HARD-ONS – Gruta 77, Madrid – 16/04/2009

Por , el 25 - 04 - 2009
Aumento de la frecuencia cardiaca, la respiración y la presión arterial. Incremento de la actividad, sensación de energía y confianza. Euforia, excitación, hostilidad y agresión. De haber sabido que los efectos de un bolo de los Hard-Ons resultan tan similares a los de la metanfetamina, es muy probable que el Ministerio de Sanidad hubiese intentado tomar cartas en el asunto e impedir una actuación como esta. Afortunadamente, nuestras autoridades sanitarias tienen cosas mejores que hacer (o no, vaya usted a saber) y estas tres bestias pardas australianas no tuvieron mayor problema para subirse al escenario del Gruta y descerrajarle al personal uno de esos conciertos que, a priori, uno no sabe muy bien por dónde va a tener que coger.
 
Hard-Ons
 
A tenor de lo expuesto en sus últimos lanzamientos discográficos y sus más recientes visitas, no resultaba demasiado descabellado vaticinar una auténtica lluvia de hachas, si bien la sangre no llegó finalmente a tan metálico río y la cosa se quedó en un par de algaradas death perpetradas a pleno pulmón por el bueno de Ray Ahn. A cambio, el trío se mantuvo durante el escaso tiempo que permaneció en escena subido a una voraz bola de ruido avasalladoramente hardcore, merced a unas formas ultraviolentas e hiperaceleradas que por momentos dificultaron sobremanera dilucidar si lo que estaban desgranando eran pelotazos de power pop en toda regla o auténticos sopapos punk de esos que cada día se ven y se oyen menos. No en vano, estamos hablando de una banda absolutamente imprevisible, capaz de arrimarle el hombro a Morbid Angel y a los Pixies no ya en el mismo disco, ¡sino en el mismo tema!, rebotando de un extremo a otro de una discografía hiperbólica e inabarcable (más de 65 referencias, ahí es nada) de la que esta vez tuvieron a bien rescatar pelotazos como “Sit Beside You”, “I Do, I Do, I Do”, “Rainning”, la infalible “Where Did She Come From” o “Sunny”, uno de esos temas que justifica por sí solo el precio del álbum que lo contiene y la entrada de cada bolo en el que la interpretan.
 
Hard-Ons
 
Por cierto: los efectos de la metanfetamina pueden llegar a durar unas doce horas. El concierto de los Hard-Ons apenas completó una, aunque es posible que las sacudidas cervicales remanentes y la búsqueda de las fugitivas vértebras perdidas te lleve las once restantes. O más.
 
 

Texto y fotos: Raúl Ranz
Si te gustó este artículo y te gustaría recibir todas nuestras actualizaciones en tu correo, puedes suscribirte. Mucha gente ya lo ha hecho!
Escribe tu email para recibir gratis las mejores noticias del mundo de la música a diario!

Dinos los qué opinas sobre todo esto!!

Si lo prefieres utiliza tu cuenta de Facebook para comentar en Musicópolis!!



Trackbacks

Si te ha gustado este artículo, quizás quieras enlazarlo desde tu blog. Aquí tienes el enlace.