Entrevista con La Bien Querida – “El pasado forma parte de mi vida mientras va componiendo mi presente”

Por , el 02 - 01 - 2013

La Bien Querida (como grupo entre Ana Fernández-Villaverde y David Rodríguez) acaba de hacer, por fin, lo que realmente quería dentro de un trillado linchamiento sufrido tras grabar “Romancero” (Elefant, 2009) y “Fiesta” (2011). “Ceremonia” (Elefant, 2012) ya no suena a clásico redomado costumbrista, sino a sintetizadores y a oscuridad bien manejada dentro, curiosamente, del costumbrismo entre Ana y David. De ese modo, y con mucha soltura, La Bien Querida continúa con el hilo conductor que ha constituido la relación entre sus tres obras. Carlos H. Vázquez habla con ella para hablar del cambio de sonido, las influencias, detalles técnicos y los legados.

Supongo que, en cuestión de sonido, “Ceremonia” no es un LP continuista puesto que se prescinde de “seres humanos” para dar cabida a las máquinas. ¿Una elección fortuita o algo que se pensó con antelación?
En cierto modo sí que fue fortuito. La primera canción que arregló David [Rodríguez] fue ‘Arenas movedizas’. Este tema marcó la pauta del disco. También vimos que lo podíamos hacer todo en casa y así fue. Los arreglos están hechos con sintetizadores antiguos, pedales de distorsión y un iPad. La primera canción que compuse fue ‘Arenas movedizas’ y la mayoría del resto de las canciones de este disco ya las compuse sabiendo como iban a ser tratadas. Así que es, por así decirlo, un disco más pensado desde su nacimiento que los anteriores.

Es más: me consta que era algo que ya se buscaba, por lo menos en cuanto a comodidad en el escenario. Ya sabes… menos gente, más espacio.
Como el disco lo hicimos así, estaba claro que no podíamos seguir con el mismo grupo de directo. La típica formación de guitarra, bajo y batería… Necesitábamos a una persona versátil que supiera tocar varios instrumentos y controlara programaciones y sintetizadores. Nos acordamos de Frank Rudow (ex Manta Ray) le propusimos tocar con nosotros y aceptó. El nuevo equipo lo completa Frank Ibern.

En el plano de estudio hay otro nombre importante, que no es otro que el de Sergio Pérez (Pegasvs), principal artífice del sonido por el empaque que la ha dado a las mezclas.
Sí, Sergio ha mezclado el disco y estamos muy contentos. Yves Roussel lo ha masterizado.

¿Las canciones de “Romancero” y “Fiesta” se llevarán también al directo con esta dimensión que tiene “Ceremonia”?
También. Las canciones de “Romancero” y “Fiesta” pasarán el filtro de “Ceremonia” y ya no habrá más guitarras acústicas. Además, Stanley Sunday nos ha hecho unas proyecciones muy impactantes para cada canción y siempre que podamos (porque hay salas que no tienen proyector) las llevaremos.

Y si en la primera pregunta hemos hablado de ser continuista (en el sonido), me pregunto si el título lo es. “Romancero”, “Fiesta”, “Ceremonia”… suenan a eventos festivofamiliares.
El título del disco fue lo primero que se me ocurrió. Estaba escuchando a New Order y pensé que “Ceremonia” quedaría muy bien para el tercer disco de La Bien Querida aún sin haber escrito ninguna canción. Así que en cierto modo supongo que es un pequeño homenaje al grupo, pero lo que me gustó fue la sonoridad de los tres títulos juntos: “Romancero”, “Fiesta” y “Ceremonia”. Me gustaban las palabras sin más. No tiene más misterio.

De hecho, ya me adelantaste el título hace un año y medio porque estaba de acuerdo en que tal vez los títulos podían llevar un hilo secuencial.
Siempre habrá un hilo que los una porque forman parte de mi vida. Escribo las canciones porque el pasado forma parte de mi vida mientras va componiendo mi presente.

