Entrevista con Medina Azahara – “El Rock en este país siempre fue una música para minorías”

Por , el 14 - 01 - 2013

Hablar de Medina Azahara es hablar de un estandarte del Rock andaluz que ha perdurado desde su fundación hasta el día de hoy, siendo un grupo atemporal que llega a todo el mundo. “La memoria perdida” (Senador, 2012) es el nuevo disco, pero volviendo a las raíces del sonido que caracterizó a Manuel Martínez y compañía allá por 1979 y los primeros años 80. Además de eso, Manuel repasa las canciones del nuevo LP y los cambios en la formación, sin olvidarse de lo más importante: las raíces. El propio Manuel conversó largo y tendido con Carlos H. Vázquez.

Manuel, respecto a las polémicas por las colaboraciones con Fondo Flamenco (‘Sevilla’) y David De María (‘La última batalla’), ¿eres consciente de que más que una banda de Rock, sois más un icono andaluz?
No, nosotros somos una banda de Rock ante todo. Vivimos y sentimos esto, hacemos la música que queremos y nos sale en ese momento. Mantenemos el aire de rebeldía que siempre nos ha caracterizado y seguimos pensando como siempre. El que tus invitados no pertenezcan al mundo del Rock, para mí, no tiene nada que ver. Muchos otros grupos lo han hecho y no pasa nada. Justamente, lo que nos interesa en las colaboraciones es que sean cantantes diferentes a mí para que así el tema coja un aire distinto. Además, en el disco están también los temas íntegramente cantados por mí. En nuestro disco en directo colaboran los mejores rockeros de este país al menos para mí: Leo, ex Saratoga (con más grupos y proyectos nuevos), Kutxi Romero de Marea, Carlos Escobedo de Sôber, Manuel Ángel Mart de Estirpe, nuestros hijos pequeños Marcos Martínez de Requiem y Gato Ventura de Descaro… Sabemos que tenemos muchos más rockeros en este país, pero tampoco era posible tener más invitados. ¡Ah! Y una chica que se llama La Húngara, que aunque no es rockera, canta muy bien. Por otro lado, lo de ser icono andaluz es algo que nos enorgullece, pero es algo que dice la gente, no es una cosa que nosotros busquemos. Será porque somos andaluces y nos sentimos andaluces…

Que por cierto, no es la primera vez que aparecen colaboraciones no-ortodoxas. El Barrio o Antonio Orozco ya participaron con vosotros en ‘Abre la puerta’ (Triana) y ‘El vaivén del aire’, respectivamente.
Todas las personas que colaboran con nosotros lo hacen porque los sentimos como amigos nuestros, no miramos que sean ortodoxos o no. Cuando nació el Rock andaluz también decían los flamencólogos que lo que hacíamos los grupos de este movimiento no era ortodoxo, pero no se daban cuenta que nosotros no cantábamos flamenco ni queríamos hacer lo que ellos hacían, sino que lo que nosotros queríamos era tener una raíz y hacer la música que sentíamos. Ahora es lo mismo.

¿Y cómo surgen unas colaboraciones así? La verdad es que chirrían si uno sólo se anquilosa en el Rock.
Ya, por eso digo que aunque no rocen el Rock algunos de ellos, para mí lo más importante es que al colaborar con nosotros, las canciones suenen distintas. ¿Y por qué no decirlo?, si alguno de sus seguidores nos escuchan a nosotros por ellos, ya son posibles compradores de nuestros discos y también posibles seguidores del Rock. Eso, quizás, haga que nuestra familia sea más grande cada vez. Aquí no miramos ni el color ni la condición de la gente. La de David fue casual, pues un día se pasó por el estudio y justamente estaba sonando ‘La última batalla’, le gustó y nos lo propuso. Nosotros encantados, claro. Además, es un gran artista en todas sus facetas. En cuanto a Fondo Flamenco; son artistas de Senador, igual que nosotros. Les pusieron los temas para que los escuchasen y dijeron que les gustaría poder cantar ‘Sevilla’ conmigo. Y ya ves, aquí están, igual que si nos lo hubiese propuesto Gilan.

