Regreso a los sonidos del pasado I: Heavy metal 80’s, la nueva generación (Parte 1)

Por , el 18 - 01 - 2012



En esta serie de artículos vamos a presentar a algunas bandas que han encontrado su principal motivación para hacer música husmeando en lo añejo, desempolvando texturas con la intención de darles un nuevo brillo. Un auténtico regreso a los sonidos del pasado.

No cabe duda de que los estilos musicales se rigen por ciclos, a veces forzados por las propias compañías discográficas, que suelen aprovechar el éxito de un grupo y estilo determinado para salir “a la caza” de productos similares o, en ocasiones, por espontánea aparición de bandas que encajan en determinados parámetros.

Lo cierto es que en la actualidad, además de la infinidad de variaciones estilísticas que forman el panorama del rock, existe el interés de ciertos músicos por recuperar sonidos del pasado y revitalizarlos con una nueva puesta en escena manteniendo la esencia primigenia. En ocasiones, se aprovecha la tecnología actual para dar mayor refinamiento a las composiciones, aunque también hay quienes prefieren ser lo más fieles posible a las características originales.

En la primera entrega nos centraremos en las formaciones que se adscriben en lo que en la década de los ochenta se denominó New Wave Of British Heavy Metal (NWOBHM), con Iron Maiden, Saxon y los primeros Def Leppard como ejemplos más representativos sin olvidarnos de Judas Priest quienes fueron unos auténticos adelantados, y cuya influencia abarcó otros países de los cuales también surgieron grupos representativos como los alemanes Accept.

Los grupos aquí presentados, obviamente, no son los únicos pero todos tienen vínculos, en mayor o menor medida con la NWOBHM. Se ha tratado de recopilar los de mayor afinidad, teniendo en cuenta también una trayectoria iniciada con la llegada del nuevo milenio, con alguna excepción inevitable como los suecos Wolf, quienes comenzaron su trayectoria en 1995 aunque su álbum debut homónimo no apareció hasta el 2000.

Esta entrega sobre la nueva ola del heavy metal está compuesta de dos partes, la primera que aquí entregamos, centrada totalmente en las bandas procedentes de Suecia, país donde parece germinar con mayor profusión el estilo y, una segunda con formaciones del resto del mundo, incluida una pequeña cuota española; en total, un Top Ten de lo más específico.

WOLF

Al tratarse de los más veteranos de los que hablaremos aquí, tiene cierta lógica comenzar por Wolf, grupo sueco originario de Orebro, a quien, por otra parte, se le puede dar cierto crédito a la hora de mencionarlo como uno de los primeros en redescubrir los perfiles de la NWOBHM.

El principal responsable del proyecto es el vocalista y guitarrista Niklas Stalvind, en la actualidad único componente sobreviviente desde la creación de Wolf. A su lado, están Anders G. Modd (bajo), desde 2007 y Richard A. Holmgren (batería) desde 2008, a quienes se sumó en el transcurso de 2011 el guitarrista Simon Johansson, aún inédito en lo que respecta a la discografía ya que en su hasta ahora último álbum Legion Of Bastards (2011), aún tocó Johannes “Axeman” Losbäck en lo que representó su tercera y última contribución.




Sus trabajos iniciales, Wolf (2000) y Black Wings (2002) están directamente influenciados por Iron Maiden con arquetipos tan diáfanos como “The Parasite”, “The Voyage”, “243” o “Night Stalker”, con la diferencia de la voz, en una sintonía distinta a la de Bruce Dickinson pero muy efectiva a la hora de valorar su armonización con las partes instrumentales. En determinadas composiciones también recordaban a los Mercyful Fate de King Diamond, tal como se pudo volver a comprobar en su nuevo disco Evil Star (2004) y en piezas como la que le daban título. Su capacidad para llevar a su terreno canciones procedentes de otros estilos les permitió salir airosos de tres versiones incluidas, “(Don’t Fear) The Reaper” (Blue Oyster Cult), “Die By The Sword” (Slayer) y “I’m Not Afraid Of Life” (Ramones), al igual que en sus anteriores discos habían probado suerte con “A Dangerous Meeting” (Mercyful Fate) y la casi irreconocible “The Sentinel” (Judas Priest).

Su siguiente paso los liga a Century Media debutando en 2006 con The Black Flame, grabación que marca un cierto distanciamiento de las primeras producciones realizadas por Peter Tagtgren. En parte, se pierde la esencia añeja “ochentera” para abrazar sonoridades más tecnificadas y robustas, dejando por el camino el feeling que impregnaban las composiciones pero sin perder totalmente su identidad primaria. Lo mismo se puede decir de su siguiente trabajo, Ravenous, publicado en 2009, en el que se detecta una mayor personalidad en las canciones en detrimento con respecto a su afinidad con al NWOBHM, notándose, además, una dinámica más marcada y menos acelerada.

