Entrevista con Señor Mostaza – “Después de deambular oyendo a Bustamante o Juanes, mi cabeza empieza a pensar cosas muy raras”

Por , el 06 - 03 - 2012

Regustos algo sesenteras, juegos melódicos en los coros y los teclados evocadores conforman el contenido de “Podemos sonreír” (Hall of Fame Records, 2011), tercer LP de Señor Mostaza. Los de Valencia se apuntan otro tanto y no defraudan. Se encargan de que todos y cada uno de los once cortes de este álbum queden registrados, ya no solo en los decibelios que flotan en el aire, sino que además se quedaran enganchados en el subconsciente. Luis Prado habla para rememorar el año de este trabajo. Y no, Guille Mostaza (ELLOS) no tiene nada que ver con esta genial grupo.

Referente a Señor Mostaza empezó el año 2011 con “Podemos sonreír”, un disco que ha tenido muy buenos comentarios. No pinta nada mal, pero ¿cómo ha crecido este LP a lo largo del año?
Bueno, yo creo que la acogida ha sido estupenda. ¿Cómo ha crecido? No lo sé, supongo que lo importante es… que no haya decrecido. Hemos tenido que reeditar, lo cual siempre es buena señal.

La temática de “Podemos sonreír” (y el grueso de las canciones del grupo) viene a constituir una amalgama de referencias hacia el pasado vista por una generación que pasa la treintena y empieza a peinar canas. Ahí quedan: ‘Eurovisión 70 / Podemos sonreír’, ‘Epílogo’ o parte de la letra de ‘Bipolaridad’ para dejar constancia de ello. Con estas alusiones, ¿puede ser relativamente sencillo componer la letra de una canción en base a los recuerdos sin caer en la añoranza de la ñoñería o bien de la tristeza?
En realidad, yo intento hablar de cosas atemporales, de tipos de sensaciones, pero para ello, muchas veces he recurrido a nombres propios, a veces del pasado, a veces actuales… a veces haces un guiño al pasado que sabes que un montón de gente va a entender, y eso ayuda a la canción… Aparte, luego es cierto que los dos cortes al final del disco tienen como tema central el paso del tiempo. Y sí, es difícil que no haya un poso triste.

Pero sin embargo también se dejan caer apuntes irónicos y actuales. Dices que las letras se te ocurren cuando vas al Mercadona (por ejemplo), incluso le dedicas la letra de ‘Ojalá pudieras ser’ al hilo musical de tan conocido súper (sectario) mercado. Se me viene a la cabeza la imagen de un Luis Prado ataviado como ‘El Nota’ de “El Gran Lebowski” haciendo la compra mientras piensa en la letra de una futura canción…
Bueno, no se me ocurren todas, obviamente, pero es cierto que después de deambular oyendo a Bustamante o Juanes, mi cabeza empieza a pensar cosas muy raras y en ocasiones se convierte en el origen de unas cuantas frases que al final han acabado en canciones mías….

Aún guardando ápices de cierta añoranza, siempre reconoces que el disco anterior es mejor que el nuevo por presentar. Algo que, en cierta medida, se sale de los cánones promocionales y de la industria. Curioso para no querer mirar demasiado “el espejo retrovisor”.
Yo creo que es un ciclo normal… aparte de que crea que “Somos poco prácticos” es un disco increíble (lo cual tiene delito que lo diga yo). Muchas veces la promo de un disco nuevo te pilla en un momento en el que tú sólo ves los fallos, llevas semanas oyendo una mezcla, otra mezcla, intentando clavar el arreglo de una canción, y eso hace que estés pelín saturado… en cambio, de los anteriores ya sólo ves que están muy bien, no tienes ya esa percepción tan crítica

Siguiendo esa línea y aprovechando la serendipia… ‘No tocaremos para ti’ iba a ir en el disco anterior y además va dedicada a aquellas personas que ven la música como un negocio. ¿Vendría a explicar sin querer una declaración de intenciones?
O queriendo. Simplemente, a veces en el mundo de la música te da la impresión de que hay gente a la que lo último que le interesa en realidad, es la música, lo cual, es muy respetable. Simplemente, es la constatación de que no tocas para ellos.