Pero no deja de ser curioso que la vuelta al sonido de los 80 sea debido a la demanda de vuestro público… ‘Corazón herido’ y ‘Un nuevo sol’ suenan mucho a temas como ‘Tras el balcón’, aunque, lógicamente, la producción es distinta.
Eso es bueno si a ti te parecen que suenan a esa forma de hacer música porque realmente era lo que queríamos hacer. Nuestro público tiene que ver mucho en nuestras vidas y en nuestra existencia, no ahora, si no desde siempre. Somos así, nos gusta estar tan pendientes de ellos tanto en los conciertos, que somos los últimos en salir de los recintos. Nuestro lema es: “mientras un seguidor quiera una firma o una foto, nosotros estaremos aquí”. Y también es verdad que muchos de ellos nos venían demandando esta vuelta a nuestras raíces, a nuestros principios, a nuestros orígenes… pero claro, es verdad que la producción es distinta porque lo hemos producido nosotros y era así como queríamos que sonase. Si está mal, es culpa nuestra, y si esta bien… es que lo hemos conseguido.

Se habla de una referencia, también, a lo olvidado que está el Rock, en general, pero también el andaluz. Triana, Smash, Gong… fueron de la primera hornada de bandas de ese palo. Vosotros, sin embargo, pertenecéis a una segunda hornada. ¿Es mucha responsabilidad ser el único grupo que sobrevive a los años y que la gente relaciona con el Rock andaluz?
El Rock en este país siempre fue una música para minorías, cosa equivocada puesto que en los países más grandes del mundo es bien querido y remunerado, pero para todo… Spain is different, de ahí nuestra grandeza como país. Se te ha olvidado mencionar el pre-Flamenco que después vendría con Galaxia, pues pienso que de ellos salieron las máximas influencias para los que llegamos más tarde, incluidos todos los que has mencionado. Pero bueno, no somos el único aunque sí seguramente los mas escuchados. Somos un grupo más abierto y nuestra forma de componer abarca muchas influencias: desde lo árabe, lo Celta, el Heavy y el Flamenco, estamos siempre intentando sorprender. Ahora ha sido con el Rock andaluz más profundo, pero para el próximo disco no sabemos lo que haremos, aunque seguramente será muy distinto a “La memoria perdida”.

Y francamente, con ‘La última batalla’ se ha encontrado un equilibrio entre el regusto propio y lo “comercial”, entendiéndose como algo más accesible a un público más profano.
‘La última batalla’ está tal y como la compusimos. La verdad, no hemos buscado que sea más comercial ni menos, es lo que nos inspiró. Es una historia dolorosa donde sólo puedes cantar y tocar lo que sientes, pero su temática quizás sea lo que la hace comercial, siempre mirándola desde el prisma del dolor que muchas personas sienten por tantos y tantos familiares perdidos. Nosotros sólo hemos querido plasmar a esa persona que aún sabiendo que le queda un suspiro de vida, todavía tiene fuerzas para dar vida a todos los que están a su alrededor. El equilibrio creo que es la canción en si.

Por su lado, ‘Sevilla’, siendo single… ¿crees que condensa específicamente el bagaje de vuestro sonido junto con el aire actual? Es el single, así que algo tiene que representar…
‘Sevilla’ es la carta de presentación de “La memoria perdida”, y yo creo que de alguna forma representa lo que el comprador va a encontrar dentro del CD; canciones con sentimiento y compuestas con mucho cariño.

Por no decirte que ‘Al despertar’ podía ser una versión de Triana. La cadencia con la que cantas es similar a la de Julio de la Rosa, incluso tiene muchos guiños en su letra, como cuando dices eso de “cada vez que escucho a mi corazón, veo que te acercas como una ilusión”. Me recuerdan a ‘Una historia’ y a ‘Hijos del agobio’, más a ésta por la forma en la que está estructurada.
Te acercas mucho al decir que podía ser una versión de Triana, pero también a cualquier canción de nuestros principios o para generalizarlo más, es una canción de autentico Rock andaluz. De hecho, cuando la compusimos era un tema que yo quería dedicarle a la memoria de Jesús, de ahí esas frases escritas y la decadencia de la melodía. Pero si te soy sincero, a mí no me suena a las que tú nombras, con perdón.

