Historias de vocalistas (Parte V): Salidas conflictivas. Lou Gramm, Burton C. Bell, Udo Dirkschneider

Por , el 15 - 10 - 2010



Continuamos la serie de artículos dedicados a los vocalistas del heavy metal; de aquellos que quisieron probar otras alternativas y de los que se vieron forzados a hacerlo. Después de la anterior entrega dedicada a las conflictivas separaciones de Phil Anselmo, Max Cavalera y Michael Kiske de sus respectivos grupos, el turno es ahora para Lou Gramm (Foreigner), Burton C. Bell (Fear Factory), Udo Dirkschneider (Accept).

LOU GRAMM

En la década de los 70 Foreigner construyó una sólida carrera con la publicación de tres exitosos álbumes, Foreigner (77), Double Vision (78) y Head Games (79), bajo la batuta de sus dos líderes, el guitarrista británico Mick Jones y el cantante estadounidense Lou Gramm. La entrada en los años ochenta, con cierta reestructuración en el seno de la banda, corroboró su ascenso al estrellato internacional con la publicación de su cuarta grabación en 1981, titulada justamente 4. En esos momentos, todo eran elogios, ventas millonarias y disfrute de la gloria, no obstante la posterior intención de Lou de iniciar un proyecto paralelo en solitario dejaría a Foreigner sin una de sus principales características.

En 1984 publicaron Agent Provocateur, alcanzando el número 1 con la balada “I Want To Know What Love Is” pero, en el momento de afrontar un nuevo disco de Foreigner en 1987, Lou también estaba implicado en su debut en solitario. Las consecuencias fueron que el cantante colaboró lo justo en el sexto disco del grupo, Inside Information, mientras dedicaba la mayor parte del tiempo a su ópera prima, Ready Or Not, lanzada también en 1987, obteniendo excelentes críticas y un puesto en el número cinco de las listas con el tema “Midnight Blue”. Dos años después lanzaría un segundo disco, Long Hard Look.

Las diferencias entre Lou y Mick determinaron la salida del vocalista quien, envalentonado con su éxito en solitario dejó a Foreigner, como se suele decir, “en la estacada”. Jones, quedó “tocado” por la pérdida de una pieza tan importante y siempre ha reconocido que le “fastidió” mucho que Gramm los dejara en unos momentos en los que todavía tenía cosas que decir.




Tras su marcha, Lou emprendió una nueva aventura denominada Shadow King, pero al poco tiempo se disolvió dejando un álbum homónimo publicado en 1991. Mientras tanto, Foreigner lanzaba ese mismo año Inusual Heat con Johnny Edwards como vocalista. El disco no obtuvo demasiado éxito y, tras la salida de Rick Willis (bajo) y Dennis Elliot (batería), Jones se queda solo y con un futuro incierto.

En 1992, sorprendentemente, Jones y Gramm vuelven a reunirse para tratar de dar un nuevo impulso a Foreigner y en 1994 lanzan Mr. Moonlight, disco que pasó bastante desapercibido. Sin embargo, un problema adicional iba a cambiar el destino del grupo. Durante la gira de presentación de su nuevo disco, en 1995, Gramm se sintió indispuesto y le fue diagnosticado un tumor cerebral que lo apartó durante 3 años de la actividad artística.

Tras una lenta recuperación, Lou regresó a Foreigner en 1999, pero sin estar en aún en plenas facultades, con la voz cambiada y con lagunas en su memoria. Sin embargo, aguantó hasta 2004 año en el que decidió abandonar por continuas discrepancias con Mick.

Curiosamente, tras un tiempo de silencio, una vez más, ambos músicos coincidieron en 2009 en el lanzamiento de nuevos trabajos. Mick publicó con Foreigner, Can’t Show Down, mientras el cantante ponía en marcha la Lou Gramm Band con un disco de marcado acento religioso encuadrado en los parámetros del rock cristiano.

Después de escuchar las versiones de ambos protagonistas, se deduce que Lou Gramm, un tipo más “democrático” artísticamente hablando, se cansó de aguantar a un Mick Jones perfeccionista y controlador que no dejaba mucho espacio para la creatividad del resto de componentes. El resultado fue que Foreigner pasó de una primera etapa de triunfo absoluto a unos años erráticos y mediocres.

UDO DIRKSCHNEIDER

La salida de Udo Dirkschneider de Accept, estuvo sujeta a las circunstancias que rodearon a la formación alemana después de haber alcanzado el reconocimiento internacional con álbumes claves en la historia del heavy metal como Restless & Wild (1982), Balls To The Wall (1983) y Metal Heart (1985).

En 1986 la aparición de Russian Roulette, aunque mantenía ciertas premisas inherentes al sonido del grupo, se empezó a notar la influencia de un sonido “americanizado” debido al creciente interés del guitarrista Wolf Hoffman y el bajista Peter Baltes por Estados Unidos, al punto de pasar a residir largas temporadas en Norteamérica.

