Entrevista a Chris Dreja y Jim McCarty (The Yardbirds)

Por , el 26 - 11 - 2010

Directos

“La música que posee una emoción genuina siempre nos llamará la atención.”

En un artículo reciente publicado en Musicópolis les llamaba emperadores, y no es para menos. The Yardbirds han constituido uno de esos pilares sobre los que posteriormente se construyó el blues británico. En los años 60 tomaron las raíces norteamericanas del género para darles la vuelta, transformarlas y encontrar el combinado ideal a base de psicodelia o pop. Vieron cosas con antelación que otros contemporáneos ni llegaban a olerse. Ahora, y recuperados como banda activa, giran por todo el mundo para esparcir la semilla de un material glorioso que no debe quedarse únicamente en sus LPs. El guitarrista Chris Dreja y el baterista Jim McCarty nos relatan a través de la siguiente entrevista un viaje apasionante a lo largo de la escena musical del Reino Unido que les tocó vivir.

¿Qué músicos te influenciaron sobremanera en tus inicios?

Chris: Ante todo los músicos estadounidenses de blues como Robert Johnson, Muddy Waters, Howling Wolf, Jimmy Reed, BB King, Chuck Berry o Bo Didley. Igualmente siempre me he considerado un gran seguidor del mundo del jazz, tanto del be bop como de Miles Davis, etcétera. La música que posee una emoción genuina y libertad de formas en sus elementos siempre me llamará la atención.

Uno de vuestros grandes logros resultó el hecho de trabajar temporalmente cual banda de acompañamiento de la leyenda del blues Sonny Boy Williamson II. ¿Qué cosas aprendió y sacó en claro el conjunto tras colaborar con él?

Chris: Una de las cosas que aprendimos aquellos días es que nosotros éramos una banda británica blanca y no la genuina formación de músicos negros estadounidenses a la que amábamos y tratábamos de emular. Sonny Boy era una gran estrella para la comunidad negra americana. Le solía gustar echar un trago y cambiar los arreglos musicales sobre la marcha. Tras ensayar con él todo el repertorio del concierto, Sonny podía beberse unos cuantos vasos y terminar tocando de forma diferente, para nuestro horror. Igualmente aprendimos que no sería suficiente para The Yardbirds el hecho de ser una formación que intentase copiar lo ya grabado por las bandas establecidas, por lo que era esencial para nosotros el escribir y crear nuestro propio material.

Chris mostrando la verdad del blues

¿Por qué se fragmentaron inicialmente The Yardbirds?

Chris: La fatiga, posiblemente el estar totalmente quemados fue lo que propició la ruptura. En aquellos días las bandas encontraban su sustento económico principal en los conciertos y nosotros éramos ante todo un espectáculo en directo. En aquel corto periodo de tiempo llegamos a tocar centenares de veces al año y giramos a lo largo del mundo, especialmente por los Estados Unidos. Pasamos por importantes cambios en la formación y avanzamos lo que pudimos aquella música que estábamos tocando. Me alegra afirmar que no terminamos odiándonos los unos a los otros, pero estaba claro que necesitábamos esa ruptura. Jimmy Page y yo podríamos haber continuado, aunque en aquel momento Jim McCarty y Keith Relf ya tenían bastante y deseaban trabajar en un estilo musical más calmado. Supongo que si la banda se hubiese tomado un año de descanso para recobrarse y luego hubiese grabado nuevo material, The Yardbirds habríamos regresado rejuvenecidos y conseguido triunfar en la década de los 70, cuando el formato del LP se volvió tan importante. En cualquier caso, es todo agua pasada que no mueve molino.

Existe un libro sobre vuestra banda que escribió Greg Russo: The Yardbirds: The Ultimate Rave-Up! ¿Qué pensáis sobre esta obra de estudio?

Chris: Está claro que ha realizado una buena investigación; además el libro está trufado de hechos, figuras y fotografías. Personalmente echo en falta esas historias, sensaciones y anécdotas que realmente puedan dibujar para el lector las personalidades, la época y los increíbles cambios sucedidos en los 60. Jim, John Platt y yo mismo escribimos hace tiempo un libro titulado Yardbirds que era, por supuesto, mucho más personal. Desafortunadamente a día de hoy está descatalogado.

¿Cuál fue el primer vinilo que compraste?

Chris: Probablemente sería música de Duane Eddy y Jimmy Smith. ¡Oh! Y de B. Bumble And The Stingers.

Old Days, good days

¿Cuáles consideras que han sido los mayores logros, tanto profesionales como musicales, de The Yardbirds?

Chris: El hecho de seguir nuestros instintos, escuchando las ideas de los unos y los otros, al mismo tiempo que rompíamos un gran número de reglas. Pienso que el realizar todo aquello consiguió para la banda una sustanciosa influencia musical que a día de hoy sigue presente.

