Entrevista con Hypnoside: “No somos un país de cultura musical, la gente va a lo de siempre, no busca nada nuevo”

Por , el 02 - 12 - 2010



Hypnoside lanzaron en octubre su álbum debut, 45 Minutes To Born & Die, cuya reseña puedes leer en estas mismas páginas. Un disco que costó mucho sudor sacar adelante por diversas circunstancias, las que el vocalista Héctor y el batería Javi nos descubren en esta entrevista, además de otras opiniones relacionadas con la música heavy en España.

No es habitual que un grupo emergente posea unos estudios de grabación propios. ¿Cuál es la relación de los Sweet Home Studios con respecto a Hypnoside?
Héctor: Los Sweet Home Studios fueron creados por nuestro guitarrista, Julián. En la actualidad son propiedad compartida entre él y yo. Con los medios técnicos existentes se grabó nuestro disco, aunque físicamente no se hizo aquí, pero el próximo álbum de Hypnoside ya se creará en estos estudios. Paralelamente, funciona como escuela de música.

¿Cuál ha sido la evolución de Hypnoside como banda?
Javi: Bueno, empezó Julián en el 2006, con otra formación. Hubo el clásico desfile de músicos entrando y saliendo del grupo. En un momento dado nos quedamos solos Julián y yo. Y cuando ya nos planteábamos dejarlo porque no conseguíamos que nadie más se uniera, apareció Iván y, al poco tiempo, Héctor. De esto hará un par de años.

¿Cúal fue el desarrolló del proceso de grabación de 45 Minutes To Born And Die y cómo os repartisteis las tareas de composición?
Héctor: El tema de grabación lo ha llevado casi por completo Julián, que es también el mayor compositor. Además, se encargó de las mezclas ya que es ingeniero de sonido. Al principio todos aportamos algún detalle pero la resolución definitiva fue de Julián. Toda la parte instrumental se grabó en nuestro local de ensayo. Incluso, Javi había montado una pequeña cabina para las voces pero no contamos con que dos de las paredes del local no estaban insonorizadas y se filtraban los sonidos del grupo que estaba ensayando al lado. En principio decidimos ir a grabar los domingos por la mañana pero, finalmente, encontramos un sótano y allí grabamos las voces.




Parece que el tema se complicó por diversos motivos. ¿No es así?
Héctor: Así es, el proceso fue largo por varios motivos. Primero fueron los problemas para encontrar los días que no hubiera ruido para grabar las partes instrumentales. Luego el tema de las voces, que fue lo que más costó y, después, tuve un accidente de moto que retrasó más la grabación ya que estuve dos meses sin poder hacer nada cuando ya solo faltaban las voces. Así que, algo que debíamos de haber tardado unas tres semanas lo tuvimos que hacer en tres meses más los dos de “parón” obligatorio por el accidente. Nada, fue un disco al estilo de Metallica, por el tiempo de tardamos (ja, ja, ja). Empezamos en octubre y acabamos en mayo.

Problemas aparte, ya en el estudio… ¿Cuál fue la parte más difícil en el aspecto técnico?
Héctor: Lo que más trabajo le dio a Julián fueron las mezclas. Estuvo mezclando y volviendo a mezclar pero, siempre había algo que fallaba. Hasta que probó uno de los aparatos que tenemos en nuestro estudio y con el que consiguió un sonido más redondo, más compacto. Y es que, como no habíamos grabado en un estudio profesional, se tuvo que hacer un importante trabajo de limpieza en cuanto a los ruidos de fondo para que todo sonase nítido.

¿Contactasteis con Mika Jussila influenciados por la corriente actual de grupos españoles que utilizan sus servicios?
Héctor: Pues fue de rebote y sin querer. En un principio teníamos pensado masterizar en los Sterling Studios, porque nos había surgido un contacto. Pero, por tema de fechas, no pudo ser. Entonces contactamos con Finnvox, solicitando la masterización estándar, que era rápida y sencilla, a cargo del primer ingeniero que hubiera libre, y punto. La sorpresa fue que, a los dos días de haberlo enviado, recibimos un mensaje del propio Mika Jussila comentándonos que había escuchado la grabación y que con el proceso más sencillo no se iba a poder mejorar la calidad del producto. Entonces, él se ofrecía, por un poco más de dinero, a darle el toque distintivo de los Finnvox personalmente. Lo cual aceptamos encantados.




