Entrevista con Ktulu:”Nunca hemos renunciado a seguir adelante a pesar de los cambios”

Por , el 08 - 09 - 2011



Ktulu lleván 25 años de trayectoria. Su formación ha sufrido amplias remodelaciones pero su esencia permanece ligada irremisiblemente al metal. Hace algunos meses el grupo barcelonés publicó Visión En La Casa Del Canibal, un trabajo dividido en tres partes que resume sus últimas actividades. Ahora, afrontan nuevas perspectivas con la entrada de dos nuevos componentes, el bajista Franklin y el guitarrista Jess, quienes se suman a los más veteranos Blai (batería), David (guitarra) y Wylly (vocalista), único componente que permanece de la formación original. Con todos ellos hablamos para que nos explicasen algo del pasado de Ktulu, cómo afrontan el presente y qué esperan del futuro de la banda.

Sois una banda que en 2011 cumple 25 años de historia, durante todo este tiempo, ¿cuál es vuestra valoración de lo más positivo y lo más negativo que os ha pasado?
Wylly: Lo negativo han sido las temporadas de altos y bajos en cuanto a audiencia de los conciertos y en la actitud de la gente de cara a la música metal y el que no puedan ir a un concierto como desearían; hay ganas pero los tiempos de crisis no acompañan. Y lo positivo es que, después de tantos años, la banda quiere más logros, seguir trabajando y continuar adelante. Y aunque ahora no somos los mismos, algunos de los que se han ido siguen estando de una forma tácita, han colaborado en los últimos videos, han venido a vernos actuar…

Partiendo de los inicios, Ktulu nunca ha parado de evolucionar. ¿Cuál consideráis que ha sido el cambio más radical que ha sufrido la banda?
Wylly: Creo que en todos nuestros discos, desde las primeras maquetas hasta el último disco, ha habido cambios. Al estar tocando durante varios años la misma música llega un momento que te apetece cambiar. No concebimos tocar siempre lo mismo, aunque haya excepciones tipo AC/DC que son de admirar, pero nosotros somos inquietos, nos gusta ir investigando.

¿Vuestra colaboración en la película El Día de la Bestia os supuso un aumento de popularidad?
Wylly: Bueno, fue un aumento de popularidad pero en lo que respecta a gente que no era estrictamente aficionada al metal, que escuchaba cualquier tipo de música. En la época de Orden Genético nosotros ya teníamos una importante base de seguidores afianzada que nos seguía y compraba nuestros discos.

¿Qué motivó vuestra larga etapa de silencio?
Wylly: Hubo mucha presión en cierto momento. Habíamos compuesto alrededor de 35 temas pero tuvimos problemas con el management, además, la presencia de público había bajado bastante, no teniamos muy clara la dirección musical que tomar y hubo gente del grupo que abandonó. Fueron muchas cosas después de 15 años de estabilidad y decidimos parar porque no queríamos hacer ninguna cagada. No dimos un año de descanso y al volver solo yo quería seguir adelante. El resto tenía trabajos estables, compromisos adquiridos, familia, hijos… y era muy difícil combinarlo con la banda.




¿Es complicado grabar un disco en directo para una banda como Ktulu, con los samplers y bases pregrabadas…?
Blai: Lo difícil no fue grabarlo ya que lo hicimos durante el concierto del Razzmatazz, lo complicado fue coordinarlo todo con el equipo de gente que nos ayudó y el tema de postproducción. También fue divertido ensayar el repertorio de 31 temas y que salieran bien. Luego, elegir los que se quedaban también fue difícil ya que para nosotros todos eran importantes.

Junto a los temas en directo que componen La Visión en la Casa del Canibal, ofrecéis además un DVD con diverso material. Esto parece que ya es algo habitual entre los grupos… ¿es la solución, para contrarrestar la descarga del disco por Internet?
Wylly: Básicamente ha sido combinar tres proyectos en uno ya que se hacia difícil poder publicarlos por separado, el disco en directo, el de versiones realizadas por otros grupo y el DVD con las imágenes. No nos hemos puesto a pensar si en un futuro podríamos volver a hacerlo pero, rotundamente no, no ha sido para paliar el tema de Internet ya que, en el fondo, todo se puede piratear. Queríamos combinarlo así y ofrecer un producto más completo.

¿Cómo surgió la idea de contar con grupos que realizaran versiones de vuestras canciones?
Wylly: Fue algo recíproco. Al principio contábamos con 34 grupos con versiones nuestras. Pero poco a poco se fueron descartando algunos porque, o estaban ocupados grabando su disco, o no estaban preparados para involucrarse en el asunto. De todas maneras no hubiera cabido tanto material. Finalmente quedaron 16 y escogimos a quienes ya tuvieran experiencia y entre su repertorio contaran con un tema de Ktulu. Es una forma de rendir tributo a las bandas que nos han tomado en cuenta en algún momento y ayudarnos entre todos a que el metal sigua adelante.

