Entrevista con Fuel Fandango – “Puede que haya cosas inventadas, pero también hay otras por descubrir”.

Por , el 15 - 10 - 2012

Nadie sabe en qué saco meterlos para ahorrarse el pensar a la hora de poner etiquetas. Fuel Fandango es algo más que una estereotipo impuesto por la cultura, desde luego. Después de un EP que los llevo de gira por todo el mundo, un primer LP de título homónimo hizo su aparición para dejar constancia de lo que Nita y Ale Acosta son capaces de hacer juntando sus dos mundos en un único universo. Ellos no han cambiado, pero sus ambiciones por experimentar prometen un segundo disco que ya está haciéndose mientras la gira de este “Fuel Fandango” (Warner, 2011) va poniéndole la guinda a una época de buenaventura. Nita se pone en contacto con Carlos H. Vázquez para contarle lo que opina sobre las etiquetas y algunos avances de lo nuevo que estar por llegar.

Nita, permitiéndome un chascarrillo… ¿qué hace un éxito como éste alrededor de una chica como tú? Sin olvidarme de la formación.
(Risas) Yo sigo la misma y sigo haciendo las mismas cosas. Soy una persona que está muy contenta por poder trabajar en algo que le gusta, cosa que es un privilegio.Tanto Ale como yo estamos muy contentos. No ha cambiado la historia.

¡Ni vosotros!
Ni nosotros. Seguimos haciendo lo mismo, aunque muchas veces pienso que ahora se nos ve más. Gracias a tener el privilegio de poder trabajar en lo que me gusta, puedo centrarme más en la música porque cuando algo me gusta, intento dejarme la piel en ello. Tampoco es que tengamos un éxito desmesurado…

Pero un punto de inflexión fue la minigira británica del 2010, ¿verdad?
La verdad es que sí. Hemos ido muchas veces a Inglaterra llevándonos una respuesta muy buena. Nosotros empezamos directamente a tocar. Vaya, que no teníamos nada grabado como para presentarlo. Con tres o cuatro canciones que tuviéramos, ya íbamos a tocar a los bares y a girar por ahí para ver la respuesta del público. Así lo hicimos, pues estuvimos un año girando. Después, ya con el disco grabado y con todos los temas que habíamos rodado en la Península, entramos a grabar un disco. A partir de ahí han sido dos años girando.

Pero a Inglaterra fuisteis con el primer EP, creo
Sí. Fuimos a una sala llamada Bull & Gate, que ya está cerrada, por desgracia. Se hacían muchos conciertos allí. También estuvimos en el Ronnie Scott’s Jazz Club haciendo un acústico. Estando allí aprovechamos para hacer un vídeo, además.

Supongo que la mayoría del público era español…
En el primer bolo de la Bull & Gate sí que se notaba que había público español porque después venían a saludarnos diciendo que les daba mucha alegría ver grupos españoles. En ese sentido sí que hubo mucha asistencia de público de España, pero en los siguientes que hicimos era al contrario. De hecho, tocamos el día que se les casó el Príncipe Guillermo, pero entre el público había de todo. Que yo recuerde, en Bull & Gate fue donde tuvimos más público español.

¿Se os ha colado algún despistado pensando que iba a ver algo “typical spanish”?
Nos ha pasado, pero también es normal. Mira, nosotros estuvimos en Chambao, pero en los primeros conciertos y sin saberlo, lo relacionaban con nosotros en el cartel. Así pasaba, venía mucha gente esperando ver a Lamari y se iba desilusionada (risas). Pero afortunadamente ya no nos pasa. Ya sabes que muchas veces no puedes controlar cómo te anuncian, así que cuando ven “Chambao” o “spanish flamenco band”, la gente se cree que va a ver a un cantaor. No nos ha pasado mucho salvo en pocas ocasiones, pero ya sabes la imagen que tienen de España y del Flamenco con un cantaor y un guitarrista a lado.

¿Y la respuesta del público en general?
Yo creo que ha tenido una respuesta muy positiva porque han encontrado muy exótico ver un grupo que canta un rollo más americano, independiente, con algunas frases en español. Luego está la estética del abanico y todo eso, que les encanta. Pero la respuesta del público en general ha sido muy buena.

Bueno, creo esos guiños al Flamenco se pueden notar más en ‘Talking’ y en ‘Always searching’.
Sí, la verdad es que está muy dosificado. Nosotros ya hemos dicho que hay algo de Flamenco porque es una cosa que he estado haciendo toda la vida, así que eso también está ahí. En el disco todo ha quedado mucho más reducido a cómo lo hacemos después en el directo y también hemos querido que cada canción fuese una historia. Pero es más una actitud flamenca, básicamente, que no tiene nada que ver con nuestra música debido a que es totalmente anglosajona, por decirlo de alguna manera. Hay cosas de Rock, de música electrónica… pero con algunas pinceladas flamencas, que van en la actitud, en la estética y especialmente en la voz. Creo que hay una línea delgada con esto, en el que si la pasas, rozas ya lo hortera. Al menos bajo mi gusto.