¿Es posible que la portada de “La memoria perdida” tenga que ver con la de “Un encuentro” de Triana? En la de Triana son los ojos de un gato los que protagonizan la portada, pero en vuestra carátula son los ojos de una mujer los que aparecen.
Es posible, pero también a nuestro disco “Dónde está la luz”, y a muchas más. Para mí representa el tiempo grande del Rock andaluz, pero representa también a nuestra primera portada. Si la miras bien, cosa que estoy seguro que has hecho, verás detalles de muchas portadas. Es un excelente trabajo de Fernando Navarro (Nanderas), para mí una de las mejores de los últimos tiempos junto a la de “Origen y leyenda”, uno de nuestros últimos discos

Hablando de Triana, los teclados en “La memoria perdida” resurgen. Igual no iba a sonar muy actual, pero tanto para Triana como para vosotros, ese sonido del teclado era un sello inamovible. No obstante, ‘Libertad y luz’ sí lo tiene, como también el efecto de guitarra que te devuelve a los últimos 70 y primeros 80.
Yo puedo hablar de nosotros, pero no sé lo que para Triana significaban los teclados. Aunque pensándolo… como Jesús era el compositor de la mayoría de sus canciones, creo que él las pensaba así. Por nuestra parte, los teclados siempre han tenido más o menos presencia dependiendo de la canción. A veces un tema que compone Ventura tiene un registro más para teclados, y él es el primero que decide que sea así. Pero ya te digo, que depende mucho de la canción. ‘Libertad y luz’ tiene ese poder guitarrero que lo hace distinto a casi todos los del disco, pero es porque así se compuso. Es una canción importante en este trabajo, y el final de la canción te lleva a otros tiempos.

Aunque tiene que ser difícil para vosotros saber lo que queréis hacer, ¿no? Joder, poner de acuerdo a tantos seguidores… resulta francamente complicado, por no decirte imposible.
No, para nosotros no es difícil saber lo que queremos hacer, lo tenemos siempre bastante claro. Lo que queremos hacer es lo que hacemos, pero como dices, es difícil pensar que vamos a contentar a los seguidores que tenemos ya que cada uno nos ha ido conociendo en diferentes momentos y seguramente con distintas formas de hacer música. Pero creo que todos ellos ya nos conocen porque después de estar con nosotros ya se han familiarizado con toda nuestra discografía. Pero aún así… es difícil puesto que cada uno tiene distinta forma de entendernos, por eso es que nunca nos conformemos plenamente con todo lo que hacemos. Una vez terminado un disco, estamos pensando qué hacer para contentar a todos los que no les guste lo que hemos compuesto en lo anterior. De eso también se aprende y somos esponjas, pues nos gusta que nos critiquen por que así aprendemos. La crítica, cuando es de buena fe, es constructiva. Si siempre le gustásemos a todo el mundo, no seriamos músicos, seriamos sabios.

Se deja también un poco el sonido más Heavy que había en “Sin tiempo” o “XX”. Era de agradecer, la verdad, ya que os limitaba bastante. No sé si piensas lo mismo…
En este trabajo no entraba ese sonido. El que buscábamos es el que está. Pero ya te digo que el próximo seguramente será distinto y entonces veremos si nos limita o realmente lo superamos. Pocos productores han sacado el sonido que la banda queríamos, aunque a veces ha dado resultados.

También son 30 años en activo, cosa harto complicada de mantener. ¿Llega a ser algo ya pasajero o hay que hacer terapia de vez en cuando?
Hombre, no te voy a decir que todo son rosas en el camino, todo tiene sus ventajas y sus contras, pero estamos súper felices en este momento, tanto del tiempo transcurrido como del que estamos viviendo. Aún así, de vez en cuando, tienes que parar y pensar qué estás haciendo en lo musical y en lo personal. Son muchos éxitos y también algunos fracasos, pero de todo se aprende.

