Eladio y los seres queridos – Sala Charada (Madrid) – 6/05/2011

Por , el 09 - 05 - 2011

El buen gusto hecho música

Después de asistir al concierto que Eladio y los Seres Queridos dieron en la sala Charada, se llega a una conclusión muy clara: escuchar a este grupo es una necesidad si uno quiere salir de la mediocridad que nos envuelve.

Antes de subir al escenario del Festimad, el vigués Eladio y sus Seres Queridos, están entre el público como uno más. Venían de dar unas horas antes un mini concierto en la FNAC. Nadie llegó de estrella; no hay pose alguna buscando foco. Al empezar la actuación obtenemos la respuesta a esa actitud: su directo es tan brillante y cercano que no hay necesidad de ornamentos.

La presentación de su último álbum Están ustedes unidos (Esmerarte), producido por Manuel Colmenero (productor, entre otros, de Vetusta Morla) comenzó con “Millón de Millones”, avanzando ya lo prometedora que iba a ser la noche. Aquí ya se muestra un recurso que caracteriza gran parte del trabajo: la utilización del bombo a negras, propio de la música disco, adaptado a canciones pop intemporales.

Lo que le sucedieron fueron singles potenciales, aunque sólo el gran tema “La Cruz” ha sido elegido como tal y cuya fuerza en directo quedó de sobra mostrada. Todas las canciones que sonaron están llenas de sencillez y letras inteligentes, algo poco común en un panorama donde es más habitual ver los dos extremos. Pero Eladio no cae en la banalidad ni en la pedantería. En ese sentido, está más cercano al Folk, ya que mantiene esa espontaneidad característica de la música popular y la utiliza como un elemento más de la composición. Tal vez es ésta la mayor influencia de lo popular, aunque en temas como “Están Ustedes Unidos”, los arreglos de la melodía nos llevaron a tierras galaicas; al igual que con “Non Quero Perderte“, la única canción cantada en gallego (también incluida en su anterior álbum Esto que tienes delante).

Todo un gran acierto la incorporación de la batería de David Outumuro y la guitarra eléctrica del gran Ovidio López, sumándose a la formación original de teclado y programaciones de Marcos Vázquez y el bajo de Óscar Durán. El conjunto imprime un sonido más rico y un directo más potente que ayuda a definir mejor las emociones y matizar la mezcla de estilos que practican y que les convierte en algo inclasificable y diferente de la mayoría del pop español. Aquí, la guitarra acústica de doce cuerdas de Eladio Santos tiene mucho que decir. Sobre todo cuando se queda a solas para el bis y nos regala la belleza de la nana con “Las Madres están cansadas”.

No hay nada convencional en el espectáculo, ni siquiera en las pocas presentaciones que Eladio hace y en las que sincera contando lo que llevó a componer, como es el caso de “El Tiempo Futuro”. Valorar no sólo el instante en el que se consigue un sueño, sino, y más importante, encontrar la belleza en el tiempo de espera antes de lograrlo. Está claro, que con esta declaración, Eladio sabe muy bien de lo que habla.

La cercanía a la que el gallego sitúa al público no tiene sólo que ver con las dimensiones de la sala sino con la actitud de un hombre que habla de tú a tú, que compone de noche, susurrando para no despertar a sus hijas pequeñas. La misma calidez que pone cuando canta “Miss Europa”, una de las letras que mejor define la visión que transmite Eladio: aguda, poética, sofisticada y comprometida sin pretenderlo, y que provoca el pensamiento de que si hubiera justicia, Eladio y los Seres Queridos ya no tendrían que esperar más para convertirse en un grupo escuchado por las masas con la devoción de un grupo de culto.

El público se encendió al tiempo que los artistas cuando irrumpió “Con el corazón en la mano”, donde la potencia de una banda compacta en la que sobran las individualidades, funcionó a la perfección. Y de los momentos más movidos se pasa con total fluidez a los más íntimos. En “Viviendo con Miedo”, la voz de Eladio encandiló al personal en uno de los momentos más emotivos del show.

Hubo recuerdos del anterior trabajo del artista cuando Eladio era Elodio, con “Espanha a las 8” y “Al Himalaya“, desde donde se fueron a versionar “Forever Young”. Este tema y unos versos susurrados de José Martí pusieron el punto final a una noche para el recuerdo.

A veces un concierto se convierte en una buena noticia, algo que es capaz de insuflar vida y emoción. Eso es lo que hace el señor Eladio: convertir a los asistentes en seres queridos. Ante eso, sólo hay una cosa que decir: GRACIAS.


E.P.I.
Si te gustó este artículo y te gustaría recibir todas nuestras actualizaciones en tu correo, puedes suscribirte. Mucha gente ya lo ha hecho!
Escribe tu email para recibir gratis las mejores noticias del mundo de la música a diario!

Dinos los qué opinas sobre todo esto!!

Si lo prefieres utiliza tu cuenta de Facebook para comentar en Musicópolis!!



Trackbacks

Si te ha gustado este artículo, quizás quieras enlazarlo desde tu blog. Aquí tienes el enlace.