Kelis – Flesh Tone

Por , el 04 - 06 - 2010

KELIS-flesh-tone-cover

A pesar de contar con todas las papeletas para convertirse en otra diva r&b más, la ex-mujer de Nas siempre tuvo un poquito de outsider. No se encontraba del todo cómoda en el falso glamour de sus compañeras de profesión, y prefería pintarse el pelo de colores, gritar como una loca (no en el sentido de Mariah) y mandarte a la mierda a la primera de cambio. Quizás por ello nunca caló demasiado en el país de la hamburguesa (su segundo trabajo ni se publicó), contando con un público más fiel en Gran Bretaña. Y eso que The Neptunes la respaldaban con sus, para la época, revolucionarias producciones. Cuatros discos, dos de ellos muy destacables, especialmente el Tasty (que contenía ese bombazo que fue y es “Milkshake”) y después un recopilatorio que cerró su época urban/r&b. Tras un largo descanso toca la reinvención.

Parece que ya no le importa un comino triunfar en Estados Unidos o no, por lo que se nos ha plantado con un disco 100% dance, sabiendo que es un género que no cuaja demasiado en su tierra. Pero que nadie piense en un Confessions o un Fever, porque Flesh Tone casi podría formar parte de una compilación de Máxima FM. No os asustéis, con bastante más de estilo y una producción más sofisticada. Lo que tenemos es un álbum en el cual no hay cabida para baladas o medios tiempos, donde todos los temas cuentan con unas bases contundentes destinadas a destrozar nuestros pies sobre la pista de baile. Kelis habla de lo típico en estos casos: diversión, amor, sexo. La novedad radica en contarnos (a ritmo machacón, of course) la experiencia de ser madre y lo que le ha supuesto. Nada demasiado profundo, eso sí.

dyue0m

Switch, Boyz Noize o David Guetta no se colgarán medallas por su trabajo en la producción, pero cumplen con eficacia su cometido, y si bien las melodías no resultan tan exhuberantes como en su pasado urban, el disco finalmente acaba enganchando. A destacar, me quedaría con “Intro”, que a pesar del nombre se puede considerar como una canción más (muy Justice, por cierto); “Acapella”, con un Guetta por encima de la media de sus producciones normalmente anodinas; “Scream” y “Home”, con subidones evidentes pero efectivos; y “Song for the baby”, con aires a Ultra Nate y demás house noventero. Los interludes, a diferencia de otras ocasiones, no molestan en absoluto, e incluso en algún caso (el quinto especialmente) dan ganas de que se convirtiesen en un tema completo. Concluyendo, Flesh Tone es un trabajo directo y ligero, al que tampoco se le puede exigir más de lo que pretende, una experiencia absolutamente dance.

VALORACIÓN: 6

Artista: Kelis
Álbum: Flesh Tone
Discográfica: Universal
País: EEUU
Año: 2010
Más información: spotify


dyorch
Si te gustó este artículo y te gustaría recibir todas nuestras actualizaciones en tu correo, puedes suscribirte. Mucha gente ya lo ha hecho!
Escribe tu email para recibir gratis las mejores noticias del mundo de la música a diario!

Dinos los qué opinas sobre todo esto!!

Si lo prefieres utiliza tu cuenta de Facebook para comentar en Musicópolis!!



Trackbacks

Si te ha gustado este artículo, quizás quieras enlazarlo desde tu blog. Aquí tienes el enlace.