Además, ahora ya no están ni Manuel Reyes ni Charlie Rivera… ¿Cómo ha influido eso en el sonido?
Pues siéndote sincero… no ha influido en nada ya que ellos eran muy buenos músicos, pero no compusieron nunca ningún tema para Medina Azahara. Tampoco en el sonido, porque hasta que ellos grababan con nosotros, hemos tenido productores que no nos dejaban meter demasiado nuestras manos, y cuando nos poníamos cabezones en algo se cambiaba de momento, pero al día siguiente ya era otra vez lo mismo. Pero eso sí lo tenemos que reconocer, pues son grandes músicos, como todos y cada uno de los que han pasado por la banda.

De hecho, Manuel Reyes llevaba cerca de 23 años en la banda. Era un músico ya veterano. Tiene que ser incómodo tener que decirle adiós a un compañero después de tanto tiempo, me imagino.
Muy incomodo.

Supongo que sabrás que esto ha dado pie a especulaciones sobre ciertos problemas dentro del seno de la banda.
Sí, estoy enterado de casi todo, pero no nos importa porque todo son habladurías sin fundamento. La verdad sólo la sabemos todos nosotros, y al decir todos, me refiero a Manuel Martínez, Paco Ventura, Manuel Reyes, Manuel Ibáñez, Charlie Rivera y Manuel Escudero. Y por supuesto nuestra manager Carmen Lazcano. Sólo te puedo decir que fue por problemas personales que hacían la convivencia imposible, y tanto al componer como para convivir en un grupo, son cosas imprescindibles. Por eso nuestra respuesta a las habladurías son siempre las mismas. Ven a vernos en directo y verás qué ganas ponemos, que alegría tenemos y sobre todo como suena la banda ahora.

Y en su lugar entran Nacho Serrano y Juanjo Corbacho, componentes de La Luz. No parece que fuese una elección complicada…
No sumamente fácil, pero era lo que buscábamos: dos buenísimos músicos y mejores personas. Alegría, vida y buen rollo.

Lo “malo” es que el disco que estaba previsto de La Luz ha terminado por no salir. Incluso diría que “La memoria perdida” es ese primer disco de La Luz puesto que se decía que iba a regresar al sonido de raíces del Rock andaluz.
Yo diría lo “bueno”, y dices bien. Es el disco compuesto por los mismos compositores del 98% de las canciones de la banda. ¿Qué más da que fuesen para una cosa o para otra? Por lo demás, es lo que queríamos hacer. Y la verdad es que estamos muy contentos con el disco, creo que ha sido un acierto en todos los sentidos, aunque detrás queden heridas que con el tiempo espero, y deseo, que se curen.

Sin olvidarme de que iba a salir con Senador… cosa que no ha sucedido porque al final ha sido este disco de Medina Azahara el que ha terminado bajo este sello al acabarse el contrato con Avispa.
Nosotros somos sumamente respetuosos con las compañías “aunque a veces muchas no se lo merecen”, por eso decidimos pedir permiso a Avispa para hacer el disco con Senador con La Luz. Nosotros firmamos un año con Avispa y un disco, grabamos el directo y un disco de canciones inéditas que iban juntos. Ellos también lo sacaron por separado y después marcando el tiempo con cuatro temas mas inéditos, y encima han sacado otro recopilatorio al mismo tiempo que “La memoria perdida”. Creo que a un contrato de un año se le ha sacado buen provecho, pero mientras que existan coleccionistas de portadas se seguirán haciendo estas cosas. Pena me da porque son canciones que se repiten en disco tras disco recopilatorio, pero cada uno está en su derecho si la ley le ampara, por eso al tener firmado un contrato con Senador y terminar contrato con Avispa, decidimos sacar este trabajo con Senador. Es probar suerte con disco nuevo y compañía nueva. A ver qué tal va todo. Esperemos que bien, por ahora todo va correctamente.

