Lighting Bolt – Earthly Delights

Por , el 30 - 09 - 2009

 

Si metieras en una batidora la velocidad del hardcore, la suciedad del metal extremo, la locura rítmica del drum’n’bass y las estructuras improvisadas del jazz más experimental, te estarías acercando a la receta del sonido de Lighting Bolt. Pero todavía no estaría completa. Faltaría aderezarla con máscaras del todo a cien, mascotas de dibujos animados infantiles y villanos de videojuego de 8 bits. Entonces habría que apretar el interrumptor, y lo que de ahí saliera habría que pasarlo por el colador para desechar el líquido sobrante y que sólo quedara el grumo. Y ahí tendríamos el verdadero sabor de este “Earthly Delights”.

 

Y es que, dado lo peculiar de la propuesta de este grupo, es importante poner en situación a aquellos que nunca hayan escuchado a este dúo de Providence (curiosamente, una localidad a la que los maestros del ruido Sonic Youth dedicaron un instrumental que bien nos recuerda a los pasajes más relajados de este disco). Lighting Bolt se valen de una formación de bajo y batería; podría parecer poca cosa, pero es que aquí prima el menos es más. Y, como en las olimpiadas, aquí siguen el lema de “más alto y más fuerte”, al que ellos añaden un “más rápido“. El bajo suena al límite de la saturación, y la batería suena como si la tocara una bestia de seis brazos. El dúo se esmera en explorar dónde están los límites del ruido… y también los límites de la paciencia de los oyentes.
Y es que el resultado final es un sonido cochambroso, casi maquetero, en el que entre las montañas de distorsión, zumbidos y acoples todavía resuenan los ecos de más sonidos ininteligibles.

 

El asunto es que en todo esto no hay trampa ni cartón. Lo que se escucha en sus discos es un fiel reflejo de lo que el dúo hace en directo. Y los que les vimos en su gira del 2008 o en el último Primavera Sound todavía estamos recuperándonos del impacto… pero creo que este no es el momento de hablar de aquello.

 

Bueno, a lo que íbamos… ¿qué encontramos en “Earthly Delights”? Pues el grupo repite esta fórmula, que es la que ha venido utilizando hasta la fecha, y en más concretamente repite bastantes esquemas de lo que ya encontramos en su disco anterior, aquella bofetada sónica que era “Hypermagic Mountain” (2005). Una vez más nos ofrecen barbaridades como “Sound Guardians” o fantasías infantiles como “Rain On Lake I’m Swimming In”. ¿Quiere decir esto que el grupo ha agotado su fórmula y que este album solo interesará a los recién llegados al universo de paranoia del grupo? En absoluto. Si logramos sobreponernos al impacto inicial de este ciclón auditivo descubriremos giros novedosos que harán que queramos volver a poner el disco una y otra vez. Ahí tenemos el sutil crescendo de “Colossus”, la especie de rock mongol que es “The Sublime Freak” –donde llegan a recordarme a ¡Ulan Bator Trio!- o el guiño country en “Funny Farm”.

 

Pero, como digo, para llegar a esto antes habría que superar ese shock inicial. Y es que a los amantes de las producciones limpias, los sonidos claros y el rock clásico este disco les espantará. Pero a los que les guste el ruido y los desafíos sonoros seguramente se encuentren ante uno de los grandes acontecimientos del 2009.

 

Artista: Lighting Bolt
Título: Earthly Delights
País: Estados Unidos
Año: 2009
Discográfica: Load Records
Más información:
http://laserbeast.com
http://www.myspace.com/laserbeast

 

 

Carlos Caneda Fernández
Si te gustó este artículo y te gustaría recibir todas nuestras actualizaciones en tu correo, puedes suscribirte. Mucha gente ya lo ha hecho!
Escribe tu email para recibir gratis las mejores noticias del mundo de la música a diario!

Dinos los qué opinas sobre todo esto!!

Si lo prefieres utiliza tu cuenta de Facebook para comentar en Musicópolis!!



Trackbacks

Si te ha gustado este artículo, quizás quieras enlazarlo desde tu blog. Aquí tienes el enlace.