Kissin’ Dynamite: Addicted To Metal

Por , el 10 - 06 - 2010

 


Kissin Dinamite portada

 
¿Quién dijo que el heavy metal ya no producía combos que valieran la pena? La muestra de que dicho estilo nunca muere sino que mantiene un paulatino reciclaje en el que se involucran nuevas generaciones la encontramos en los alemanes Kissin’ Dynamite, una formación cuyas influencias proceden de diferentes frentes aunque con un denominador común: el heavy metal puro, totalmente limpio de etiquetas adicionales.

 

En las canciones de su segundo álbum Addicted To Metal, encontramos numerosas referencias vinculantes a un puñado de bandas clásicas. Sin embargo, tienen la precaución de aprovecharlas con un criterio creativo muy hábil, de tal forma que logran alejarse de la copia insustancial para transmitir credibilidad.

 

Su abanico de canciones abarca desde los perfiles de riffs potentes hasta las armonías pegadizas, es decir desde Judas Priest hasta Def Leppard.

 

Con estos antecedentes, no es extraño que en el impactante inicio “Addicted To Metal”, en el que colabora Udo Dirkschneider, reconozcamos el toque épico de Manowar, algo que volveremos a descubrir al final del disco con “Metal Nation”.

 

Guitarras consistentes y melodías de fácil asimilación contienen canciones como “Run For You Life”, con unos coros muy propios de sus compatriotas Scorpions, de quienes también son deudores en “Love Me Hate Me”, con un solo vibrante y el bajo creando ambiente de fondo; así como en la pegadiza “Hysteria”, canción que cuenta con guitarras rítmicas al estilo de los mencionados Judas Priest y en el que aparece uno de los imaginativos solos neoclásicos; los otros los encontramos en “All Against All” y en “In The Name Of The Iron Fist”, donde aparece el espíritu de otros famosos compatriotas, Accept, reconocible además en la adictiva “Supersonic Killer”.

 


Kissin Dinamite2010A

 

Asimismo, rescatan a los olvidados Damn Yankees con una versión más rockera de “High Enough” y, por supuesto, no podía faltar la balada al uso, “Why Can’t You Hear Me”, para colocar la inevitable nota sentimental. Y si queremos armonías sugestivas en un entorno accesible “We Want More”, es el tema preciso.

 

Aún reconociendo sus lazos con las bandas nombradas, Kissin’ Dynamite tienen a su favor algunos puntos que acentúan sus particularidades; composiciones versátiles que aportan variedad al disco; un cantante, Hannes Braun, con un registro personal de abundante potencia; dos guitarristas de sobrados recursos, Ande Braun y Jim Miller, además de una sección rítmica precisa y contundente, con el batería Andreas Schnitzer utilizando más los tiempos marcados que los dobles bombos recurrentes y el bajista Steffen Haile aprovechando los huecos con efectividad.

 

En conclusión, un álbum de heavy metal del siglo XXI facturado por una banda joven que aprovecha el pasado para proyectarse al futuro con inventiva.

 

CALIFICACION: 8,75/10

 

GRUPO: Kissin’ Dynamite
TITULO: Addicted To Metal
DISCOGRAFICA: AFM Records
AÑO: 2010
PAIS: Alemania

 

CRITICA REALIZADA POR LOCKY PEREZ
 
 
 
Si te gustó este artículo y te gustaría recibir todas nuestras actualizaciones en tu correo, puedes suscribirte. Mucha gente ya lo ha hecho!
Escribe tu email para recibir gratis las mejores noticias del mundo de la música a diario!

Dinos los qué opinas sobre todo esto!!

Si lo prefieres utiliza tu cuenta de Facebook para comentar en Musicópolis!!



Trackbacks

Si te ha gustado este artículo, quizás quieras enlazarlo desde tu blog. Aquí tienes el enlace.