¿Qué puede encontrar el seguidor de Ktulu en el documental que se adjunta en el DVD?
Blai: Pues son 17 temas de audio en directo que suenan brutales y luego el DVD consta de 3 apartados; hay 14 cortes de imágenes recogidas de la misma actuación que el audio que expresa toda la agresividad de Ktulu en directo; luego está un documental de media hora que recoge los últimos tres años de gira registradas de diversos lugares donde hemos tocado y, la tercera parte, son las versiones que han hecho distintos grupos de nuestros temas.

¿Cuales de vuestras experiencias en directo han sido las más gratificantes?
Wylly: Pienso que cualquier concierto es gratificante solo con ver que la gente se divierte. Pero como experiencia especial debo reconocer la del Dr. Music Festival del 98, delante de 20.000 personas. La estábamos liando tanto que el manager del grupo que tocaba después, del que no me acuerdo el nombre, prácticamente nos acortó el set list y nos sacó del escenario. Ese fue un gran momento para nosotros. Todavía éramos unos chavalillos de barrio haciendo sus cosillas y que todo un manager se asustara de esa forma y quisiera que nos largáramos fue algo alucinante. A parte de eso, todos los bolos que conectas con el público son geniales.




¿Por qué se acabó vuestra relación con Dro/Eastwest?
Wylly: Simplemente por cuestión de ventas. Durante el tiempo que duró nos entendimos perfectamente. Nos sentimos muy alagados por estar con ellos desde 1995 hasta el 2001, período en el que salió la remasterización de Orden Genético con la inclusión del tema de El Día De La Bestía, “Apocalipsis 25 D”, además de 2078, Confrontación, las remezclas bajo el nombre de El Latido Del Miedo y Ktulu.

Cuando en determinado momento de vuestra carrera se os vinculó con el nu-metal ¿qué os pareció?
Wylly: Estoy de acuerdo en que hay un par de temas del álbum Ktulu de 1999, que iban por ahí. Lo encuentro algo normal, fue un estilo que pegó fuerte una nueva manera de entender el metal, siempre son necesarias las renovaciones y mirar hacia adelante es bueno, posiblemente alguno de nuestros temas de esa época sonaran como nu metal, pero solo eso.

¿Puede que Ktulu tenga en la actualidad ciertas influencias de Slipknot?
Franklin: Yo pienso que no, Ktulu tiene su estilo y aunque puede paracer que este influenciado por bandas como Slipknot, lleva su trayectoria desde hace muchos años. Puede haber alguna coincidencia pero ni mucho menos está hecho a propósito.
Blai: Nosotros vamos componiendo tal como nos sale, sin poner referentes particulares. Puede que de un grupo nos gusten las voces o de otro la batería, pero solo como forma de sonar. Tenemos nuestra identidad propia después de muchos años de trayectoria y ahora sería algo “chungo” si tratáramos de parecernos a Slipknot o a cualquier otro grupo que esté de moda. A mí, como batería, me ha influenciado mucho más Sepultura que Slipknot, por poner un ejemplo. Y también pienso que el contenido de Roots influyó en muchas bandas posteriores a Sepultura.

¿Una vez más, registráis cambios en la formación, ¿qué podéis comentarnos sobre los motivos de la salida de los anteriores
Wylly: La salida de los anteriores basicamente es que una banda como Ktulu requiere de mucho tiempo y dedicación y en el momentro que algún miembro ve que no puede estar al nivel necesario ha optado por decir hasta luego, pero no siempre hasta nunca, mucha gente que ha salido de Ktulu, excepto un par, si les necesitáramos seguramente nos ayudarían. Es muy difícil no tener un trabajo fijo, estar siempre pendiente de la banda, tambien hay obligaciones familiares, es duro. Pero nosotros nunca hemos renunciado a seguir adelante a pesar de los cambios. Quizá otras bandas dejan de funcionar cuando algún elementos les deja pero pienso que es un camino equivocado, si aún hay gente que tiene ganas de continuar no puedes tirar todo el trabajo que has realizado.




¿En qué medida han podido incidir en la trayectoria de la banda esos cambios?
Wylly: De cara el público siempre repercute, la gente quiere ver a los componentes de siempre, a veces comentan que ya no somos los mismos pero no se ponen a pensar que en Ktulu siempre ha habido cambios, algo que arrastramos desde los mismos inicios del grupo, antes de sacar Involución. Y si entonces hubiésemos decidido dejarlo no habríamos llegado hasta donde estamos.

