Karma To Burn + Year Long Disaster (Apolo 2 Barcelona 21-07-2010). Estampida de riffs mastodónticos

Por , el 23 - 07 - 2010

 


Daniel-William1

 

FECHA: 21-07-2010
CIUDAD: Barcelona
LUGAR: Sala Apolo 2
GRUPO: Karma To Burn
DURACION: 65 minutos
INVITADO: Year Long Disaster (30 m.)
PROMOTORA: Funhouse

 

Peculiar gira la que realizan en conjunto Year Long Disaster y Karma To Burn. Peculiar porque son dos bandas distintas con los mismos componentes, un dos por uno que, en realidad, no es tan así porque, bajo el primer nombre tocaron media hora y con el segundo lo hicieron durante 65 minutos, lo que hace un total de algo más de hora y media.

 

Pero, lo cierto, es que fue un tiempo bien aprovechado ya que, ante la algo más de media entrada de público que se citó en la sala Apolo 2 de Barcelona, los protagonistas ofrecieron una consistente actuación, sobre todo en lo que respecta a Karma To Burn. Y no es que Year Long Disaster estuvieran bajos de forma (imposible tratándose de los mismos músicos), sino que, como si se tratara de unos teloneros cualquiera, cumplieron con su papel a rajatabla además de dejar el protagonismo a su “alma mater”, Daniel Davies (hijo de Dave Davies de los legendarios Kinks). De hecho, Daniel ejecutó los dos primeros temas solo en el escenario durante los 10 primeros minutos, con guitarra en mano, luego sus colegas William Mecum (guitarra), Rich Mullins (bajo) y Rob Oswald (batería) le acompañaron hasta el final de una actuación en la que, si no me equivoco, sonaron temas de su último álbum, Black Magic All Mysteries Reveleaded, como, “Love Like Blood” y “Show Me Your Teeth”, junto con canciones antiguas como “Pel Qualche Dollaro In Piu”.

 

La salida del grupo del escenario dejó a los aficionados un tanto descolocados, muchos de los cuales no entendían lo que pasaba. El propio Rich Mullins tuvo que realizar gestos trabquilizadores, asegurando que volverían a salir…

 

William Mecum

William Mecum

 

KARMA TO BURN

 

Mismo escenario, mismos músicos… nuevo nombre, distinta actitud. Transformados en Karma To Burn, los músicos salieron al escenario con energías renovadas tras un cuarto de hora de descanso, sobre todo, William Mecum, quien había tenido una actitud bastante pasiva bajo la forma de Year Long Disaster cediendo espacio a Daniel Davies, y ahora se mostraba mucho más activo. Incluso, al mismo Daniel se le veía más “entonado” en la “piel” de Karma To Burn.

 

Fuera como fuere, arrancaron con tres composiciones que levantaron el inmediato entusiasmo de los asistentes y que, como es habitual en casi todos los títulos del grupo, correspondían a un número: “Nineteen”, “Thirty Six” y “Fourty Two”; las dos primeras del álbum Almost Heathen y la tercera de su más reciente grabación Appalachian Incantation.

 

Acto seguido el concierto se convirtió en una auténtica estampida de riffs mastodónticos, guitarras corrosivas y ritmos hipnóticos que esparcieron su compacta densidad sobre le local creando una atmósfera electrizante. Aquello se convirtió en la sabana africana donde rugidos, aullidos y mugidos, presagiaban la repentina aparición en el escenario de una manada de elefantes o la frenética irrupción el mismísimo rinoceronte de Jumanji.

 


bateria1

 

La pareja Daniel/William, hombro con hombro, se despachaba a gusto con las seis cuerdas impregnando el escenario de una sobredosis de saturación sonora, mientras la actitud vitalista de Rich y Rob conformaba el cuadro perfecto para acometer una serie de temas repartidos entre sus cuatro álbumes, con menor representación para su debut homónimo de 1997.

 

Con tanto predomino de las partes instrumentales (recordemos que la mayoría de temas de Karma To Burn no son cantados), Daniel tuvo que esforzarse muy mucho para que su voz pudiera emerger de semejante estrépito, siendo, sin duda, la parte más perjudicada en sus escasas apariciones (entre ellas “Waiting On The Western World”), ya que, al menos en las primeras filas, era prácticamente imposible escuchar su voz, tal como quedó refrendado en el imprevisto bis con el que regalaron a sus entusiasmados seguidores, nada menos que “Never Say Die” de Black Sabbath.

 

Fue una actuación directa y “a por la faena”, nada de desperdiciar el tiempo en charlas inútiles, un par de agradecimientos y fuera tonterías. Karma To Burn salieron a repartir decibelios además de clavar riffs aplastantes en el corazón los fans y punto.

 

CRONICA Y FOTOS POR LOCKY PEREZ
 


Daniel-William2

 
Si te gustó este artículo y te gustaría recibir todas nuestras actualizaciones en tu correo, puedes suscribirte. Mucha gente ya lo ha hecho!
Escribe tu email para recibir gratis las mejores noticias del mundo de la música a diario!

Dinos los qué opinas sobre todo esto!!

Si lo prefieres utiliza tu cuenta de Facebook para comentar en Musicópolis!!



Trackbacks

Si te ha gustado este artículo, quizás quieras enlazarlo desde tu blog. Aquí tienes el enlace.