Historias de vocalistas: Deserciones, despidos, controversias y trotamundos (Parte I). Bruce Dickinson

Por , el 07 - 09 - 2010

 


Dickinson-Halfordportada

 
Los cambios de personal en una banda de rock están estrechamente relacionados a su propia evolución. Los ejemplos son incontables y las causas suelen ser diversas aunque el tópico al que se recurre es el de las “diferencias musicales”. De entre todos los elementos que componen una banda de rock, posiblemente, en la gran mayoría de los casos, el vocalista sea una pieza básica en su engranaje. El resto de los integrantes puede tener mayor o menor trascendencia pero, la voz, suele dar en muchas ocasiones un toque muy característico a la banda, una identidad claramente reconocible.

 
 

Qué sería de Metallica sin el estilo de sílabas arrastradas que James Hetfield patentó hace años y que ha tenido multitud de imitadores; cómo hubiera sonado Pantera sin la agresividad de Phil Anselmo o, Motorhead sin el áspero registro de Lemmy.

 

A través de las historia, hemos podido comprobar asombrados cómo algunos “voceadores” que parecía iban a perpetuarse junto a sus compañeros decidieron buscarse la vida por su cuenta o, en determinadas coyunturas, obligados a seguir otros rumbos.

 

Es una decisión arriesgada que, generalmente, causa expectativa mediática, pero suele terminar en decepción. Hay casos de vocalistas muy influyentes en sus respectivas bandas que se lanzaron al estrellato por su cuenta y riesgo y terminaron estrellándose, o cuando menos, no lograron despertar en solitario el interés conseguido junto a su banda.

 

Por contra, algunos de aquellos cantantes que fueron expulsados por “incompatibilidad de caracteres” consiguieron un importante éxito en solitario. La renuncia o el despido, dependen de quien dé la versión pero, una cosa es cierta, la separación casi siempre está acompañada de declaraciones polémicas por ambas partes. Solo es necesario repasar la hemeroteca para encontrarlas; como aquella del batería Nicko McBrain: “Bruce nunca volverá a cantar con Iron Maiden, aunque nos pida perdón de rodillas”.

 


Dickinson-Halford

 

En esta serié de artículos vamos a hablar de esos vocalistas que quisieron probar otras alternativas y de los que se vieron forzados a hacerlo. También profundizaremos sobre sus sustitutos, así como de los vocalistas “trotamundos”, los inamovibles y los que abandonaron este mundo dejando al grupo en la estacada y con un futuro incierto.

 

De entre las diversas situaciones habidas, hemos escogido algunas de las más representativas, siendo conscientes de que el tema es tan extenso que abarcarlo todo es una tarea complicada.

 

En primer lugar hablaremos de los cantantes que habiendo alcanzado un amplio reconocimiento a nivel mundial con su grupo, tuvieron la necesidad de iniciar una carrera en solitario. Sin duda los casos más relevantes son los de Bruce Dickinson de Iron Maiden y Rob Halford de Judas Priest.

 

BRUCE DICKINSON

 

Nadie hubiera podido imaginarse a Iron Maiden sin Bruce Dickinson; pero el vocalista apostó por esta opción ante la absoluta conmoción de los seguidores de la banda británica. Después de 12 años (1981-1993), abandonaba a su “dama de hierro” para “flirtear” por otros caminos menos encorsetados en el estilo adquirido por su anterior banda.

 

Lo cierto es que el vitalista Bruce fue sintiendo la necesidad de hacer cosas nuevas, mientras se cansaba de los esquemas que Steve Harris dictaba para Iron Maiden. Tattooed Millonaire, su primer “desliz” en solitario, publicado en 1990 estando todavía con el grupo, pasó sin hacer “demasiado ruido”

 

Ayudado a la guitarra por Janick Gers, quien luego pasaría a formar parte de Iron Maiden, fue un trabajo excesivamente sobrio que acabó absorbido por el torbellino diabólico de Eddie y sus progenitores. A Bruce, no le quedó más remedio que “volver a acostarse” con la “doncella”, aunque la relación fue más bien “de hierro” que amorosa. Finalmente, un Bruce aburrido de su situación decidió dar el “do de pecho”, tiró por la borda un expediente casi sagrado y un futuro libre de apretujones económicos para dirigir su barco hacia rumbos desconocidos.

