Entrevista a La Leñera

Por , el 21 - 12 - 2009

 
Pocos casos dentro de la actual eclosión de bandas tributo ofrecen tan poca discusión a la hora de dirimir su necesidad y su justificación como el de La Leñera, trío madrileño dedicado a ondear con todo merecimiento la bandera del legado de Leño, piedra de toque de gran parte de lo que vino después de ellos e incuestionable santo y seña de toda una manera de entender y sentir el rock. Conan Carmona, vocalista y guitarrista del grupo, charló con nosotros sobre su pasado, presente y futuro y nos explicó por qué Leño es absolutamente imprescindible en sus vidas.
 
 
Para empezar, y a modo de introducción, me gustaría que me contases a grandes rasgos cuál es la historia de La Leñera, cómo, cuándo y por qué surge este proyecto.
– La historia de La Leñera se remonta a finales de 2001. Yo había estado girando durante 1999 y 2000 como guitarrista en el grupo Tequila & Limón, que había montado Felipe Lipe, (bajista y miembro fundador de los también míticos Tequila). Al terminar esa historia monté un grupo rápidamente, ya que soy animal de escenario, y funcionó durante aquel 2000 hasta finales de año, en que me dejaron colgado los otros dos miembros.
Fue entonces cuando decidí ponerme en serio a buscar los dos músicos que necesitaba para dar vida a un proyecto que, en realidad, llevaba mucho tiempo en mi cabeza, pues en todas las bandas en las que he tocado desde mis comienzos allá por el 86, siempre he interpretado en directo temas de los grandísimos Leño. Así, Pablo Castelanotti, al cual conocía desde hacía años y sabía de su buen hacer con el bajo, aceptó mi propuesta enseguida, pues también flipaba desde pequeño con Leño. Álvaro Ruíz, que era compañero y vecino de local de ensayo, enseguida se enganchó al proyecto con su batería, naciendo definitivamente La Leñera. Álvaro tocó con nosotros hasta 2004 y fue sustituido por Pedro Navarro, al que conocimos también por ser vecino de local en la sala de ensayos Tablada 25, donde siempre hemos ensayado y, curiosamente, donde ensayaron Leño hasta su separación. Desde entonces seguimos la misma formación, respetando el formato de trío y tocando por todo el estado. Estas Navidades cumpliremos ocho años, ahí es ná, más que los propios Leño (Risas).
 

¿Qué representa Leño para vosotros, musical y personalmente?

– Pues para mí significa muchísimo, ya que he crecido como persona y como músico escuchando esos temazos. Tocaba temas de Leño sobre todo en el parque, con la guitarra española junto a mis colegas, y los cantábamos juntos a voz en grito porque nos daban la vida. Comulgábamos con esos grandes ritmos, solos de guitarra y, sobre todo, con esas letras, que a buen entendedor, pocas palabras bastan. Había rebeldía, rabia y mucho carisma y talento, conectaban a tope con los jóvenes.
 
¿Qué otras bandas aparte de Leño podrías citar como vuestros principales referentes musicales?
– Pues a mí, por ejemplo, en lo nacional me ponían muchos grupos de diversa índole como Asfalto, Barón Rojo, Burning, Topo, La Polla Records, Obús, Bloque, Barricada, Kortatu…De los guiris me iban sobre todo grupos de R&R, Hard Rock, Heavy… Gente como Deep Purple, Black Sabbath, Zeppelin, UFO, Judas, Maiden, Saxon, Van Halen, Michael Schenker Group… Esa onda.
 
La Leñera
 
¿Os habéis planteado en algún momento incorporar temas propios a vuestro repertorio?
– La verdad es que sí. A lo largo de los últimos cuatro años lo hemos pensado varias veces, pero en realidad nunca nos hemos puesto en serio a componer algo, ya que no somos muy disciplinados a la hora de los ensayos. Hemos tenido una temporada muy larga y buena en la que, por suerte, no nos han faltado los bolos y no hemos ensayado apenas. Ahora que nos ha llegado la crisis en serio, puede ser un buen momento para empezar a componer algo propio, ya que últimamente tocamos menos que la Primitiva y tendremos que aprovechar y utilizar el local para no anquilosarnos (Risas).
 
