sucede en el inicio de “From the Grave” o en “God Phones“, que goza de una parte rapidísma ‘made in’ Motörhead. Rapidez de guitarras que más adelante también aparecerá en “Global Warning”, “Krap Radio”, “Volcano”, que cierra Infini y que vuelve a hacer gala de la escuela Motörhead en su inicio. Y, sobre todo, “Deathproof”, creo que definitivamente es mi canción favorita del álbum. Potencia guitarrera, riffs rockeros, tensión musical, lo tiene todo.

 

Con “EarthacheVoivod comienza a enseñar su otra cara, menos ligera, más progresiva. Esa facilidad para comenzar a encadenar partes, donde la progresión de los riffs desemboca en pasajes de gran potencia metalera, auténticas orgías de decibelios. Muestra de ello son “Destroy After Reading”, alterna partes agónicas con otras más ligeras, cuenta con un espectacular solo, “In Orbit”, otro de los cortes donde Voivod se desenvuelven como pez en el agua entre riffs pantanosos, inquietos, preludios de escaladas de intensidad, o la siniestra “Morpehus”.

 

Valoración: 75

Texto: Carlos Ayllón
Si te gustó este artículo y te gustaría recibir todas nuestras actualizaciones en tu correo, puedes suscribirte. Mucha gente ya lo ha hecho!
Escribe tu email para recibir gratis las mejores noticias del mundo de la música a diario!

Dinos los qué opinas sobre todo esto!!

Si lo prefieres utiliza tu cuenta de Facebook para comentar en Musicópolis!!



Trackbacks

Si te ha gustado este artículo, quizás quieras enlazarlo desde tu blog. Aquí tienes el enlace.