Entrevista a Supersubmarina: “Un concierto entero del OK Computer de Radiohead molaría”

Por , el 10 - 12 - 2013

Han pasado cinco años desde que cuatro chavales de Baeza (Jaén) decidieran formar un grupo que ahora figura entre los nombres más destacados del indie patrio. Llenan salas allá donde van y figuran en el cartel de festivales de toda la geografía española. Con motivo de este aniversario y la reedición de Realimentación (2011), un EP que vino a saciar las ganas de nuevo material entre su debut Electroviral (2010) y Santacruz (2012), los chavales han decidido premiar a sus seguidores con un fin de gira muy especial, en la cual cada noche harán un repaso a toda su discografía, y que esta semana tiene dos paradas en La Riviera madrileña (11 y 12 de diciembre). Sobre esto, el privilegio que está suponiendo dar conciertos en España y sus planes para 2014, entre otras cosas, nos habló José Chino, cantante de Supersubmarina.

El año pasado, Lori Meyers dieron cuatro conciertos en Madrid, tocando cada uno de sus discos de manera íntegra. ¿Os gustó la idea? ¿Por qué habéis decidido lanzaros a esta aventura?
Pensamos en lo de Lori Meyers, es verdad que es un caso parecido. Pero surgió más bien porque, después de un concierto, siempre nos dicen que no hemos tocado una u otra canción. Así que pensamos dar un concierto para cerrar gira, que ya no lo vamos a poder hacer más, tocando todos nuestros temas, porque con tres discos eso ya va a ser interminable; era el momento para hacerlo. También queríamos relanzar Realimentación, y era una oportunidad para que la gente se quedara satisfecha y saciada de Supersubmarina a tope.

¿Qué tal han ido los primeros conciertos?
Empezamos en Alicante, con todas las entradas vendidas, y estábamos asustados, por ver cómo acabábamos el concierto físicamente y cómo se tomaba la gente ese empacho de canciones, pero nos bastó para quitarnos el miedo. La gente que va a estos conciertos es porque realmente quiere ese atracón de Supersubmarina. Es increíble cómo está respondiendo la gente.

¿Cómo os visteis al acabar?
Cada persona es un mundo a la hora de vivirlo, pero la sensación fue de haber pasado la primera prueba y ahora vamos a perfilar todo para que concierto a concierto vaya saliendo perfecto. Y como terminamos en Alicante, ya que sirvieron como conejillo de indias, también se van a llevar el fin de fiesta.

¿Y cómo han sido los ensayos?
La verdad es que el grueso de las canciones las veníamos tocando, se ha tratado de recuperar temas que llevábamos tiempo sin tocar y que Javi Serrano (el teclista, quinto miembro desde la publicación de Santacruz) no había tocado o ni siquiera escuchado, pero el tío se adapta pronto. Las hemos organizado para que el concierto siempre tuviera una dinámica y no se cayera mucho en ningún lado. Hemos preparado versiones de nuestras propias canciones y luego tenemos nuestro guiño de enlace de temas que siempre nos gusta.

¿Y qué se siente al recuperar esos temas?
Está guay volver a tocarlas. Cada canción de Supersubmarina nos gusta, y eso lo podemos jurar y asegurar. Por eso también para nosotros supone un gustazo tocar todas.

¿A qué grupo os gustaría ver dando unos conciertos así?
No sé, pero yo siempre echo mucho de menos, y es lo primero que me viene a la cabeza, a The Killers, por ejemplo. Los ví el año pasado y soy muy fan de sus primeros discos, no me gusta demasiado el giro que han dado, así que me gustaría mucho escuchar sus canciones tal como eran, y todas. Un concierto entero del OK Computer de Radiohead también molaría.

¿Y bandas nacionales?
Mira, lo de Una semana en el motor de un autobús de Los Planetas moló. Y hace poco hablábamos de que molaría que volvieran Los Piratas, ver un concierto de la formación íntegra. Iván Ferreiro va tocando muchos temas y está guay, pero no, decimos Los Piratas, Piratas.

Se está poniendo difícil dar – y asistir – a conciertos en este país. ¿Os sentís afortunados al poder hacer una gira así y que la gente responda?
Se reducen aforos y se ponen trabas (impuestos, IVA, edades para entrar…). Parece una pelea constante contra no sé quién, pero a la gente le pueden las ganas de concierto. Estamos muy agradecidos porque siempre nos han cuidado, cada vez se han ido sumando más y más, y a la vista está en este fin de gira. Nos daba miedo porque nos han visto en muchos sitios, igual la gente estaba un poco hasta los cojones de Supersubmarina y necesitaba un respiro, pero siguen estando ahí.

¿Y cómo veis la situación?
Cada día es más complicado. Nosotros tenemos la suerte de poder funcionar y trabajar, pero si nosotros ya nacimos con la crisis empezada, nos imaginamos lo que sería ahora mismo para un grupo que está empezando y no tiene tanta repercusión. Tiene que ser muy complicado mantenerse y poder trabajar. Porque eso es lo que están intentando hacer, trabajar, y que no te dejen es muy chungo.

