Metallica: Los álbumes malditos (III y final) – St. Anger

Por , el 22 - 07 - 2011



Con Kill’ Em All, fue la revolución y la rebeldía, en Ride The Lightning perfeccionaron una nueva manera de entender el metal, llegó Master Of Puppets y se convirtió en una obra maestra. …And Justice For All, ratificó su exitosa fórmula y con el Black Album alcanzaron un masivo triunfo y el reconocimiento mundial como la banda de metal más importante de la historia. Después, sorprendieron a la mayoría de sus seguidores con la edición de Load, el primero de los tres “álbumes malditos” que salpicaron su intachable carrera y al que siguieron Reload y St. Anger, convirtiéndose en su período más polémico, del cual trata esta serie de artículos.

ST. ANGER

Tras haber dedicado la primera y segunda parte de esta serie a Load y Re-Load, la tercera y última está dedicada a St. Anger, posiblemente, el trabajo menos acertado de toda la discografía de Metallica, aunque Lars Ullrich no lo viese así en unas declaraciones que en su momento publicó la revista Classic Rock. “Algunas personas piensan que es nuestro peor álbum, pero yo no lo creo. A mi modo de ver, no puedo ordenarlos de mejor a peor. Ese tipo de simplicidad no existe para mí”, comentó Lars, añadiendo que… “Para mí, St. Anger fue un experimento aislado. De vez en cuando nos ha dado por hacer cosas jodidamente fuera de los límites”.

Lo cierto es que, en el fondo, se adivina como si fuese una venganza contra todos sus detractores por las críticas recibidas al publicar Load y Re-Load. Es como si hubiesen dicho “¿quereis crudeza?… pues ahí va”. El problema es que el cambio resultó demasiado abrupto como para pasar desapercibido.

El estado anímico del grupo tampoco era el mejor para afrontar nuevos retos; a los “palos” recibidos por sus dos anteriores trabajos se añadía un mal rollo entre los componentes. Poco antes de comenzar la grabación de St. Anger Jason Newsted decidió dejar Metallica cansado de ser un simple comparsa sin apenas poder de decisión en las composiciones. Esta circunstancia obligó a tomar la resolución de que el productor Bob Rock se hiciera cargo de las partes de bajo. Posteriormente, una vez metidos en el estudio, las sesiones debieron suspenderse durante un tiempo para que James Hetfield iniciase un tratamiento de desintoxicación por problemas de alcoholismo y otras adicciones. Debido al ambiente enrarecido y a los enfrentamientos entre los componentes del grupo, se contrató al psicólogo Phil Towle para tratar de calmar los ánimos. Además, se acordó filmar el proceso de grabación a modo de un making of pero acabó transformándose en un extenso documental que fue publicado utilizando para el nombre uno de los temas del disco, Some Kind Of Monster, y reflejaba la comprometida situación por la que estaba pasando la banda. De hecho la mayoría de las letras del disco reflejan esta circunstancia.




La decisión estaba tomada, los componentes de Metallica querían reflejar musicalmente su estado anímico personal y optaron por la crudeza total, sin aditivos de producción que adulterasen el explícito contexto. En su última colaboración, Bob Rock se limitó a registrar la realidad e, influenciado por los requerimientos de James, Lars y Kirk, apenas pulió las grabaciones, dando como resultado un disco de sonido primigenio, despojado de cualquier tecnicismo, como si se tratase de un grupo que comienza su carrera tocando en un garaje, la diferencia radica en que se trataba de una banda de relevancia mundial y eso, obviamente, tuvo sus consecuencias de cara a su público ya algo receloso por el rumbo que había tomado su carrera.

Las principales características de St. Anger, además de la aspereza que transmite, es la ausencia total de solos y el nefasto sonido de la batería, capricho de Lars. Del lado positivo hay que dejar constancia de que James Hetfield, a pesar de poder trabajar solamente unas pocas horas al día debido a su convalecencia de la rehabilitación, supo dotar a su voz del habitual carisma.