Es más; La Luz nació durante la promoción de “La historia continúa” porque os queríais desligar, un poco, del sonido que estaba llevando Medina Azahara. Eso me lleva a pensar que Manuel y Charlie preferían seguir con el sonido que estaba llevando la banda y no volver a “las raíces”. Pero claro, son suposiciones mías… y no sé si están acertadas.
No, no es así exactamente. Sí que fue uno de los motivos, pero todo era debido al mal rollo que existía en el grupo. Por eso nació La Luz. Ha sido algo parecido a cuando yo y Pablo Rabadán hicimos un proyecto estando en Medina Azahara, el cuál se iba a llamar Córdoba. Teníamos casi todas las canciones compuestas y preparadas para grabarlas como Córdoba, pero cuando salió Miguel Galán del grupo decidimos que todo el proyecto de Córdoba fuese grabado por Medina Azahara. Por otro lado, tanto uno como otro, Reyes y Charlie, ya te digo que no participaban en la composición de los temas, por lo tanto, tampoco en el sonido. Es más; cuando escucharon los temas que teníamos grabados le gustaron mucho y dijeron que les encantaban para Medina Azahara.

En una entrevista reciente dijiste sobre el título del disco que va dirigido también “a quienes han perdido la memoria sobre algunos valores, amigos que ya no lo son”. No sé, pero blanco y en botella…
Sí, tú lo has vuelto a decir: blanco y en botella. Va a toda esa gente que se les va la bola y piensan que la vida son ellos y no les importa hacer daño, olvidándose que la vida es de todos. Pero también va dirigido a nuestra apuesta por volver a nuestros orígenes, haciendo ver que el Rock andaluz está vivo aunque no en la memoria de algunos.

Por otro lado, ‘Rumor’ era un tema que se quedó fuera de vuestro disco de versiones del 2007 [“Se abre la puerta”], mientras que el clásico ‘Busco’ se ha vuelto a grabar. ¿Cómo se han tratado los temas antiguos o descartados para terminar adaptándolos a lo que ahora se buscaba?
El caso de ‘Rumor’ es como tú lo dices, lo recuperamos para La Luz y lo tocamos mucho con La Luz. Viendo la respuesta del público, decidimos grabarla para “La memoria perdida”. Por su parte, ‘Busco’ nació en el ensayo. Un día decidimos improvisar y empezamos a tocar este tema. Íbamos tocándolo y haciendo cosas diferentes. Cuando terminamos, nos gustó cómo había quedado y lo grabamos. Ahora en los directos está arrasando. Ha quedado un tema duro pero lleno de sentimiento.

También me pregunto si teníais muchas canciones entre manos para “La memoria perdida” entre nuevas composiciones y revisiones.
No nos gusta hacer demasiadas canciones para un disco, sobre todo cuando vas viendo que lo que haces es lo que buscas. Es que tampoco nos gusta recuperar canciones que hicimos para otros trabajos. Por lo tanto, para “La memoria perdida” hicimos las que están en el disco.

Jesús de la Rosa decía en ‘Desnuda la mañana’ que “la vida llevo contra reloj. Parece que me siento ahogado. La duda me atormenta y el dolor de unos sueños separados”. ¿Medina Azahara tiene huecos para las prisas a contra-reloj a estas alturas? Vaya, que si hacéis música por el mero placer de hacerla o para surtiros de ambiciones futuras.
Las ambiciones futuras son las que buscas en tu alma y las que te hagan sentirte bien contigo mismo. Hacemos música porque es lo que nos llena y porque es nuestra forma de vida. Nosotros la llevamos “sin tiempo ni sitio” porque somos atemporales en nuestra música ya que no nos surtimos de modas y porque nuestra figura no va con los tiempos. Pero aún así vivimos y no vivimos de lo que nos gusta, que no es otra cosa que hacer música.


Texto: Carlos H. V·zquez.
Tags: ,
Si te gustó este artículo y te gustaría recibir todas nuestras actualizaciones en tu correo, puedes suscribirte. Mucha gente ya lo ha hecho!
Escribe tu email para recibir gratis las mejores noticias del mundo de la música a diario!

Dinos los qué opinas sobre todo esto!!

Si lo prefieres utiliza tu cuenta de Facebook para comentar en Musicópolis!!



Trackbacks

Si te ha gustado este artículo, quizás quieras enlazarlo desde tu blog. Aquí tienes el enlace.