No sé qué consejo se le podría dar a unos chavales que empezasen ahora…
Ojalá tuviera yo una llave maestra para decirle a la gente lo que puede hacer para que le vaya bien. Suena muy utópico, tanto para la música como para todo, pero focalizar tus energías en lo que te gusta y si lo tienes claro, ir a por ello a muerte, es lo mejor que te puede pasar y lo que puedes hacer para que te vaya bien. O, por lo menos, que por ti no quede; si ya intervienen otros factores en que no salga adelante, que sean otros.

¿Qué discos han marcado vuestra historia?
Siempre hemos dicho que escuchamos mucha música distinta, y pocas veces nos pone un grupo de acuerdo a todos. El ser cada uno de su padre y de su madre hace que se sume todo en nosotros y que nos sea más fácil buscar nuestra propia personalidad. Hace poco hablábamos del último disco de Kings of Leon; a Juanca (batería) no le gusta, a mí sí. El último de Arcade Fire me encanta, y a Pope (bajo) no. A mí me encanta Extremoduro y al resto para nada…

Escuchar música en la furgo estará complicado entonces, ¿no?
No, hemos optado por no poner música. Cada uno tiene su teléfono y sus auriculares, así nadie se pelea.

De estos cinco años, ¿tenéis algún recuerdo concreto grabado en la memoria?
Hay muchos, pero siempre marcamos el primer Sonorama, en la Plaza del Trigo, nos encontramos de sopetón con mucha gente y otros muchos se engancharon al grupo a partir de ahí. Los días en Joy Eslava y La Riviera en Madrid, también. Y yo siempre marco otro momento, durante los ensayos de Santacruz, cuando empezamos a sentirnos muy bien tocando juntos porque habíamos aprendido mucho con Tony Doogan (productor del disco). Teníamos la suerte de poder ensayar con vistas al campo y lo hacíamos por la mañana, como un trabajo. Un día empezó a nevar y recuerdo perfectamente que estábamos tocando “Para dormir cuando no estés”. La canción iba sonando, íbamos acoplándolo todo, y fue como, “Somos músicos, por fin”. Fue un momento muy chulo.

Ha pasado un año y unos meses desde la publicación de Santacruz. ¿Cómo veis el disco ahora, con esta perspectiva?
Yo le tengo mucho cariño. Fue una prueba de fuego para nosotros, al grabarlo con poco tiempo de preparación y de grabación. Hoy en día lo escucho, y hable de lo que hable, está vivo, suena directo, como una banda tocando rock and roll con sus defectos y sus virtudes. Es súper honesto y define muy bien el momento por el que pasaba el grupo. Nos hizo crecer y aprender, y deja cabida a que vamos a seguir trabajando y aprendiendo mucho.

¿Y es cierto que ya tenéis el tercero camino del horno? ¿Se puede avanzar algo?
Tenemos ya 12 canciones. Hay unas que nos molan bastante y yo veo muchas que están muy claras tanto que van a ir en el disco como la forma que han cogido, otras están en una fase muy primaria. Habrá que coger ese concepto global e ir acotando, hasta dejar un concepto de disco y ver qué queremos hacer con ese material y hacia dónde queremos ir, pero no vamos a dar un giro radical.

¡Os ha cundido mucho el tiempo, porque no habéis parado de actuar!
Antes estábamos muy centrados en tocar y mejorar el directo. Ahora hemos cogido otra perspectiva: ocupar parte del tiempo en preparar cosas nuevas, tener cosas previstas, para adelantar trabajo. Hemos sabido dosificar más el tiempo de composición y creo que eso va a repercutir muy positivamente. Cuando llegue febrero y nos sentemos a afrontar un nuevo trabajo, en lugar de partir desde cero partiremos de 12 canciones.

Las listas de los mejores discos del año ya inundan la red. ¿Cuál sería tu top?
Me quedo con los de Kings of Leon, Arcade Fire y uno un poco más raro, Mikhael Paskalev. De nacionales, me ha gustado mucho el de Extremoduro, siempre me sorprenden y me gustan, y también me ha sorprendido muy gratamente Izal. Los veo con muchas posibilidades de seguir creciendo.

¿Qué esperáis de 2014?
Hacer un disco con el que peguemos un palmetazo en la mesa y nos sintamos orgullosos, y digamos “Olé nuestros cojones, qué disco hemos hecho”.

¿Y qué os pasa con La Riviera? Vais camino de llenarla dos noches. Otra vez.
No deja de sorprendernos, aunque lo hicimos el año pasado y nos parece casi imposible llenarlo una segunda noche. Aún así es muy fuerte llenar La Riviera con tiempo de antelación, hacer una segunda fecha, que la gente responda, con la cantidad de conciertos que hay este mes en Madrid. Pero al final es una ciudad que ha demostrado que nos quiere.


Texto:Beatriz H. Viloria
Tags:
Si te gustó este artículo y te gustaría recibir todas nuestras actualizaciones en tu correo, puedes suscribirte. Mucha gente ya lo ha hecho!
Escribe tu email para recibir gratis las mejores noticias del mundo de la música a diario!

Dinos los qué opinas sobre todo esto!!

Si lo prefieres utiliza tu cuenta de Facebook para comentar en Musicópolis!!



Trackbacks

Si te ha gustado este artículo, quizás quieras enlazarlo desde tu blog. Aquí tienes el enlace.