La portada del disco, sin ser espectacular, reflejaba con objetividad la furia que el oyente se iba a encontrar en el interior. Además, adelantándose a lo que luego se ha vuelto una costumbre, se incluía un DVD con todas las canciones tocadas en vivo en una especie de local de ensayo y ya con la incorporación de Robert Trujillo al bajo.

EL CONTENIDO

Uno no puede dejar de pensar en cómo hubiera sonado St. Anger con la producción adecuada pero es especular inútilmente. El disco es lo que es y su contenido no se puede cambiar, a no ser que dentro de una década se les ocurra regrabarlo; no serían los primeros en hacerlo.




Y… a pesar de todo lo negativo que uno pueda encontrar, las canciones siguen teniendo ese “feeling” que solo Metallica sabe imprimir. “Frantic” es el primer impacto, totalmente erosivo pero con James extrayendo un excelente rendimiento a su registro vocal apoyado por unos cambios de ritmo que aportan variedad junto a unos riffs corrosivos. A pesar de la hueca sonoridad de algunas partes de batería Lars se muestra contundente y extrae una impensable vitalidad a un instrumento técnicamente limitado a propósito. Los datos anteriores se pueden aplicar a “St. Anger”, pieza cortada bajo los mismos patrones, con sus pequeñas diferencias.

“Some Kind Of Monster”, es un tema con mucha instrumentación, riffs profundos y con Lars esforzándose en las partes de batería, combinado las sonoridades “tipo lata” con otras de mayor consistencia, las mismas características encontramos en “Dirty Windows”, aunque aquí introducen una sugestiva variación que corta el ritmo para dejar que James “juegue” con su voz.

El siguiente tema “Invisible Kid”, aporta los momentos, digamos, menos brutos. James vuelve a exhibir su capacidad para cambiar de registro y los riffs no son tan agobiantes; inevitablemente la batería sigue su “particular guerra”.

Por su parte, “My World” resulta de lo más interesante del álbum, con una dinámica que tiene gancho a pesar de estar impregnada de la rudeza imperante basada en una estructura de riffs vigorosos y cambiantes, voces atractivas y convincentes y una batería que mantiene su incordiante presencia.




Según algunas opiniones, se ha querido ver un acercamiento al nu metal en “Shoot Me Again”, yo no lo veo claro. Más allá de alguna frase de James y ciertos toques de batería, es un corte que sigue las normas establecidas en St. Anger. Por su parte “Sweet Amber” contiene un atractivo riff que dentro del adecuado contexto se le podría haber sacado más rendimiento

Al llegar al tramo final, “The Unnamed Feeling”, a pesar de ser uno de los singles, muestra ya una repetición de esquemas que transmite monotonía. Algo más vitalista resulta “Purify” pero, a estas alturas, ya cansa la recurrencia de la batería y la crudeza desnuda y extrema y es que, al igual que en Load y Re-Load, no tuvieron reparo en alargar excesivamente la duración total de un disco que no destaca precisamente por su capacidad para atrapar de principio a fin.

Cuando llega el momento de “All Within My Hands” uno ya no tiene la capacidad de razonar objetivamente porque ha sido aplastado por una sucesión de riffs mimetizados, baterías antiestéticas y ritmos primitivos.

Quuizá, como dijo Lars, no todo se puede calificar como mejor o peor, no todo es blanco o negro, pero lo cierto es que St. Anger circula por una brumosa atmósfera de nubes grises de la que es difícil descubrir los pocos destellos de brillantez que contiene. Hay que tomarlo como lo que es, un experimento que pudo fluir de otra manera pero que se deja escuchar si dejamos de lado los prejuicios. Quizá quisieron retomar los momentos intensos de Kill ‘Em All pero la jugada no terminó de salirles del todo bien.

No deja de ser curioso que, después de todo el revuelo que supuso la aparición del disco, fuesen premiados con un Grammy en la categoría de mejor actuación de metal por el videoclip de “St. Anger”.

Las opiniones de los críticos estuvieron divididas; para unos fue un gran álbum mientras que para otros resultó “infumable”. Los aficionados fueron más drásticos, un buen número se sintió defraudado y también les acusaron de vendidos.