Y ya que hablamos del repertorio, ¿cómo lo elegís, qué factores os impulsan a incluir o excluir determinados temas? ¿Habéis hecho o pensáis hacer conciertos “monográficos” de un único disco de Leño?
– Bueno, nosotros al principio nos pusimos a sacar temas, y como algunos ya nos los sabíamos (lógicamente) y salían con mucha fluidez desde el primer ensayo, lo cogimos con muchas ganas e ilusión. En pocos ensayos teníamos material para empezar a tocar y así lo hicimos. Leño, si no me equivoco, tienen editados 29 temas, de los cuales sólo hay cinco que no tocamos. Esos temas son:
“La Nana”, que es un tema que cantaba como los ángeles Chiqui Mariscal (D.E.P.) y que tenía un sintetizador haciendo unos colchones y flipes que no podemos hacer, aparte de que yo no podría cantarla tampoco… (Risas)
“Se Acabó”, es un instrumental muy tranquilito y bonito de Rosendo con su guitarra, pero, en mi modesta opinión, no es un tema para tocar en un directo con tanta fuerza como el que nosotros hacemos. Creo que es más un tema para tocar en casa, en reuniones de amigos en plan más tranqui.
“Sin Solución”. Esta no sé por qué no la tocamos en directo. Alguna vez hemos hecho escaramuzas con ella en el local, pero, como dije antes, no nos prodigamos mucho, y como hacemos un show largo, se va dejando y al final nos limitamos a repasar todo el repertorio. Habrá que ponerse a ello.
“Todo Es Más Sencillo” es otra gran canción, pero ocurre lo mismo que con la anterior. En fin… habrá que ponerse ahora que tenemos tiempo.
“Aprendiendo A Escuchar”, tres cuartos de lo mismo.
“Castigo”. Esta sólo la hemos tocado tres veces en directo, hay que quedar y sacarlas todas.
En cuanto a lo de hacer monográficos de un solo álbum, nunca se nos ha ocurrido, pero ninguno es lo suficientemente largo como para hacerlo. Además, la gente se volvería loca como siempre pidiéndonos tal o cual canción, así que preferimos recordar el máximo número de canciones, dependiendo del tiempo que nos marque la sala o la organización del concierto.
 
¿Hay algún disco o etapa de Leño que puedas nombrar como tu favorito?
– Hombre, a mí me gusta todo lo de Leño, si bien es cierto que en concreto el Más Madera me sorprendió muchísimo, ya que no tiene nada que ver con el primero, arriesgaron mucho y para mí triunfaron. Es un gran disco, me encanta, lo solía llevar puesto en el walkman y daba vueltas y vueltas a la cinta hasta machacarla…
 
La Leñera
 
¿Llegaste a verlos en directo en su día? Si es así, ¿de qué concierto suyo guardas un recuerdo más especial y por qué?
– Sólo los vi una vez. Fue aquí en Madrid por San Isidro, en la época de D. Enrique Tierno Galván, el mejor alcalde que he conocido. Los conciertos eran gratis, en el Paseo de Camoens, no como ahora, que si bien hay mucha oferta, hay que pasar por taquilla ¡y a qué precios, madre! Es una verdadera ruina y una lástima. Fíjate que cartel: tocaron Los Chunguitos cuando las Azúcar Moreno les hacían los coros, (ya ha llovido…), Amancio Prada, el cantautor, y, por fin, un sueño cumplido: los Leño sobre el escenario descargando su poderoso arsenal. Lo recuerdo perfectamente, hecho polvo esperando durante horas… Eso sí, con un buen sitio pillado. Había mogollón de gente subida a los árboles, estaba a reventar el Paseo. Fue inolvidable, sólo los vi esa vez y fue uno de sus últimos conciertos. Pablo, el bajista, también estaba en ese mismo concierto, aunque aún no nos conocíamos. Pedro es murciano y los vio varias veces por lo que nos ha contado, pero es que él es algo más mayor… (Risas)
 
¿Qué opinión te merece la carrera solista de Rosendo?
– Me merece mucho respeto y le admiro enormemente. Es un currante del Rock nato, no ha parado de sacar discos y de defenderlos en directo, que es lo que mejor sabe hacer. Me gusta mucho su trabajo y le veo a menudo en directo junto a Rafa y Mariano, que llevan tocando con él muchos años, pero, sinceramente, la huella más profunda me la dejó junto a Leño.
 
¿Y qué te parecería una hipotética reunión de Leño, te gustaría llegar a verla o piensas que la historia está bien finiquitada tal y como está?
– Uff!, a esto no sé qué responderte, tengo sentimientos divididos. Por un lado, claro que me gustaría, sería un puntazo y de los gordos, pero ya se ha hablado tantas veces del tema… Al pobre Rosendo no hay vez que no se lo pregunten y debe de estar aberrado de la dichosa pregunta, ya que su postura la dejó clara hace muchos años y es totalmente respetable. Sí y no.
 
¿Cuál crees que es la razón fundamental para que la música de Leño continúe tan vigente a día de hoy, siendo un referente imprescindible y enganchando a las nuevas generaciones?
– Sin duda, las canciones y la actitud. Cuando algo perdura de la forma en que lo ha hecho el legado de esa gran banda, es por algo. Creo que han influenciado (y lo siguen haciendo) a varias generaciones de músicos en este país. Las letras son cojonudas, algunas más explícitas que otras, pero con mucho mensaje, mucha picardía y mucha rebeldía. Los más jóvenes, al escuchar los viejos vinilos y casetes de sus padres, descubren muchas cosas en lo musical y en el mensaje de las canciones y, cómo no, se enganchan enseguida y comprenden de dónde han mamado los grupos españoles que les gustan. Hoy por hoy, efectivamente, las canciones de Leño se mantienen muy vigentes, se podrían haber hecho en la actualidad temas como “Que Tire La Toalla”, “El Oportunista”, “Este Madrid”, “No Lo Entiendo”, “Cucarachas”, “Lo Que Acabas De Elegir”… Muchas.
 
