O Sister! en el Teatro Alameda (Sevilla, 26/05/2012)

Por , el 30 - 05 - 2012

 

Con su nuevo disco Shout, Sister! recién editado a la formación sevillana le tocaba hacer una presentación por todo lo alto y el lugar elegido para la ocasión no podía ser mejor: el teatro Alameda, bien situado, con buena acústica y con mejor visibilidad. Un excelente lugar para desplegar una cuidada escenografía y disfrutar de unas de las bandas más interesantes y elegantes que podemos ver en la actualidad.

La actuación dio comienzo con el tema que da título al nuevo disco, el clásico St. Louis Blues y What Was The Human Thing To Do? En esos primeros minutos los vimos un tanto apagados y estáticos, quizá por los nervios y la preocupación porque todo saliera como debía. Pero al poco, y gracias los ocurrentes chascarrillos de Helena Amado, el ambiente se fue destensando y la banda comenzó a disfrutar cada vez más de las canciones. Habitualmente Marcos Padilla suele estar en su lugar, excelente en su cometido, pero sin interactuar demasiado con el público, siendo Paula y Helena quienes hacen las labores de animar y quienes suelen copar todas las miradas debido a sus maneras y gestos que aportan una teatralidad maravillosa a su interpretación. En esta ocasión, y sin desmerecer el encomiable trabajo de Paula, lo cierto es que fue Helena quien en todo momento estuvo muy pendiente del ritmo de la actuación y consiguió sacarnos unas cuantas sonrisas a base de bromas hacia el técnico de sonido o el pianista invitado.

Una tras otra fueron llegando casi todas las canciones de sus dos trabajos: Roll On, Mississippi, Roll On, Everybody Loves My Baby y Sentimental Gentleman From Georgia, entre otras. Pero, para la que vendría a continuación, la señorita Amado y los hermanos Padilla bajaron para sentarse en los escalones que daban acceso al escenario. Era el turno de uno de los temas más conocidos, Dream A Little Dream Of Me, que interpretaron acompañados tan sólo de un ukelele y sin ningún tipo de microfonía. La elección fue sumamente acertada, porque con una canción así, consiguieron crear un momento especial de recogimiento del que seguramente gran parte del público disfrutó con un pellizco en el estómago. Entre los halagos de las primeras filas bajaban los demás miembros de la banda para sentarse y, de nuevo sin microfonía, interpretar la bellísima Rainy Days, que sonó excepcional. Como curiosidad, Pablo Cabra acabó usando el paraguas que sostenía Paula como elemento percusivo, que sorprendentemente sonaba y se adecuaba a la canción tremendamente bien.

Después de un cambio de vestuario y una mejora sustancial en la iluminación con respecto a la primera parte del concierto, O Sister! continuó con temas como 42nd Street, Shuffle Off To Buffalo, Puttin’ On The Ritz, Going Home y un final enorme con It Don’t Mean A Thing (If It Ain’t Got That Swing) y Crazy People, con divertido baile incluido. En esa recta final muchos niños se adueñaron de las primeras filas para bailar, lo que provocó que gran parte del público se animara también a disfrutar del concierto como se merece. Porque si algo negativo podemos decir del evento es la desacertada decisión de mantener los asientos en el teatro para el concierto de una gente que precisamente reivindica el sentido lúdico y popular de los inicios jazz. Aquella noche era para bailar y disfrutar, y no para estar sentados.

Como contrapunto a este desacierto de organización hay que mencionar que tuvimos la oportunidad de contar en esta ocasión con la presencia del violinista Miguel Romero y el pianista Ángel Andrés Muñoz que aportaron con sus instrumentos y buen hacer una dimensión más completa al sonido de O Sister! Aunque si tenéis oportunidad de verlos, lo cierto es que funcionan igualmente bien con su formación básica, porque desde luego y aún teniendo presente la calidad de sus grabaciones, donde realmente vamos a disfrutar de ellos es en directo.

Lo que nos traen O Sister! no es ni mucho menos un revival de esos que cada cierto tiempo se ponen de moda, sino que nos muestran un pedazo de historia de unos años en los que el jazz aún no era considerado una música culta, porque en aquellos tiempos del swing y el stomp esos ritmos eran saboreados por todo tipo de gente y condición y, sobre todo, bailados.

 

Más fotos del concierto en el blog del fotógrafo Cristo Ramírez y en el facebook de O Sister!

 



Tags: ,
Si te gustó este artículo y te gustaría recibir todas nuestras actualizaciones en tu correo, puedes suscribirte. Mucha gente ya lo ha hecho!
Escribe tu email para recibir gratis las mejores noticias del mundo de la música a diario!

Dinos los qué opinas sobre todo esto!!

Si lo prefieres utiliza tu cuenta de Facebook para comentar en Musicópolis!!



Trackbacks

Si te ha gustado este artículo, quizás quieras enlazarlo desde tu blog. Aquí tienes el enlace.