¿Cómo definiríais el estilo de Hypnoside con qué grupos se os puede asociar?
Javi: Bueno, nuestro sonido sale de una mezcla de estilos muy extraña. Cada uno venimos de una rama diferente del metal. Por mi parte, mis gustos e influencias proceden del nu metal, de grupos como Korn, Limp Bizkit o Slipknot.
Héctor: Yo vengo del heavy, en todos los grupos en los que he estado me he regido por los clásicos de toda la vida, Saxon, Judas, Dio, Deep Purple. En todo caso, fue muy positivo para mí vincularme con Hypnoside porque era un estilo más “cañero”. Julián, en cambio, es del rollo thrash americano… Megadeth, Metallica, aunque también tiene referencias de bandas como In Flames. Por otro lado, Iván, el bajista, es el “garajero” del grupo… ¿Dondé encajamos? En ninguna parte en concreto, podemos sonar thrash en ciertas partes, también tenemos cosas rollo progresivo… No nos gusta que digan que sonamos exactamente a tal o cual banda, queremos tener un estilo lo más propio posible aunque, cuando componemos, es normal que aparezca algo de los grupos típicos, los grandes. Eso es inevitable pero, siempre procuramos que sea lo mas enriquecedor posible.

¿Os sentís más cómodos cantando en inglés?
Héctor: Canto en inglés porque cuando ingresé en la banda ese era el idioma que utilizaban. Nunca he tenido problemas en hacerlo en castellano o en inglés pero, en mi caso, más cómodo es hacerlo en inglés porque es lo que siempre he escuchado.

A propósito… ¿Qué te parece el estado actual del metal estatal?
Héctor: Bueno, puede que me gane algunos enemigos pero… bandas nacionales que canten en inglés y lo hagan bien hay muy pocas. El metal nacional lo veo poco original. Muy pocas bandas han salido que puedas decir ‘jodeeer, esto si que es un grupo nacional que no suena a la misma copia de siempre’. En España tenemos esta manía de que a la que un estilo surge y funciona, aparecen mogollón de bandas del mismo estilo y no nos estrujamos el cerebro en hacer algo propio, algo nuestro. También pasa en otros países, es cierto, pero aquí es algo escandaloso. Por ejemplo, cuando surgió el power metal, todo el mundo se hizo “powermetalero”. Ibas a un festival y eran diez horas de lo mismo. En cambio, en otros países trabajan un poco más ese tema, buscando algo diferente.

Pero, a pesar de todo, hay algunos grupos que sí están abriendo un camino para que el metal español pueda competir en el extranjero…
Héctor: Claro que sí. Por ejemplo Angelus Apátrida; el disco que han sacado a mi me parece brutal. Es un grupo que se desmarca del resto de las formaciones españolas. No solo porque hayan fichado por Century Media, sino porque se ve que es un grupo que tiene potencial para triunfar fuera. Otro grupo interesante son los valencianos Noctem, son rollo metal extremo y también están tocando fuera. Porqué? Pues porque se lo han currado, tocan un death metal técnico que ha gustado en Europa.




¿Qué queréis transmitir con el título del disco 45 Minutes To Born & Die. Alguna canción relacionada…
Héctor: Cuando estuvimos barajando nombres, había muchas ideas. Una de ellas era 45 Minutes… con otras historias. En un principio el disco duraba 45 minutos pero, por cuestiones de mezclas tuvimos que quitar dos canciones a última hora y ya no nos dio tiempo a regrabarlas y quedó en 33 minutos. Así que el asunto era ligar la duración del disco con el tiempo que tocan en los conciertos las bandas que empiezan y comparten escenario con otras y, por último, To Born & Die, tiene que ver con la canción inicial que habla de la guerra y los niños, en el sentido de que en algunos países puedes nacer y, a los 45 minutos, estar muerto. Y ese es el concepto general, que se complementa con el diseño de la portada donde se puede ver una máscara de gas con sangre y en su interior se puede ver a la muerte intentando coger a un niño…

¿Hay alguna canción del álbum de la que os sintáis más satisfechos por algún motivo especial?
Javi: Yo, me quedo con “Love & Hate”. No por nada especial, sino porque es la que más me gusta tocar.
Héctor: En mi caso, también “Love & Hate”, creo que es la canción más completa del disco. Es la que representa mejor a Hypnoside en todas sus facetas. Tiene su parte melódica, su parte rabiosa, su parte técnica… y también muestra el lado progresivo. Otra canción que se podría destacar es la que abre el disco, “Same Day To Born & Die”, es muy directa. También “Carnival Of Souls”, es una canción que está con nosotros desde los inicios y tiene mucha garra y cuando la canto disfruto mucho.
Javi: “Harvest Of Pain” también nos sorprendió el resultado final. Hicimos algunos arreglos y de la demo al disco hay una diferencia importante.

A mi me ha llamado la atención la última, “Here Was The Sanity”…
Héctor: Si, es muy “leñera”, rollo thrash pero luego cambia y se vuelve más hard rock, es un tema muy elaborado.