En un momento dado se decidió que Accept entrara en un receso temporal y, mientras tanto, Udo, quien ya había tanteado la posibilidad de comenzar su carrera en solitario debido a que no le gustaba la dirección musical que estaba tomando el grupo, pudiera publicar su primer disco, algo que llevó a cabo en 1987 con Animal House.




Mientras Udo encarrilaba su carrera de la mejor forma, sus colegas de Accept, después de un tiempo de silencio publicaron el primer álbum sin el vocalista original, Eat The Heat, para el cual contaron con David Reece como cantante. Durante la gira de presentación del disco, el batería Stefan Kaufmann tuvo que abandonar por problemas físicos y al final de la misma el grupo, nada convencido con las aptitudes de Reece, decidió separarse en 1989. Mientras tanto, Udo ya había lanzado su segundo álbum como solista, Mean Machine (1988), que consolidó su carrera al margen de Accept.

Tras varios años de silencio, tanto Udo como el resto de componentes de Accept acercaron posturas y la banda germana volvió a la actividad por un periodo de cuatros años en los cuales el vocalista de la voz rasgada grabó Objection Overruled (1993), Death Row (1994) y Predator (1996). Tiempo en el que su carrera particular quedó paralizada. No obstante, una vez más, la presión, el cansancio y las diferencias personales pudieron con el grupo y se disolvió tras una gira mundial.

A partir de aquí, Udo mantuvo una trayectoria coherente publicando discos de forma recurrente hasta afianzarse como una propuesta seria mientras Accept desaparecía de los primeros planos de la actualidad.




Algunos intentos posteriores tanteando una posible reunión con el vocalista acabaron con la negativa de Udo, mucho más cómodo en su faceta solista y sin motivación para aventurarse de nuevo con sus antiguos compañeros.

Ante la negativa de Udo, la vuelta de Accept después de su largo receso, se ha producido en 2010 con un nuevo vocalista, Mark Tornillo, que ha encajado bastante bien en Blood Of The Nations, disco que publicaron recientemente.

Udo, al parecer, ya no necesita de Accept, y ha preferido seguir su camino, evitando nuevos posibles desacuerdos.

BURTON C. BELL

El caso de Burton C. Bell y Fear Factory, tiene sus diferencias con respecto a otros comentados anteriormente. Si bien es cierto que esta historia comenzó con un enfrentamiento entre Burton y el guitarrista Dino Cazares, los acontecimientos han desembocado en un auténtico “culebrón” que ha terminado por implicar a toda la banda.

Tras erigirse en una de las formaciones vanguardistas en lo que respecta a mezclar el metal industrial con el death metal y editar tres competentes discos, Soul Of A New Machine (1992), Demanufacture (1995) y Obsolete (1998), el asunto explotó después del lanzamiento de Digimortal en 2002, momento en el que la convivencia entre Dino y Burton devino en imposible marchándose el vocalista y, poco después, disolviéndose la banda, al menos en apariencia. Sin embargo, en una jugada secreta, ante de finalizar ese mismo año, Burton reactivó la banda dejando de lado a Cazares, pasando el bajista Christian Olde Wolbers a hacerse cargo de la guitarra, mientras entrada Byron Stroud (Strapping Young Lad) para encargarse del bajo y Raymond Herrera continuaba fijo en el puesto de batería.




Esta formación grabó los discos Archetype (2004) y Transgression (2005), recogiendo diversidad de opiniones. Pero el inconformista Burton C Bell, no quedó nada contento con la nueva formación y realizó un segundo “amago” de disolución aunque, en realidad, fue otra maniobra del vocalista para dejar “fuera de juego” a Raymond y Christian y acercarse de nuevo a Dino y así “refundar” Fear Factory en 2009 con la incorporación del batería Gene Hoglan, mientras Stroud conservaba su puesto. Es así como este mismo 2010 esta formación publica Mechanize, mientras los dos componentes marginados, sin siquiera saberlo, se ven forzados a utilizar el material destinado a Fear Factory para una nueva formación denominada Arkaea.

Lo irónico del asunto es que tanto Raymond como Christian siguen siendo miembros de Fear Factory legalmente, lo que ha motivado que en diversas oportunidades Dino y Burton hayan tenido que suspender actuaciones bajo el nombre de Fear Factory al haber sido demandados por su “colegas”. Y la historia aún no ha acabado.

Próxima entrega: Joey Belladona, Paul DiAnno, Tarja Turunen…

 

POR LOCKY PEREZ
 
Si te gustó este artículo y te gustaría recibir todas nuestras actualizaciones en tu correo, puedes suscribirte. Mucha gente ya lo ha hecho!
Escribe tu email para recibir gratis las mejores noticias del mundo de la música a diario!

Dinos los qué opinas sobre todo esto!!

Si lo prefieres utiliza tu cuenta de Facebook para comentar en Musicópolis!!



Trackbacks

Si te ha gustado este artículo, quizás quieras enlazarlo desde tu blog. Aquí tienes el enlace.