Entrevista a Layabouts: “Como grupo de rock, hay que venir a los conciertos para ver de que estamos hechos.”

Por , el 24 - 02 - 2011

Sin conservantes ni artificios externos. Layabouts editan su tercer trabajo discográfico “Savage Behavior” (Homeless Records, 2011), una declaración de intenciones y un paso más en la búsqueda del sonido que quieren hacer suyo estos jóvenes madrileños que se juntaron para tocar rock and roll. Simple y llanamente eso, rock and roll. Jon (voz y bajo) , Javi (guitarra y teclados), Rober (guitarra) y Víctor (batería) se recrean en la contundencia que otorgan las letras rápidas y la fuerza de unas composiciones que se han ido asentado tras “Layabouts” (Wild Thing Records, 2005) y “…And they run into the woods” (Homeless Records, 2009). El humo del escenario, los focos y el sudor rabioso del rock son la bandera de este grupo, tal es así que lo dejan claro en todas y cada una de las palabras que contiene esta entrevista.

 
 

Si el primer disco (de título homónimo) era más bailable, “…And they ran into the woods” (el segundo) tiraba por un sonido más rockero, el tercero (“Savage behavior”)…
[Jon]: El tercero sin duda es un disco que creo que al igual que entre el primero y el segundo hay una gran diferencia, el segundo y el tercero ya estarían dentro de un mismo universo. El segundo era muy auto-afirmativo y de necesidad propia del grupo para salirse de un sonido, de las etiquetas que nos habían puesto y porque nosotros queríamos enseñar nuestra esencia en un disco –para nosotros- muy oscuro y muy rockero porque era un viaje hacia dentro, una introspección. Y este nuevo disco es la celebración del éxito del segundo. […] El habernos encontrado cómodos, haber hecho una apuesta de sonido y por todo, además de ser una propuesta que nos ha gustado tanto a nosotros como a la gente, por lo que estamos muy contentos. El otro era un trabajo muy enfadado de unos chicos que querían ir hacia un lado, y yo creo que en “Savage Behavior” ya hemos llegado a ese sitio. No diría que es un disco ni alegre ni contento, pero si diría que es verlo desde la plenitud de donde queríamos estar y donde nos sentimos a gusto. […] Aparte que hemos consolidado el sonido y hemos recuperado la esencia de estructuras y de temas más directos. Es un disco que se puede considerar para bailar pero en un sentido totalmente distinto. Pasamos de canciones de cuatro minutos de media a unas canciones de dos y medio.

[Rober]: Volver a la esencia del rock and roll, que son dos minutos y medio o tres. Botar, saltar, que sea entretenida, divertida… con ese punto de rabia. Pero es eso, la reivindicación de algo que en España está en desuso.

Personalmente –y añadiéndolo a esto que contáis- lo veo con una actitud mucho más punk, incluyendo las letras tan urgentes y la forma de cantarlas. ¿Sentíais esa urgencia?
[Jon]: Si, sobretodo teníamos claro que con este disco queríamos volver con el espíritu del segundo pero con esa simpleza y frescura del primero. El segundo está cocido a fuego lento y estaba todo muy pensado. Con este hasta en la composición se nota que ha sido algo muy salvaje, como dice el título. Algo salvaje porque hemos hecho los temas como hemos querido, no nos hemos cortado en nada y cuando veíamos que era suficiente no le hemos buscado más vueltas, ya sabes… el tema era potente y tenía estribillo, introducción, estribillo, estrofa, estribillo, estrofa… y final. Estamos contentos de hacer canciones de rock and roll contundentes y serias pero con una estructura muy simple y fácil que sirva para ponértela una vez y que te enteres y te de un golpe directo.

[Rober]: Que el mensaje sea más directo, eso es lo que hemos buscado ahora.