 


imgBruce_Dickinson1

 

Sin Gers en la guitarra y con la intención de romper totalmente con el pasado, publicó Balls To Picasso (1994), en el que Roy Z comenzó una colaboración que con el tiempo resultaría beneficiosa. Sin embargo el contenido del disco, demasiado intimista, no atrajo a muchos de sus antiguos fans, las ventas no fueron suficientes y la discográfica Epic le dio la “carta de libertad”. Para tratar de recuperarse, editó un doble CD en directo, Alive In Studio A, conteniendo temas de sus dos trabajos a modo de fin de etapa. No se puede decir que las cosas le fueran bien hasta ese momento. Por eso, en su siguiente grabación tuvo que “bajarse los pantalones” y reactivar parámetros más heavys, acercándose a su renegado pasado. Skunkworks (1996), con nuevo cambio de guitarrista (el escasamente conocido Alex Dickson), no contribuyó significativamente al despegue de su carrera como solista. Las oportunidades se terminaban y mientras su futuro no estaba muy claro, Iron Maiden, sin tener el éxito de otras épocas, había ya alcanzado el estatus de banda mítica y el reconocimiento como una de las más importantes de la historia.

 

Pero, el “amigo” Bruce no estaba dispuesto a desesperarse y realizó un nuevo intento para demostrar sus cualidades compositivas. Volvió a llamar a Roy Z, además de reclutar a su colega Adrian Smith, también alejado de “mamá Maiden” por aquellos años, y lanzó Accident Of Birth (1997), un álbum en el que apostaba por sus registros vocales más reconocidos, lo que, unido a unas canciones más inspiradas, le supuso un mayor reconocimiento por parte de crítica y seguidores. Un año después repitió fórmula con Roy y Adrian para publicar The Chemical Wedding (1998). Disco que, en cierta forma, tenía lazos subyacentes con su etapa en en el grupo. No es de extrañar que consiguiese llamar mucho más la atención que sus anteriores discos y que provocase la oportunidad de realizar una gira que incluso aterrizó en Brasil y de cuya estancia dejó testimonio el directo Scream For Me Brazil (1999), que contó con la misma formación de los dos últimos álbumes en estudio: Bruce, Roy, Adrian, Eddie Cassillas (bajo) y Dave Ingraham (batería).

 


Dickinson1

 

Ese mismo año, Bruce decidió que era momento de volver al redil y propuso su retorno a Iron Maiden, a lo que finalmente accedió Steve Harris, no sin antes celebrar una reunión con el resto de componentes (también se produjo la reincorporación de Adrian Smith). En definitiva, a Bruce se le perdonó su rebeldía y como es de dominio público, la situación derivó hacia una completa concordia. Tanto así que, incluso, el vocalista editó un nuevo álbum en solitario en 2005 junto al ya inseparable Roy Z, además de Ray Burke (bajo) y David Moreno (batería), Tyranny Of Souls, que resultó su obra más metálica, con un sonido moderno y compacto.

 

¿Logró Bruce Dickinson sus objetivos?, posiblemente sí, a nivel personal. Quiso experimentar cosas nuevas y lo consiguió. En el aspecto creativo habría que pactar un trayecto de altibajos, mientras que en lo que respecta al éxito comercial se quedó en un término medio que de ninguna manera alcanzó la popularidad adquirida con Iron Maiden.

 

¿Volvió sobre sus pasos para sentirse de nuevo como uno de los vocalistas más importantes del heavy metal?, ¿por haber satisfecho sus deseos? o, ¿por necesidad mutua? Son interrogantes que seguramente nunca se revelarán. Una cosa es cierta, su salida provocó un rencor que con el tiempo parece haber sido olvidado.

 

¿Se resintió Iron Maiden de la marcha de su cantante? Bastará mencionar que durante su ausencia los ingleses produjeron dos álbumes en 6 años, quizá los más oscuros de toda su trayectoria: The X Factor y Virtual XI, en los que bajaron su nivel de creatividad. Además de tener que amoldarse a un nuevo vocalista hay que añadir que su eclosión como banda se había producido en la década de los 80 y, en los 90, las ideas ya no eran tan frescas.

 

Próxima entrega: Rob Halford, Phil Anselmo…

 

POR LOCKY PEREZ
 

VIDEOS DE BRUCE DICKINSON

 
 

 
Si te gustó este artículo y te gustaría recibir todas nuestras actualizaciones en tu correo, puedes suscribirte. Mucha gente ya lo ha hecho!
Escribe tu email para recibir gratis las mejores noticias del mundo de la música a diario!

    1 comentario

Dinos los qué opinas sobre todo esto!!

Si lo prefieres utiliza tu cuenta de Facebook para comentar en Musicópolis!!



Trackbacks

Si te ha gustado este artículo, quizás quieras enlazarlo desde tu blog. Aquí tienes el enlace.