¿Cómo sobrevive en la actualidad una banda de rock, con tanta competencia y disminuyendo las ventas de discos debido a las descargas por Internet?
Héctor: Con ilusión y paciencia. Somos conscientes de que no se venden muchos discos, algunos en los conciertos y también a través de las plataformas digitales de la discográfica. Es una inversión que se ha hecho y que cuesta mucho recuperar. Si después de un tiempo tenemos algo de beneficio pues se verá que se puede hacer, si reinvertimos el dinero en otra edición del disco o si hacemos algún single… Pero, de momento, la cosa está muy difícil. Lo que nos anima es que en nuestro Myspace las visitas han subido algo exagerado.

¿Creeis que en España, a nivel de seguidores, no se sabe apreciar el producto estatal como se debería? ¿O está cambiando esa mentalidad?
Javi: Pienso que la gente va a lo de siempre, no busca nada nuevo. Prefieren a los grupos extranjeros consagrados que a los grupos españoles. Fuera de aquí la cultura de conciertos se vive de otra forma, ir a un concierto el fin de semana es algo habitual. Aquí prefieren irse al bar a tomar cuatro birras que ir a ver a un grupo en directo.
Héctor: Un problema grande que hay en este país es la saturación de la oferta de conciertos. Hace algunos años podías elegir entre unos pocos conciertos, pero en la actualidad se programan montones. Y tampoco ayuda la cultura de mentalidad cerrada de la gente, siempre van a lo mismo y no les interesan cosas nuevas. Viene AC/DC y… 70.000 personas. Y… lo siento… en el apartado español, Mago de Oz, joder… los ponen en los 40 principales y todo dios va a verles en directo como locos. Sí, es un grupo que está bien y que en su momento fue novedoso con su folk metal medieval pero ha llegado el extremo de que agobia tanta presencia. Aquí hay otros muchos grupos que son también interesantes y están por descubrir.

Pero… ¿No creéis que falta algo de publicidad para que la gente se entere y pueda ir a verlos?
Héctor: Mira, yo he sido promotor de conciertos, tanto de profesionales como de amateurs. Organicé el de 25 Aniversario de Barón Rojo, el de Los Suaves en 2007… Udo, Primal Fear… Y de bandas amateurs a mogollón. Y me decían que porqué no ponía carteles. Y yo les respondía que, si quisiera, podía empapelar Barcelona con 10.000 carteles y alquilar el Palau Sant Jordi pero, después, quien iría a verlos… ni Cristo, los cuatro amigos de siempre. Y eso es debido a que no hay cultura rockera. Funciona con los 40 principales, Cadena 100, M80 y emisoras de este tipo. Entonces…el que sale ahí llena luego los conciertos. El que no tiene acceso a esas emisoras, si no es uno de los grandes clásicos que ya tiene su público después de 30 años de carrera, el resto no atrae suficiente público para hacer una buena promoción. Hamlet, Sociedad Alkohólica, Saratoga… son grupos españoles con cierto renombre a los que les cuesta convocar cierta cantidad de gente. Saratoga, todo un clásico que ha hecho mucho dentro del heavy de este país, convocaron a 200 personas la última vez que pasaron por Barcelona. Es cierto que la ciudad también hace mucho. No es lo mismo organizar un concierto de hard rock en Madrid que, por ejemplo, en Barcelona. Yo traje a House Of Lords y hablando con ellos, me decían que dos días antes en Alemania habían reunido a 2000 personas y en Barcelona eran 200. Y no es solo por la crisis actual, estoy hablando de 2006. No somos un país de cultura musical

Alguna reflexión final…
Héctor: Nosotros, en principio, lo único que esperamos es que con este disco la gente descubra al grupo. Nuestra intención es llegar al máximo de gente posible. A partir de ahí, ya se verá. Más adelante empezaremos a trabajar en el segundo disco ya que tenemos pensado sacarlo a mediados de 2011. Tenemos algo de material y no queremos dejar pasar mucho tiempo porque una banda novel si tarda en sacar el siguiente disco, todo lo que hayas podido hacer en el primero para darte a conocer se pierde. Lo que deseamos es que no se pierda el interés que pueda generar Hypnoside con 45 Minutes To Born & Die.

 

POR LOCKY PEREZ
 

Si te gustó este artículo y te gustaría recibir todas nuestras actualizaciones en tu correo, puedes suscribirte. Mucha gente ya lo ha hecho!
Escribe tu email para recibir gratis las mejores noticias del mundo de la música a diario!

Dinos los qué opinas sobre todo esto!!

Si lo prefieres utiliza tu cuenta de Facebook para comentar en Musicópolis!!



Trackbacks

Si te ha gustado este artículo, quizás quieras enlazarlo desde tu blog. Aquí tienes el enlace.