De hecho en la portada tacháis la cara de Elvis Presely. ¿Es un signo de que queréis huir de ciertas poses del rock and roll?
[Jon]: Si, pero que conste que nosotros somos muy fans de Elvis. Lo que queríamos hacer era un comportamiento salvaje, que en este caso es coger al Rey del rock –que es lo que estamos reivindicando- y tachar su cara. Digamos que es una forma de crear un comportamiento salvaje pero también es una forma de pensar en lo que está pasando. A nosotros no nos gusta la situación musical que hay en España, es un país donde hay muchos festivales, muchas cosas de música pasando, en Madrid y Barcelona hay varias salas donde van muchos grupos conocidos a tocar…, pero lo que es el rock and roll y en especial el anglosajón, que es así como nació con la esencia que al final se ha ido desutilizando y cada vez tiene menos hueco en este país. Hay mucho folk, hay mucho pop y a nosotros nos decían cuando presentábamos en directo el disco anterior que hacían falta grupos como el nuestro, grupos así. Así que llevamos el San Benito encima por querer recuperar el rock and roll de toda la vida.

[Rober]: Y digamos que en este disco hemos querido dar un paso más adelante en cuanto a todo lo que conlleva el grupo. El logo ha sufrido una evolución, la estética también ha evolucionado. En este caso hemos contado con el artista César Sanz con el que estuvimos trabajando meses hasta que dimos con la “tecla”. Estamos muy satisfechos con la evolución a todos los niveles.

¿Había presión cuando os encontrabais trabajando con el nuevo álbum?
[Javi]: No, si a caso estaba la presión que impone el dar un paso adelante y por evolucionar, pero por ti mismo, sin tener que demostrárselo a nadie. Algo por ti mismo porque estás en el camino que debes estar, porque haces el sonido que quieres hacer y porque puedes ofrecer algo que no abunda demasiado y que tú mismo puedes hacerlo.

 
 

Incluso el entorno donde se graba puede influir mucho. El primero fue con Paco Loco en El Puerto de Santa María, el segundo y el tercero en Guipúzcoa con Kaki Arkarazo. ¿Pensáis que estos factores son claves o que si os vais –por ejemplo- a Londres la cosa puede sonar distinta?
[Rober]: Bueno, la primera vez que fuimos a grabar con Kaki -con “…And they ran into the woods”- las composiciones que llevábamos si que se impregnaron del espíritu de grabar en un caserón perdido en la montaña. Creo que en este caso hemos optado por Kaki porque podemos trabajar muy a gusto con él, realmente estamos como en casa, nos conocemos bien y claramente veníamos ya con el producto preparado, que no ha sido como en el disco anterior donde el ambiente nos pudo influenciar más.

[Jon]: Es que fue muy impactante subir el monte. La llegada al estudio es brutal, parece que te van a secuestrar, llegas a un sitio perdido pero al segundo ya sabes a donde vas. Siempre lo hemos dicho; Kaki es un tío que le ha dado mucho al grupo. Es un gran productor, pero siempre he dicho que es un gran entendedor de grupos y eso es algo que agradecemos de la hostia. Cada grupo tiene su cosa y es muy difícil saber que quiere hacer cada uno sin saber el como, aproximarse a una idea porque se parece a otra… sino hablar. Es alguien que te pueda escuchar y que realmente pille en seguida lo que a ti te está costando realmente expresar con palabras lo que quieres hacer. Te deja hacer, va viendo…, etc. Un tipo que una vez escucha las maquetas y que al primer día de ponerse con el disco ya es uno más del grupo, porque está ahí a lo mismo que tú, sabe e incluso hace correcciones. […] Para nosotros es muy gratificante esa presión que dices, de llegar muy seguro con las composiciones y tener la inquietud de saber como suenan en el estudio y si se parece a lo que tienes en la cabeza. Esa conexión con el productor es impagable.

Eso es algo que muchos grupos valoran cuando trabajan en el estudio con un productor, puede haber tal conexión que termina siendo uno más a pesar de ser una persona externa al grupo en sí.
[Jon]: Por supuesto. A nosotros siempre nos gusta esa implicación. Hablas con otros grupos y te cuentan que el productor sólo hacía acto de presencia y poco más. No es eso de “nos grabó”, a nosotros nos gusta tener una relación personal conviviendo y hablando de todo desde que te levantas hasta que te acuestas. Hablar con él de lo mismo que tú, darse cuenta de que cuando hay un problema se atasca igual que tú pero busca soluciones. Eso es muy importante porque te da muchísima seguridad, sobretodo si hay alguna duda o algún problema y ves que Kaki está tranquilo. En el segundo disco había ciertos momentos, pero con el tercero no he pasado ningún momento de nervios ni de inseguridad alguna porque ya sabía que Kaki estaba al mando.

