Entrevista a Álex O’Dogherty – “Hacer las cosas como uno quiere es un gustazo”

Por , el 15 - 10 - 2013

Con Álex O’Dogherty (Cádiz, 1973) se podría aplicar eso de “en mi arte mando yo”. No sería ni un error ni nada descabellado, pues su vena polifacética le ha llevado de uno a otro confín del universo artístico; tanto en televisión, en cine, teatro y música. En una especie de concentrado (sin conservantes ni colorantes), O’Dogherty forma con La Bizarrería el compendio musicoteatral y audiovisual llamado “Mi imaginación y yo” que llevó a la realidad el pasado año 2012 en la Joy Eslava. Ahora, y con el tiempo bebido, Álex O’Dogherty lanza esa actuación en DVD con el añadido del CD, hasta arriba de maquillaje, sátira y amor asexuado.

¿Es bizarro, más que extraordinario, en estos días grabar un disco sin más objetivo que el del propio divertimento?
Es bizarro en estos días grabar un disco, pero en mi caso, entretener es siempre el primer objetivo. Aunque tengo más: emocionar, divertir, gustar… Otra cosa es que se consiga, claro.

No te digo ya si encima es autoeditado. Lo mismo, siendo autónomo, te calzan una multa.
Una multa sería lo que me faltaba. Con que recupere la mitad de lo que he gastado me sentiría satisfecho, pero de momento sueño alto.

Supongo que serán las ventajas de ser un marginado, como titulaba Stephen Chbosky a su obra. O sea, que haciendo lo que quieres no tienes que rendir cuentas a nadie.
Eso es lo mejor, aunque siempre acabas rindiendo cuentas al público. Ese no admite fallos. Pero hacer las cosas como uno quiere es un gustazo.

Todo se podría resumir en la frase que dices en ‘No hubo manera’: “La vida puede ser maravillosa o una hija de la gran puta”…
Es que es la puta verdad. La línea que separa la risa y el llanto, el éxito y el fracaso, es tan delgada… Así que mejor disfrutar mientras se tiene.

Por cierto, ¿habría que echarle la culpa al alcohol de todo (además de por lo que se cuenta en ‘No hubo manera’)?
Soy más partidario de no buscar excusas. Siempre se acaban notando las mentiras. El alcohol no tiene la culpa de nada. Además, son los putos chupitos.

Dejas constancia de que “no es un disco normal”.
Hay trece canciones y catorce viajes. Yo eso antes no lo había visto.

¿Es un acto voyeur el de enseñarle a todo el mundo tus interiores? Dayna Kurtz me dijo que el Soul y el Blues eran músicas perfectas para follar.
Pues no había concebido yo este disco como para follar, pero si se da el caso, bienvenido sea. El Soul y el blues me dan la vida.

Las canciones tienen un hilo, un guión, ¿verdad? Y siendo trece el número de partes, como que eso le da más gracia al asunto.
Nada es casual. Ni siquiera la duración total del CD (73:37). Un juego con mi fecha de nacimiento. Me va la cábala.

¿Podríamos decir que “Mi imaginación y yo” es una Ópera Rock que va más allá del disco conceptual? Es que hombre, lo de los monólogos y poemas entre canción y canción se me antoja ideal para obra de teatro.
Es que primero vino el espectáculo y luego el disco. He tratado de llevar al CD un poco del espectáculo. Hacer que sea una experiencia auditiva que vaya un poco más allá de la música. Y ahora volverá el espectáculo al teatro de la Latina a partir de Noviembre. Todos los viernes. A ver cuánto duramos.

Con Kiko Veneno, Nacho Mastretta y Toteking como invitados. Vaya, que al final; entre los invitados, la banda y tú, se ha formado un elenco digno de cualquier musical.
Es un lujazo tener a gente de ese nivel. Y no sólo ellos. La Banda de la María, Juan Diego Navarro, Julián Villagrán y las voces de Vicky Luna y Milian Oneto. Amén de mis primos y sobrinos dando el cante. Me encanta sentirme tan bien arropado.

Si no me equivoco, junto con el CD viene el DVD del directo de la Joy Eslava. No es exactamente lo que hay en el CD, pero es que también era indispensable mostrar un documento audiovisual, que es donde, creo, gana mucho más el espectáculo.
No cabe duda que es un espectáculo para ver, por eso mi empeño en incluir el DVD. Y muy agradecido a Paramount Comedy, que se ha portado genial y me ha dado permiso para incluirlo. Somos muy de directo. El piano, la ropa… hay que verlo. El CD es una invitación a imaginar

La Bizarrería es el conjunto que te acompaña. ¿La selección fue hecha por ti o la cosa fluyó por amistad y por coincidencias?
Maravillosa coincidencia que me llevó a ser alumno de Miguel Marcos (el guitarra) en el “Hotel Kafka” de la calle Hortaleza. Le gustaron mis canciones y él se ocupó de conseguir a la banda. Esas veces en las que todo fluye.

¿Alex O’Dogherty le quita el talento al mainstream para dárselo a los “sordos”?
No. Yo no. Ese tal Miguel, que está mal de la cabeza.

Aunque has contado que hiciste, en su momento, la primera canción para gustar a las chicas…
Todo lo he hecho para gustar a las chicas. La suerte es que me he podido ganar la vida y divertirme mucho, a pesar que lo de las chicas no funcionara…

¿Dista mucho lo de interpretar ante la cámara que sobre el escenario como músico?
En algunas cosas es igual y en otras, muy diferente. Lo fundamental está en que en el escenario no se puede repetir si te equivocas…

Imagino que la capacidad de improvisión tiene que estar muy trabajada en ambos casos. ¿Este disco ha tenido más caos controlado que ensayos desprogramados?
Este disco se ha grabado con muy buen flow, que diría un rapero. La planificación y la improvisación se han llevado muy bien. Todo muy relajado, sin prisa, sin malos rollos… Fernando Vacas tuvo mucha culpa de todo esto. Un sueño. Espero que se note.

Así en la tierra como en los escenarios.
Amén.


Texto: Carlos H. Vázquez
Tags:
Si te gustó este artículo y te gustaría recibir todas nuestras actualizaciones en tu correo, puedes suscribirte. Mucha gente ya lo ha hecho!
Escribe tu email para recibir gratis las mejores noticias del mundo de la música a diario!

Dinos los qué opinas sobre todo esto!!

Si lo prefieres utiliza tu cuenta de Facebook para comentar en Musicópolis!!



Trackbacks

Si te ha gustado este artículo, quizás quieras enlazarlo desde tu blog. Aquí tienes el enlace.