Por el contrario, tal y como Señor Mostaza acostumbraba en entregas anteriores, no aparecen nombres de personajes a los que dar la pincelada irónica ¡y no sería por ganas! Aunque en esta época políticamente pesimista convendría sonreír de todos modos.
Bueno, ya te digo que tampoco es algo que haya que forzar, a veces te vienen a la cabeza nombres que van a ilustrar muy bien parte de la canción, y otras veces… y últimamente, los que se me ocurrían, no hacen sonreír en absoluto..

En definitiva, es siempre de agradecer que las canciones mantengan su propia personalidad sin por ello ser repetitivas. Para ello habéis añadido más instrumentos, como por ejemplo un piano Würlitzer, de modo que la identidad sonora tan característica se mantiene pero se enriquece.
Creo que parte de culpa la tuvo que en el momento de ir a grabar todavía no había piano en el estudio de Raya, así que me llevé mi piano digital para ir montando las canciones (luego ya grabamos los pianos al final de todo, con un piano de cola de verdad). Inconscientemente, me iba más hacia el Wurli, que me sonaba mucho más auténtico que mi piano digital. Por otro lado, también acabamos metiendo sonidos de arpa, de clavecín, el banjo de ‘Mañana hay concierto’…

Destaco también y de manera efusiva el sutil y más que elaborado juego de armonías vocales junto con los coros. Quizá sea la espina dorsal que recorre los once cortes del artefacto dotándole de una excelente atracción ¡Gran trabajo del grupo y en especial de Paco Tamarit!
¡Gracias! Ahí también entra un poco la economía de medios, muchas veces durante las canciones me vienen a la cabeza líneas que podría hacer una sección de cuerda, una orquesta… así que pienso: «bueno, ¡tenemos a Paco!» Lo tuvimos un día y medio plantado delante del micro haciendo coros.

Y sin olvidar la producción de Carlos Raya, experimentado en estas lides. ¿Hasta que punto se le puede considerar a un productor de confianza parte del grupo como puede ser vuestro caso?
Yo soy muy reacio a esas cosas del quinto Beatle o el sexto Stone, o el séptimo de caballería, pero está claro que hace funcionar los discos, nos da una perspectiva de nuestro propio trabajo, y nos ayuda en todo lo que puede sabiendo que hay que dejarnos hacer y a ver qué pasa. Eso sin contar toda la parte técnica, que es un curro enorme.

¿A pesar de ser un tipo algo nostálgico, dejas claro –de algún modo- que cualquier tiempo pasado no fue mejor?
¿Te digo la verdad? No tengo ni idea

Señor Mostaza pasarán por Barcelona:

Jueves 15 de marzo – Barcelona
Fnac El Triangle
Plaça Catalunya,4
19:00 h
Entrada libre

Jueves 15 de marzo – Sant Adrià de Besòs (Barcelona)
Bar Suau
C/Josep Royo, 23-25
21:00 h
Entrada Libre
Ciclo Concerts Suaus
(Concierto pianoacústico)

Viernes 23 de marzo – Barcelona
Sidecar
Plaça Reial,7
22:00 h
Pvp: 8 €
Telonero: Carlos Cros y los 400 golpes


Más información en:

Texto: Charly Hernández
Tags: ,
Si te gustó este artículo y te gustaría recibir todas nuestras actualizaciones en tu correo, puedes suscribirte. Mucha gente ya lo ha hecho!
Escribe tu email para recibir gratis las mejores noticias del mundo de la música a diario!

Dinos los qué opinas sobre todo esto!!

Si lo prefieres utiliza tu cuenta de Facebook para comentar en Musicópolis!!



Trackbacks

Si te ha gustado este artículo, quizás quieras enlazarlo desde tu blog. Aquí tienes el enlace.