Megadeth: Th1rt3en

Por , el 14 - 12 - 2011



El álbum número 13 de Megadeth, podría definirse con una sola palabra, “raro”. Dave Mustaine parece haber querido resumir la trayectoria del grupo precisamente en el regreso al estudio del que fuera su mano derecha hasta la publicación de The Worlds Needs A Hero en 2001, el bajista David Ellefson. Aunque en el fondo, después de su paulatina recuperación con United Abominations (2007) y Endgame (2009), Th1rt3en “huele” a final de etapa y a entrega de compromiso para una discográfica con la que no está excesivamente contento.

Para nadie es un secreto que el álbum, además de los temas nuevos, reúne alguna canción ya editada anteriormente y otras que en su momento fueron solo esbozos y que ahora han sido completadas para Th1rt3en. Con todo, la “grandeza” de Megadeth radica en que, a pesar de entregar un álbum “reciclado” sigue teniendo la capacidad de facturar composiciones más que aceptables, unas mejor logradas que otras, pero que, en conjunto, conforman un álbum atractivo aunque no supere sus últimas obras.

De esta forma, Th1rt3en, nos ofrece la oportunidad de reencontrarnos con los perfiles reconocidos a lo largo de la carrera de Megadeth con algunos momentos que recordarán a sus primeros tiempos “ochenteros”, otros a su etapa más exitosa con Rust In Peace y Countdown To Extinction y algún acercamiento a su periodo más mediocre finalizando la década de los noventa. También se debe mencionar la producción de Johnny K que, en algunos casos, adolece de contundencia y claridad con respecto a la más perfeccionada de Andy Sneap en su anterior trabajo.

El disco se abre con “Sudden Death”, pieza que fue grabada en su momento para el videojuego Guitar Hero, con un esquema bastante clásico donde destacan los diversos solos de Chris Broderick, la contundencia rítmica y el recortado riff de Mustaine, además de un estribillo que le da un toque accesible. Le sigue “Public Enemy Nº 1”, tema que ya presentarán en directo y que sigue unas pautas muy habituales en Megadeth, directo en su dinámica, accesible en su estructura y con la acostumbrada vocalización de Dave.

En “Whose Life (Is It Anyways?”, mezclan trazos punks con partes más cercanas al heavy que al thrash, destacando el excelente trabajo solista de Chris pero con una producción discreta que la resta eficacia. “We The People”, con letra de connotaciones políticas acerca de Estados Unidos, no destaca mayormente, mostrando a unos Megadeth menos agresivos y con un pequeño inciso instrumental de referencias orientales. “Guns Drugs & Money”, que trata sobre los narcotraficantes mexicanos, con final de mariachis incluido, tampoco resulta demasiado convincente por convencional.

Por suerte, con “Never Dead”, también compuesta con anterioridad para un videojuego, el nivel de calidad recobra sus virtudes con vertiginosos riffs, solos determinantes y una batería en la que, ¡por fin!, la producción le da el sonido adecuado al pobre de Shawn Drover, el mismo que podemos comprobar en el siguiente corte, “New World Order”, perteneciente a la época de Countdown To Extinction y que, por lo tanto, contiene interesantes huellas de aquella etapa. Los momentos más inspirados continúan con “Fast Lane”, de ritmo marcado y funcional con sus aristas de guitarras cortantes y una batería convulsiva, además de un cambio de ritmo que puede recordar a “Wake Up Dead”.

“Black Swan”, es otro tema conocido ya que fue entregado a los seguidores del grupo que solicitaron United Abominations con antelación. No destaca demasiado, cuenta con una estructura sencilla, un buen aporte solista y un sonido de batería muy limpio, el mismo que encontramos en “Wrecker”, que sigue las mismas premisas que el anterior.

“Millennium Of The Blind”, también rescatada de unas maquetas antiguas, marca un contraste total, con su entorno melodramático y oscuro en clave de balada, con la voz de Mustaine acaparando protagonismo; interesante pero sin acabar de convencer. En su momento fue descartado del Youthanasia. Algo oscuro también resulta “Deadly Nightshade”, donde se nota una mejoría en la producción que deja apreciar de forma categórica tanto la pegada de la batería como la respiración del bajo, así como resaltar la sonoridad de las guitarras. Cuenta con unos pasajes enredados que le otorgan un plus de novedad sobre los típicos ritmos.

Mustaine despide el disco con el tema título a modo de repaso intimista haciendo una recopilación de su vida personal, con guitarras acústicas y su voz en primer plano e instrumentación “in crescendo”.

En definitiva, un disco con altibajos que, seguramente, representará un punto y aparte en la carrera de Megadeth. Puede tomarse como una especie de rarezas para completar su discografía con canciones resolutivas mezcladas con otras menos favorecidas, pero con el espíritu de la banda presente en todo momento.

CALIFICACION: 7,75/10

GRUPO: Megadeth
TITULO: Th1rt3en
DISCOGRAFICA: Roadrunner
AÑO: 2011
PAIS: Estados Unidos

 

CRITICA REALIZADA POR LOCKY PEREZ
 
 
 

Tags: , , ,
Si te gustó este artículo y te gustaría recibir todas nuestras actualizaciones en tu correo, puedes suscribirte. Mucha gente ya lo ha hecho!
Escribe tu email para recibir gratis las mejores noticias del mundo de la música a diario!

    21 comentarios

  • Mike dice:

    álbum “reciclado”??? Th1rt3en “raro”???………….. qué mierda es esta????

Dinos los qué opinas sobre todo esto!!

Si lo prefieres utiliza tu cuenta de Facebook para comentar en Musicópolis!!



Trackbacks

Si te ha gustado este artículo, quizás quieras enlazarlo desde tu blog. Aquí tienes el enlace.