También me dijiste que querías dejar un poco de lado ese sonido “cofrade” para hacer algo distinto. Si no recuerdo mal, nombraste a Brian Eno como remoto productor en el futuro…
Bueno, me encantaría que Brian Eno me produzca un disco ¿A quién no? No sé si será posible, de momento tengo a mi Brian Eno que es David Rodríguez

¿Ha influido el hecho de que David se embarcara en Telefilme con Tito Pintado?
De eso hace muchos años, pero bueno… David sabe de qué iba el tema.

He pensado en la criticada ‘9.6’ como contrapunto también, pues su vestido electrónico frente al sonido básico de la maqueta era también un salto.
Aquello fue un experimento dentro de un disco muy heterodoxo como fue “Romancero”.

¿Y los remixes como el de Roger Plus o Hidrogenesse? ¿Han influido también?
No, en absoluto.

‘Mil veces’ apuntan por ahí. De hecho, son bastante bailables. Igual me estoy dejando alguna más, pero vaya, que de 10 hay 3 que “bailan”.
Nos hemos basado en un género que es el Techno de los 80, que de por sí era muy bailables.

Sin olvidarme, por supuesto, al buen hacer de David con los “cacharros”. ¿Se le ha tenido que llamar la atención para que no se le fuera la mano experimentando?
David conmigo se controla bastante. Si le dejo, es capaz de hacer cosas muy marcianas, pero él sabe lo que me gusta y lo que no.

Incluso creo que el disco tiene cierto poso adulto en las letras pese a que ha sido un trabajo muy, muy pensado.
Bueno, en cada disco he tratado de hacerlo mejor y escribir mejores letras. Esa es al menos es mi intención. “Romancero” reunía algunas de mis primeras canciones. Con “Fiesta” traté de hacerlo mejor… y ahora con el tercer disco he puesto mi empeño en dar un paso hacia adelante.

A tenor de todo, ‘Los Picos de Europa’ haría de canción-puente entre lo “bailable” y el resquicio… ¿acústico?
No pensábamos en eso en ningún momento, que si esta se podrá bailar o no… No, no va por ahí. Pensábamos en hacer un buen disco en su conjunto, algo potente.

Como también ‘Hechicera’ y ‘Aurora’ recuerdan –de algún modo- un sonido hispánico-sureño que hereda el espíritu mesiánico al que acostumbrabas anteriormente.
Bueno sí, están hechas con los acordes típicos aflamencados, medios tonos, que me gustan y se me da bien hacer canciones por esos frentes. Todo muy sencillo, claro.

Tal vez ‘Pelea’ signifique una dignificación en lo que a tu voz se refiere. Vamos, que este traje oscuro tipo New Order le va que ni pintado.
¡Muchas Gracias!

Ya con ‘Más fuerte que tú’ le arreas algún que otro porrazo a los que dudaban de ti… ¿Un espumarajo a borbotones?
Para esta canción pensé en Franco Battiato, la balada italiana… aunque luego se me fue la mano y termina desembocando un poco en Laura Pausini. ¡Pero con los arreglos de David todo queda mejor!

Las tiranteces “parejiles” son tan presentes como las canciones bailables, aunque éstas últimas son las menos. ‘A veces ni eso’, ‘Aurora’ o ‘Arenas movedizas’ tienen esos textos dolidos…
Los conflictos del ser humano es la temática con la que mejor me manejo. Me siento cómoda. El amor, la rabia, los celos, los recuerdos… El amor es la temática clásica del Pop pero también de la música popular como la Copla, Rancheras, el Tango… Pero es un género en sí mismo, ya que la literatura, el cine… En fin, ¿no está lleno de historias de amor?


Texto: Carlos H. Vázquez.
Fotos: Albert Mollon.
Tags: , ,
Si te gustó este artículo y te gustaría recibir todas nuestras actualizaciones en tu correo, puedes suscribirte. Mucha gente ya lo ha hecho!
Escribe tu email para recibir gratis las mejores noticias del mundo de la música a diario!

Dinos los qué opinas sobre todo esto!!

Si lo prefieres utiliza tu cuenta de Facebook para comentar en Musicópolis!!



Trackbacks

Si te ha gustado este artículo, quizás quieras enlazarlo desde tu blog. Aquí tienes el enlace.