La Leñera
 
¿Qué opinas del actual boom de las bandas tributo, con un gran número de grupos de este tipo compitiendo de igual a igual con las bandas “convencionales” e incluso superándolas muchas veces en éxito y poder de convocatoria?
– Hombre, qué voy a opinar… Me parece bien, siempre que se haga con admiración, sinceridad y respeto. Nosotros, como dije antes, cumplimos ahora ocho años con este tributo, aunque es cierto que en los últimos dos o tres años ha habido un boom en este campo. En nuestro caso, creo que está más que justificado por el tema de que Leño llevan separados muchos años, y creí que, como a mí, a mucha gente le gustaría volver a cantar y bailar en un directo lo más fiel posible esas canciones con las que han crecido y que siguen escuchando casi treinta años después. Hay otros casos que, aunque respeto, no entiendo muy bien. Tributar a un grupo que sigue editando discos y tocando en directo, no me parece acertado, aunque insisto, lo respeto. Otro cantar es tributar a una banda internacional, hay bandas que se prodigan muy poco haciendo giras y, por supuesto, a este país muchas ni vienen aunque pasen por Europa, y claro que mola ver AC/DC, Kiss o Whitesnake en tu ciudad de vez en cuando ¿no?
Con respecto a lo de competir de igual a igual con bandas convencionales y el poder de convocatoria y tal, eso es cuestión del público. Si lo haces bien y logras transmitir esa energía que los enganche, tendrás una parroquia entregada y disfrutando, pero el montar un grupo de estas características es un arma de doble filo. Primero porque el repertorio en cuestión lo conoce el público tanto o más que tú, y eso hay que defenderlo con un buen directo. Si lo haces bien, lo dicho, parroquia entregada, pero si la cagas o no llegas a conectar y complacer a un respetable muy muy exigente, te crucificarán directamente. Es así.
 
¿Qué características crees que debe tener o aportar una buena versión?
– Una buena versión, en mi opinión, ha de ser fresca. Incluso si te cuesta reconocerla hasta que entre la letra, mejor. Una versión como yo lo entiendo no debe de ser calcada a la canción original y ha de tener su propia personalidad. Otra cosa, como es nuestro caso, es el hacer un tributo lo más parecido posible al grupo en cuestión con lo que eso implica, intentando mantener la esencia. No somos Leño ni pretendemos serlo, esto es un tributo hecho con sinceridad, cariño y mucho respeto, nada más. Que no es poca cosa…
 
Sé que La Leñera no es ni mucho menos el único proyecto en el que andáis metidos, cuéntame un poco en qué otras bandas e historias estáis implicados los tres miembros del grupo.
Pablo, el bajista, es el más prolífico, ya que toca con otras tres bandas: Lapsus, Pandemia y una gente de Valdemorillo que no sé cómo se llaman. Pedro, el batería, toca con un cuarteto de Jazz llamado Arlequin Jazz Quartet y con el grupo Abisal Folk. Yo ahora estoy montando una banda nueva con temas propios. Por cierto, busco un batería potente y un teclista al que le guste el Hammond, preferiblemente de Madrid o alrededores. La banda se llamará Conan Carmona Troupe y los temas van en la onda Hard Rock y Heavy. Animaos!! Podéis escuchar alguno de los que irán en el repertorio en www.myspace.com/conancarmonatroupe
 
Para terminar, cuéntame qué podemos esperar del futuro de La Leñera a corto, medio y largo plazo.
– Podéis esperar que sigamos tocando bastante tiempo y haciendo disfrutar a mucha gente cada vez que subamos a un escenario. Además, esperemos que nos dé por sacar y ensayar las pocas canciones que nos faltan del repertorio de Leño, porque de bolos andamos escasos. Es más, yo me lo curro en ese aspecto, pero la cosa está muy malita y necesitamos ayuda: Managers, ¡estamos a vuestra disposición! (Risas). Tomad nota.
También se intentará hacer algún tema original nuestro. Dentro de poco (espero) saldrá un doble CD-DVD tributo a Leño en el que hemos tenido el grandísimo honor de participar, pero no sabemos la fecha de lanzamiento, ojalá que cuando se publique esto sepamos algo. Si queréis pasar por nuestra web (www.myspace.com/lalenera), podréis ver algo de información, ver fotos, escuchar temas y ver videos en directo.
Nos vemos en los conciertos!!!, Leño pa’ siempre!!!
 

Raúl Ranz
Si te gustó este artículo y te gustaría recibir todas nuestras actualizaciones en tu correo, puedes suscribirte. Mucha gente ya lo ha hecho!
Escribe tu email para recibir gratis las mejores noticias del mundo de la música a diario!

Dinos los qué opinas sobre todo esto!!

Si lo prefieres utiliza tu cuenta de Facebook para comentar en Musicópolis!!



Trackbacks

Si te ha gustado este artículo, quizás quieras enlazarlo desde tu blog. Aquí tienes el enlace.