Entrevista a Las Odio: “Nos consideramos un grupo activista”

Por , el 06 - 07 - 2018

 

El primer disco de Las Odio vio la luz el pasado año bajo el nombre de Futuras esposas. Cargado de canciones críticas, bailables y con un gran sentido del humor, este trabajo está trayendo a las integrantes del grupo muchas sorpresas y alegrías. A pesar de que en su cartel de gira aparecen algunos de los principales festivales de nuestro país, la banda se mantiene fiel a su esencia. Con motivo de su participación en el Cultura Inquieta, entrevistamos a estas cuatro mujeres de ideas brillantes y les preguntamos sobre el álbum, sobre sus influencias y, por supuesto, sobre el activismo del grupo.

 

¿Cómo creéis que es vuestro público? ¿Creéis que llegáis también a las generaciones más jóvenes?

Justo hace poco hablábamos de este tema. Al principio, cuando arrancamos con la banda, nuestro público estaba muy claro, porque eran básicamente colegas y entorno más o menos cercano. Ahora, con el crecimiento del grupo tras la publicación del disco y nuestra presencia en radios, festis, etc. el perfil de nuestro público se ha ampliado bastante. Algo que siempre nos ha hecho especial ilusión, y que se mantiene desde el principio, es conseguir llegar a las chavalas, conectar con mujeres más jóvenes que nosotras que también están implicadas de algún modo en el activismo feminista.

 

Desde que sacasteis vuestro álbum, Futuras esposas, aparecéis en el cartel de los principales festivales. Este verano tenéis varias fechas muy importantes. Por ejemplo, el próximo 6 de julio estaréis en el Cultura Inquieta y la semana siguiente en el BBK. ¿Consideráis que, a pesar de todo, seguís perteneciendo al infraunderground?

Para nosotras el infrandergraund estaba muy vinculado al entorno de Sisterhood, colectivo en el que militábamos para conseguir una escena under feminista, horizontal y autogestionada en Madrid. Desgraciadamente Sisterhood se extinguió y con él también murió un poco el concepto, aunque en dos años de trabajo colectivo conseguimos transformar y divulgar muchas prácticas que por el momento parece que se han asentado en la ciudad. Para nosotras fue un gran logro, pero ahora es cierto que nos encontramos en otro punto.  El grupo ha crecido  bastante en poco tiempo y ya no podemos considerarnos dentro de la autogestión (tenemos managers que nos ayudan con esto). Ahora nuestro ámbito de intervención como banda está más cerca del circuito indi, aunque por supuesto ideológicamente seguimos vinculadas a las ideas que definían el infrandergraund.

 

Futuras esposas ha tenido muchísimo éxito, quizá por la combinación de esas letras, críticas y con sentido del humor, con ritmos frescos y bailables. ¿A dónde más os gustaría llegar con este disco?

Hasta el momento el disco nos ha deparado muchas sorpresas, y todas muy gratas. Hemos tocado en lugares donde no imaginábamos, en contextos en principio ajenos a nosotras, hemos conocido a otras bandas y músicas increíbles… Hasta ahora hemos hecho además muy buenas amistades gracias a Futuras esposas.
En un futuro muy próximo también entraremos a grabar un segundo disco, algo que no imaginábamos cuando comenzamos a tocar.

 

Tengo entendido que todas tenéis otros trabajos aparte de tocar en la banda, ¿es fácil combinar ambas cosas? ¿Imaginabais este éxito cuando grabasteis el álbum?

En general solemos buscar la forma de que el trabajo que nos da el sustento sea compatible con el trabajo en el grupo, aunque es cierto que en algunas ocasiones puntuales no ha sido posible conciliar ambas cosas y hemos tenido que declinar alguna propuesta que nos hacía bastante ilusión. En otros casos hemos llegado incluso a buscar sustituta para alguna de nosotras, porque el compromiso con el concierto ya estaba adquirido.
El recorrido que está teniendo el disco −y el grupo− ha sido totalmente inesperado, hemos crecido mucho en todos los sentidos y ahora el compromiso que tenemos con el proyecto es mucho mayor, sentimos una mayor responsabilidad pero también un mayor disfrute.