[Rober]: Nos conoce y sabe lo que queremos. No habrá momento en el que nos quiera llevar la composición hacia otro lado.

[Javi]: Tanto Kaki como su hijo Martxel son piezas clave. Los dos están ahí. Había tardes en las que Kaki se tenía que ausentar y nos quedábamos con Martxel que es un chaval al que le mola mucho el rollo y le encanta investigar tanto que te puedes pasar con él como unas tres horas metiendo cosas. Es esa implicación de querer jugar contigo.

Sin duda alguna eso se ve en las canciones de “Savage Behavior”. Ahí quedan ‘Rock’s dead’ o ‘Chevy’, que son muy cañeras. Pero para hacer contraste está ‘It’s all dead’.
[Jon]: Si, sin duda. Además este disco –creo- que aporta novedades en nuestro sonido. Es verdad que somos un grupo muy contundente y de mucha caña donde ponemos un nivel de energía muy alto en las canciones, y es muy difícil bajarnos de ahí. A lo mejor esa era la forma que tenían de pegar nuestros primeros discos, que entraban a mil revoluciones y nunca bajaban de ese nivel. Era constante. En este disco –pienso- que es un viaje ya que dentro del rock and roll y de lo que nos gusta hacer también nos podemos mover por muchos y diferentes terrenos donde estamos cómodos. Respecto a ese último tema: es una pieza que es nueva en cuanto a como sonamos y de poder hacer rock con mucho más ‘groove’ y más tranquilo. Nos encanta muchísimo el rock de los sesenta, cincuenta… poder tener temas que siguen con punteos potentes y que es rock and roll pero con otros tempos dando respiros al disco, canciones que empiezan con un minuto y medio, con solo una guitarra, una voz y un arreglo de pandereta… Hemos buscado ese tipo de cosas, las hemos querido y las necesitábamos como músicos. Esto se agradece en los conciertos que estamos preparando. Estamos deseando salir a tocarlos porque hay experiencias que no hemos vivido y que con los cortes de este disco nos van a dejar vivirlo. Tenemos muchas ganas, que es básicamente para lo que lo hemos grabado.

Y es ahí donde radica la esencia y espíritu de Layabouts, en el directo. Vuestra actitud y que eso se plasme en los directos.
[Rober]: Con este tercer disco hemos conseguido una reproducción lo más fiel posible de lo que era el directo, porque a veces con discos anteriores nos habían dicho lo contundente que sonaba nuestro directo pero que el disco no era tan fuerte. Creo que ahora mismo hemos conseguido que lo que suene en el disco sea totalmente fiel. No hemos buscado una sobreproducción, hemos buscado que fuera visceral, que las guitarras tuvieran potencia pero que no fuera una masa de pistas con arreglos.

[Jon]: Creo que hemos tenido una gran suerte. Primero por ser una banda de rock y segundo por los tiempos en los que vivimos, donde con los dos anteriores nos dijeron que el disco no nos hacía fe. Por una parte es una putada porque quieres que todo esté a la altura y somos muy exigentes, pero por otro lado yo me quedo con lo positivo. Nos hemos juntado por lo que más nos gusta y para tocar música en directo. Como grupo de rock, hay que venir a los conciertos para ver de que estamos hechos, que es lo que defendemos siempre. Es un gran reto para nosotros que con nuestros discos tenemos que estar a una altura con los directos, como grupo de rock así lo prefiero.


Entrevista realizada el 22/02/2011 por Charly Hernández
Fotos: MKM Fotografía
Si te gustó este artículo y te gustaría recibir todas nuestras actualizaciones en tu correo, puedes suscribirte. Mucha gente ya lo ha hecho!
Escribe tu email para recibir gratis las mejores noticias del mundo de la música a diario!

Dinos los qué opinas sobre todo esto!!

Si lo prefieres utiliza tu cuenta de Facebook para comentar en Musicópolis!!



Trackbacks

Si te ha gustado este artículo, quizás quieras enlazarlo desde tu blog. Aquí tienes el enlace.