A pesar de lo que diga Lars, en una hipotética lista de los álbumes de Metallica, St. Anger ocuparía el último lugar.




FICHA TECNICA

TITULO: St. Anger
AÑO: 2003
DISCOGRAFICA: Elektra Records
GRABACION: HQ Studios de San Rafael (California)
PRODUCCION: Bob Rock
DURACION: 75,01 minutos
LISTA DE TEMAS: “Frantic”, “St. Anger”, “Some Kind Of Monster”, “Dirty Window”, “Invisible Kid”, “My World”, “Shoot Me Again”, “Sweet Amber”, “The Unnamed Feeling”, “Purify”, “All Within My Hands”
SINGLES: “St. Anger”, “Frantic”, “The Unnamed Feeling”, “Some Kind Of Monster”

 

POR LOCKY PEREZ
 
 

Tags: ,
Si te gustó este artículo y te gustaría recibir todas nuestras actualizaciones en tu correo, puedes suscribirte. Mucha gente ya lo ha hecho!
Escribe tu email para recibir gratis las mejores noticias del mundo de la música a diario!

    4 comentarios

  • edinson dice:

    I love st. anger so what!! xD muy bueno como siempre gran reseña

  • stargazer dice:

    ya no se puede cambiar lo que esta hecho, Metallica a pesar de los tropiesos con los albumes de Load, Reload, St. Anger, Death Magnetic y personas como yo que nos atrevemos a nombrar el Black Album, afortunadamente vive de sus primeros trabajos y eso le alcanza para ser nada mas y nada menos que ‘la banda de Metal mas influyente de la historia’

    Lo pongo entre comillas porque no deveria ser asi, es como la lista de los mejores vocalistas de la historia en la que Axl Rose aparece como el mejor…
    acaso no se dan cuenta que el tipo se termino hace ya años, el que siga intentando hacer algo no demuestra nada, tienen que ver toda la carrera del artista y no solo una parte, apoco supera Freddy Mercury o a Ronnie James Dio???

    Iron Maiden jamas ha defraudado con ningun album, a los que no les gusta Iron Maiden con Blaze Bayley o Paul Di’Anno es porque son fanaticos de Bruce Dickinson y no de Iron Maiden, esta banda si deveria ser nombrada ‘la banda de Metal mas influyende de la historia’ porque enrealidad lo es!!!

  • Mino dice:

    Metallica es Metallica, dejemos de una vez de reprocharles cosas y disfutemos de los grandes trabajos que hizo esta banda alrededor de toda su historia. No podemos hablar de defraudar! Esto no tiene reglas. Se puede experimentar, y tanto Hetfield, como los otros tres o cuatro (si tomamos a Jason) son humanos, y tienen naturaleza para errar. Escuchemos LA MUSICA y no hablemos sin pensar. Aguante Metallica!

  • luis dice:

    Metallica a mi criterio es la mejor banda de metal que ha existido, pero como todas la bandas tienen derecho a experimentar, debe ser cansado y monotono siempre tocar lo mismo, nosotros como fans [o al menos yo] me canso de escuchar Master of Puppets y escucho St. Anger… y es que tambien nos acostumbramos a escuchar al Metallica pesado y rapido, les aseguro que si Load y Re-Load se les hubiera a ocurrido a AC/DC seria un disco alabado por el simple hecho de que AC/DC siempre ha sido una banda de hard rock, mismo caso con Megadeth y su disco Risk, un disco con mas tintes de Hard Rock que de Thrash Metal pero asi mismo es un gran disco musicalmente aunque estemos acostumbrados a escuchar otro tipo de musica con Megadeth… en resumen, creo que todo fan debe aprender mas sobre musica o sea, una cultura general y no caer en la monotonia a la que nos llegamos a acostumbrar

Dinos los qué opinas sobre todo esto!!

Si lo prefieres utiliza tu cuenta de Facebook para comentar en Musicópolis!!



Trackbacks

Si te ha gustado este artículo, quizás quieras enlazarlo desde tu blog. Aquí tienes el enlace.