 

 

Antes de Las Odio, antes de conoceros las unas a las otras, antes de estar en ningún grupo, antes incluso de la mayoría de edad, algo tuvo que llamaros la atención para querer dedicaros a esto, ¿qué fue? ¿Había alguien en concreto a quien admiraseis o a quien os quisieseis parecer?

Todas nos hemos visto muy influidas por el movimiento Riot Grrrl y por grupos como Bikini Kill, Le Tigre…  Este tipo de referentes ha sido imprescindible para que nos lanzáramos a coger un instrumento. También admiramos a otros muchos grupos que han resultado inspiradores para nosotras, como Au Pairs, Siouxsie & The Banshees, las Slits…  O artistas que a título particular han sido un referente, desde Kim Gordon a la Mala Rodríguez, pasando por Alaska o Marisol.

 

En el último año se han destapado numerosos casos de acoso y de abuso sexual en todos los ámbitos. Después de años de experiencia en el mundo de la música, ¿cómo veis vosotras el panorama musical español respecto a este tema?

Creemos que el mundo de la industria musical no está en absoluto libre de todo esto. Al igual que en el resto de ámbitos, culturales o no, seguramente habrá hombres que estén ejerciendo la violencia, el acoso y el abuso sobre otras personas, y habrá muchos de estos casos que estén aún silenciados. Mucha de esta gente utiliza su posición de reconocimiento o fama para aprovecharse de otras personas. Esperamos que poco a poco la concienciación sea cada vez mayor y se tomen medidas con el objetivo de que no se vuelva a repetir nunca.

Vuestro disco está repleto de canciones divertidas pero, al mismo tiempo, inteligentes y críticas con diferentes problemas de nuestra sociedad, que están prácticamente normalizados. ¿Hasta qué punto el activismo es un factor importante para el grupo?

Nos consideramos un grupo activista, porque además lo somos a título individual en nuestra vida diaria. Es algo que no puedes dejar de lado o mantener aislado en ciertos ámbitos. Forma parte de lo que eres. El grupo nos ha facilitado una vía de comunicación con la que la gente empatiza, y con la que además disfrutamos y nos lo pasamos bien.

 

¿Qué dificultades extra creéis que afronta una mujer que se dedica a la música? ¿Qué le diríais a una chavala de unos 15 años que quiere empezar en esto?

A una adolescente la animaríamos a coger un instrumento, a jugar con su voz, a tocar con más gente o en solitario, a aprender o a aporrear (o ambas cosas a la vez) y a perder el miedo al ensayo-error… Esta ha sido nuestra experiencia, aunque no nos consideramos modelo de nada.
Creemos que también es importante contar con referentes en los que te puedas sentir reflejada, y para ello es necesario escuchar mucha música, ir a conciertos… Y disfrutar.
Las dificultades no difieren mucho de las que se pueden encontrar en otros ámbitos: techo de cristal, síndrome de la impostora, haters que critican que estés ocupando un espacio que automáticamente se asigna a hombres cis, etc.

 

Si alguien aún no ha escuchado a Las Odio, ¿cómo le explicaríais cómo sois?

Se nos hace un tanto difícil definirnos a nosotras mismas. En pocas palabras, somos un grupo riot formado por cuatro amigas con influencias muy diversas, aunque en una ocasión dijeron que sonábamos a ‘creepy surf’ y nos gustó bastante.

 

 


 

Texto: Ana Martínez Bautista
Fotografías: Facebook de Las Odio y portada de Futuras esposas

Si te gustó este artículo y te gustaría recibir todas nuestras actualizaciones en tu correo, puedes suscribirte. Mucha gente ya lo ha hecho!
Escribe tu email para recibir gratis las mejores noticias del mundo de la música a diario!

Dinos los qué opinas sobre todo esto!!

Si lo prefieres utiliza tu cuenta de Facebook para comentar en Musicópolis!!



Trackbacks

Si te ha gustado este artículo, quizás quieras enlazarlo desde tu blog. Aquí tienes el enlace.