The Yardbirds son subrayados en la actualidad por ser la banda que lanzó las carreras, en su estadio inicial, de Jimmy Page, Eric Clapton y Jeff Beck. ¿Qué piensas sobre este hecho?

Chris: Ahora parece increíble; aunque volviendo a aquel momento, a excepción de Jimmy Page, al que ya se le valoraba por su trabajo cual músico de sesión, todo el mundo era muy joven y desconocido. Desde el primer día, The Yardbirds nos labramos la reputación de conjunto que tocaba una música apta para que los guitarristas con habilidad pudiesen extenderse. Atraíamos a ese tipo de músico y lo seguimos haciendo.

¿Qué sentimientos te quedan en relación a un álbum como Roger The Engineer? Contadme la historia que existe tras aquel LP.

Chris: Para mi gusto es el mejor álbum de The Yardbirds. Creado en dos semanas, incluidas las sesiones de composición y las de grabación de las canciones. Pienso que es nuestro trabajo más creativo. ‘Over Under Sideways Down’ salió de esas grabaciones, al igual que bastante material ecléctico, adelantado a su tiempo. El empuje de todos resultó fantástico. Fue un momento único para la banda y estamos todos orgullosos del disco.

Jim: Roger The Engineer fue un álbum divertido de grabar. Estábamos en la formación Jeff Beck, Keith Relf, Paul Samwell-Smith, Chris Dreja y yo. Nos encerramos en los Advision Studios en Bond St., Londres, durante un par de semanas. Algunos de aquellos temas, como ‘Jeff’s Boogie’ o ‘What Do You Want’, los solíamos tocar en directo sobre el escenario, pero la mayoría fueron creados en el estudio.

¿Resultó ‘For Your Love’, el sencillo que os consiguió altísimas posiciones en las listas británicas y vuestro primer gran éxito en las estadounidenses, un ultraje para las creencias blues de Eric Clapton? ¿Fue la razón de su partida?

Chris: En aquel momento de su carrera Eric era un purista total del blues y nosotros sentíamos que lo importante para la banda era evolucionar la música y crear nuestro propio material. Me entristecí cuando nos dejó y él se sintió como el hermano mayor; aunque por otro lado, cuando se marchó nos liberó para que pudiésemos vivir nuestra propia aventura sin tenernos que atar al estereotipo de ser simplemente instrumentistas de blues blanco.

Jim: A Eric no le gustaba ‘For Your Love’, al igual que tampoco la manera en la que Paul Samwell-Smith tomó las riendas en el proceso de grabación. Paul sugirió usar un clavicordio y un contrabajo con arco en los arreglos, algo que para Eric distaba mucho de ser blues. Pero era difícil alcanzar el pelotazo que necesitábamos en aquellos días con un disco de blues.

Jim y la batería

Jim, ahora me gustaría que hablásemos sobre Renaissance. ¿Qué recuerdos te vienen a la memoria en relación a tus días en dicha agrupación con la que grabaste los LPs Renaissance e Illusion?

Jim: Keith Relf y yo formamos Renaissance con la intención de hacer algo un tanto diferente a ese poderoso blues editado con The Yardbirds, material que habíamos tocado de forma continuada durante cinco años o más. Inicialmente se convirtió en todo un éxito, siendo algo original y fresco. Desafortunadamente no poseíamos el poder suficiente para sostener la banda más de un par de años; luego el conjunto se reformó con otros miembros para continuar editando discos.

De forma eventual la formación clásica de Renaissance militó cual el proyecto Illusion a mediados de los 70.

Jim: Cuando reagrupamos el conjunto como Illusion a mediados de aquella década podríamos haber conseguido material interesante, pero el caso es que llegaba le etapa del punk y fuimos abandonados por el sello discográfico.

Por cierto, ¿en qué estás trabajando actualmente de forma paralela a The Yardbirds?

Jim: Pues precisamente he grabado hace poco en Toronto un álbum en solitario titulado Sitting On The Top Of Time.

El próximo mes de diciembre tocarán en Valladolid, Madrid y Bilbao, los días 9, 10 y 11, respectivamente.


Texto: Sergio Guillén
Si te gustó este artículo y te gustaría recibir todas nuestras actualizaciones en tu correo, puedes suscribirte. Mucha gente ya lo ha hecho!
Escribe tu email para recibir gratis las mejores noticias del mundo de la música a diario!

    1 comentario

  • gustavo pardi dice:

    muy bueno entrevistas querer saber mas sobre este gruop y sus formaciones anecdotas etc.

Dinos los qué opinas sobre todo esto!!

Si lo prefieres utiliza tu cuenta de Facebook para comentar en Musicópolis!!



Trackbacks

Si te ha gustado este artículo, quizás quieras enlazarlo desde tu blog. Aquí tienes el enlace.