Pero se empeñan en etiquetaros o que vosotros mismos o defináis. Creo que no hay un estilo exacto. Además, ‘The engine’ deja constancia de ello.
No me refiero a ti, pero en general, a los medios les gusta mucho encasillar a la gente poniéndole etiquetas a todo. No estoy de acuerdo con eso. Creo que la música es música y no se debe etiquetar. ¡También dicen que todo está inventado! Pero no, no pienso eso. Puede que haya cosas inventadas, pero también hay otras por descubrir. Así que no me parece normal etiquetar todo porque sí. Con lo nuestro, en concreto, nos han puesto esa etiqueta del Indie, esa marca que les ha dado por poner ahora, cuando no sabemos ni qué es. ¿Que no es comercial? Bueno, a lo mejor lo comercial es otro tipo de música, pero tampoco es totalmente alternativa puesto que tiene cosas comerciales. No sé, hacemos música variada que es una amalgama de muchos estilos donde se pueden encontrar muchos matices distintos. No tenemos por qué encasillarlo todo.

La utilidad de las etiquetas se reducirían a los estantes de las tiendas.
Pues no sé. Creo que no, porque si alguien va a buscar un disco en una tienda pregunta por el disco de Fulanito o de Menganito.

Bueno, yo lo decía en caso de no haber vendedor.
(Risas) Llevan muchos años etiquetando todo lo que hacemos, pero es una cosa que han hecho los medios, más que los músicos.

Pues la comparación más fidedigna con el concepto que puedo hacer se centra en “Pelea en Broma”, de Juanito Valderrama con su mujer, Dolores Abril.
¡Ya! (Risas) Ya escucharás lo nuevo y me dirás que piensas, pero intentamos siempre innovar dentro de lo posible aunque no nos consideramos nada innovadores, pero al menos tenemos y le ponemos voluntad. Es lo mismo de siempre, buscando mezclar los mundos de cada uno que al final son el mismo porque Ale ha trabajado también con gente del Flamenco y yo he cantado con gente de la electrónica, Funky, Soul, Reggae… Creo que la música es lo que es y hay que sentirla. En este caso somos nosotros los que componemos y escribimos las canciones, entonces intentamos que queda algo original.

Ale tiene 3 discos con Mojo Project, por ejemplo, así que tablas hay.
Sí, estás en lo cierto. Dos y uno de remezclas. Él tenía su banda, pero cuando lo conocí no estaba haciendo nada.

¿Como tratáis la producción? ¿Le dais más protagonismo a lo orgánico por delante de lo digital?
Nos preocupamos mucho porque Ale es productor, entonces tiene medio camino hecho en ese sentido. Para nosotros, que suene bien es lo principal. También que tenga un sonido de fuera. Pero ojo, aunque para nosotros la producción es muy importante, tampoco pensamos que tengamos que producir demasiado las cosas porque nos gustan las cosas sencillas y que estén tocadas para que suene orgánico y fresco sin perder la fuerza.

Lo último que leí sobre el nuevo disco es que se iba a empezar a trabajar en él después del verano, ¿no?
Justo ahora mismo estamos en la parte de ver dónde lo vamos a grabar, con quién… todo eso. Por otro lado, las canciones ya están trabajadas porque hemos estado todo este año componiendo, pero en estos últimos meses nos hemos apretado más y ya tenemos las maquetas casi terminadas. Seguiremos trabajando en esto sin parar porque ahora entraremos a grabar en los meses de invierno, justo cuando acaben los conciertos que tenemos. Esperemos que sea en la primavera del 2013 cuando lo podamos sacar.

Cerrando así una gira interminable…
Hemos tenido muchos bolos en estos dos últimos años y en el anterior, así que llevamos como tres años sin parar por España y parte del mundo. Han sido muchos viajes y mucho trabajo. Pero bueno, hemos decidido seguir adelante sin tomarnos un respiro para aprovechar el tirón y ofrecer canciones nuevas a la gente que lo desea. Dedicaremos el invierno a grabarlo, mezclarlo, masterizarlo y llevárselo a la gente para poder compartirlo con ellos en primavera.

Este año ya os tiene que tocar ir a Japón, que va siendo hora.
(Risas) Ojalá, aunque no sé si iremos este año. Me encantaría ir a Asia a tocar, pero claro, no depende sólo de nosotros. Salimos mucho porque el Instituto Cervantes se puso en contacto con nosotros. Eso nos ayudó para tener conciertos fuera, claro. Tenemos también varias agencias de booking en Francia, Suiza… que nos ayudan a dar conciertos. Pero ojalá estuviera en mis manos ir a Asia porque tengo muchas ganas y porque creo que les puede gustar lo que hacemos. Salga lo que salga, será bienvenido.

El Sónar de Tokio podría ser un buen comienzo por allí.
Podríamos por empezar yendo al de Barcelona (risas). Yo estoy encantada de tocar en el de Tokio, aunque sea mañana mismo.

Las últimas fechas de la gira son:

-Sevilla – Viernes 19 de Octubre.
-Málaga – Sábado 20 de Octubre.
-Madrid – Jueves 25 de Octubre.
-Barcelona – Sábado 27 de Octubre.


Texto: Carlos H. Vázquez.
Tags: ,
Si te gustó este artículo y te gustaría recibir todas nuestras actualizaciones en tu correo, puedes suscribirte. Mucha gente ya lo ha hecho!
Escribe tu email para recibir gratis las mejores noticias del mundo de la música a diario!

Dinos los qué opinas sobre todo esto!!

Si lo prefieres utiliza tu cuenta de Facebook para comentar en Musicópolis!!



Trackbacks

Si te ha gustado este artículo, quizás quieras enlazarlo desde tu blog. Aquí tienes el enlace.