¿Cómo veis el futuro de Ktulu, cual es vuestra percepción de cómo puede seguir evolucionando vuestro sonido?
Jess: Queremos que lo próximo de Ktulu sea de nivel internacional. Nuestro objetivo es hacer algo realmente importante tanto en sonido como en composición. Estamos planificando el enfoque de todos los instrumentos de manera que podamos competir con lo requerimientos de solicitan las discográficas más importantes y buscar nuevos rumbos ofreciendo más calidad. Creo que por trayectoria Ktulu se merece un respeto y en ocasiones observo que se le ha criticado en exceso. También creo que falta cultura musical, no se acude a los conciertos como algo habitual, aunque reconozco que la actual crisis tampoco ayuda mucho.

¿Cómo observaís la actualidad del metal estatal, creeis que evoluciona de forma correcta?
Wylly: Creo que las cosas se estan enfocando bastante mal. Debido a la crisis, hay promotores de otros tipos de música que se están introduciendo en el mundo del metal y eso es perjudicial porque ha de ser la gente que entiende del metal y se mueve hace años por ese mundo quien lleve el asunto adelante y que se vaya viendo la cultura del metal. Hubo unos años, entre 1995 y 1998, que fue increíble. Muchas de las bandas involucradas en el metal pensamos que íbamos a ser capaces de crear nuestra propia cultura, pero a partir del 99 todo cayó en picado, no llegó a cuajar y se perdió una gran oportunidad.

¿Y en cuanto a los grupos…?
Blai: En lo que es realmente metal creo que está bastante floja, muchos grupos que se catalogan como metal no lo son. Los hay de muy buenos que son desconocidos y luego están los conocidos que no son tan buenos como se dice. Hay gente que suele hacer sondeos y si ve que puede introducirse en el metal, aunque no lo sea, colocan la etiqueta de metal y… adelante.
David: Para los que son buenos y no se les conoce, no hay público, y cuesta muchísimo tirar hacia delante. Al final hay tantos grupos “supuestamente” de metal que no hay público para todos.




En vuestro caso particular, haciendo un balance de la irrupción de Internet ¿os ha perjudicado o beneficiado?
Wylly: Ha sido un cambio total, no solo a nivel musical sino en general. No sé si ha sido para bien o para mal pero ha influido en las pautas del comportamiento humano, la gente se tira horas y horas delante del ordenador, no salen de casa. Se ha creado una adicción peligrosa y nosotros nos hemos acoplado como hemos podido. La pena de todo esto es que hay grandes músicos que no tienen salida y que tienen que estar sirviendo cafés para ganarse la vida. Creo que llegará un momento en que el músico cobrará por el master y punto porque, de otra manera, no le veo salida.
Jess: Creo que a nosotros nos ha perjudicado porque con toda esta corriente, en lugar de estar centrados en componer música de calidad hay que estar atentos a todo lo que rodea Internet. Antiguamente un grupo vivía para la música sin tener que preocuparse por otras cosas. Sacabas un producto, la gente lo compraba, iba a tus conciertos y alargabas la atención sobre el grupo. En la actualidad no es así y eso es lo que veo negativo. Ahora, muchos grupos se basan más en el marketing, la imagen, una buena distribución… y la música queda en un segundo plano. Los grupos que no entran en ese juego van perdiendo público e influye en sus ventas. Cada vez se está más por el tema visual que por la música. Antes el oyente tenía una mayor cultura y respetaba más a los grupos y eso se está perdiendo. La gente no paga por un disco, le cuesta pagar por ir a un concierto… Pero, eso sí, en casa que no falte la pantalla de plasma.
David: También está que las discográficas están dejando de apoyar a los grupos porque no se vende lo suficiente y la calidad de las grabaciones baja considerablemente. Luego le exigen al músico que pague por un MP3 como si fuese de igual calidad que un disco normal.
Blai: Hay quienes se conforman con ver un video en directo por Internet y ya se piensan que es lo mismo que estar en el concierto. Y no tiene nada que ver, no son las mismas sensaciones.

¿Cuáles serán vuestros próximos pasos?
Wylly: Bueno, tanto Jess como Franklin han estado muy activos dedicados a la producción, tenemos alrededor de 40 temas por revisar y queremos componer unos 20 más para un próximo disco que intentaremos que salga este año junto a una nueva edición remasterizada de Show Canibal como regalo que está quedando fenomenal. Y, mientras tanto, vamos haciendo bolos donde se nos requiere.

 

ENTREVISTA REALIZADA POR LOCKY PEREZ
 

Tags: ,
Si te gustó este artículo y te gustaría recibir todas nuestras actualizaciones en tu correo, puedes suscribirte. Mucha gente ya lo ha hecho!
Escribe tu email para recibir gratis las mejores noticias del mundo de la música a diario!

Dinos los qué opinas sobre todo esto!!

Si lo prefieres utiliza tu cuenta de Facebook para comentar en Musicópolis!!



Trackbacks

Si te ha gustado este artículo, quizás quieras enlazarlo desde tu blog. Aquí tienes el enlace.