Legion Of Bastards, aparecido en abril de 2011, ratificó su postura centrada en el heavy metal, manteniendo el espíritu de los ochenta con Judas Priest y Accept como ejemplos imperecederos, fácilmente descifrable al escuchar piezas como “Vicious Companions”, “Skull Crusher” o “Full Monn Possession”, entre otras. El disco también dejaba constancia de una capacidad creativa lo suficientemente importante como para distanciarse de las copias baratas para exhibir su propia personalidad.

RAM

Ram, surgidos en Gotemburgo en 1999, también optaron por apuntarse a la escena tradicional del heavy metal debido a que su principal ideólogo, el guitarrista Harry Granroth, estaba desencantado de cómo había transcurrido la década de los noventa para el estilo, algo con lo que estaban de acuerdo tanto el también guitarrista Daniel Johansson como el vocalista Oscar Carlquist. Una vez la formada la columna vertebral, Oscar recomendó al batería Morgan Pettersson y con la entrada de todo un experimentado bajista como Leif Larsson, el equipo quedó completado.




En 2003 crearon su propio sello y publicaron el EP Impacto Súbito que les proporcionó la suficiente popularidad como para seguir avanzando en sus siguientes objetivos, darse a conocer en directo actuando con grupos de reconocida trayectoria como Dark Tranquillity y Gamma Ray y, publicar un álbum completo, lo que consiguieron en 2005 poniéndole de nombre Force Entry y con unos perfiles que no dependían tanto de los vínculos con Iron Maiden, encajando más en la línea de Judas Priest. De todas formas, sus horizontes miraban más hacia delante que hacia el pasado, dejando evidente que se trataba de un combo de heavy metal con vínculos clásicos pero dotado de texturas más decantadas hacia la actualidad, como quedó demostrado en su siguiente álbum, Lightbringer, publicado en 2009, ya con un apoyo más relevante a cargo de AFM Records. Producido por Joan Reivén durante 10 duros meses de trabajo con la intención de marcar sus propias directrices. Sin embargo, se pueden notar las huellas de Kind Diamond, Manowar y Wasp, en determinadas composiciones. Que las cosas se hicieron bien lo demuestra el haber recogido excelentes críticas tanto en su país como en el extranjero

Para entonces, la ausencia de Leif Larsson había sido sustituida con la presencia de Erik Gustavsson, alias Tyrant, procedente de la banda sueca de black metal Nifelheim, quien ejerció de bajista de sesión hasta la entrada en 2010 de Tobias Petterson.

El 2012 verá aparecer un nuevo álbum de Ram, en esta oportunidad vinculados a Metal Blade Records y con el título de Death. “Defiant”, es el primer single de adelanto dado ya a conocer antes del lanzamiento el próximo 30 de enero, así como el videoclip de “Flame Of The Tyrants”, donde mantienen sus vínculos con el heavy metal de raíces “ochenteras”.

ENFORCER

Enforcer proceden de Arvika; su actividad comenzó en 2004, así que no poseen la trayectoria de los anteriores pero si un par de magníficos álbumes en los que confluyen referencias inconfundibles de Iron Maiden junto a dinámicas bastante aceleradas con lo que también se les puede vincular con el speed metal, siempre desde la perspectiva de los años ochenta como influencia principal.




Enforcer se formó alrededor del vocalista y guitarrista Olof Wikstrand, quien se encargó de componer íntegramente su álbum debut Into The Night, publicado en 2008. Completan la formación Jonas Wikstrand (batería), quien también se encargó del bajo durante un tiempo, al igual que el guitarrista Joseph Tholl, hasta que en 2008 Tobias Lindqvist se hizo cargo de las cuatro cuerdas. Adam Zaars (guitarrista), dejó el grupo en 2011, asumiendo su labor el propio Olof; finalmente, Jakob Ljungberg (batería) también formó parte de la banda en 2007, antes de que Enforcer publicara su primer disco.

Su vinculación con Earache Records supuso un paso decisivo en su evolución, con la discográfica británica publicaron en 2010 Diamonds, su segundo y hasta ahora último álbum, manteniendo los perfiles de su anterior trabajo aunque evitando caer en la excesiva reiteración de esquemas y aportando un sonido en el que resaltaba la crudeza de la batería y la presencia del bajo, así como efectivos desarrollos de guitarra, sin olvidar la peculiar voz de Olof, cuyo registro da a Enforcer una de sus peculiaridades.

KATANA

Más noveles son Katana, otra banda surgida en 2005 en la cantera inagotable que es Gotemburgo y que cuenta con tan solo un álbum en su haber, Heads Woll Roll, publicado en 2011 a través de Listenable Records, que ha logrado llamar poderosamente la atención por sus pegadizas armonías y estribillos encajados, como no, dentro de unos perfiles que recuerdan a Iron Maiden, banda que aparece como la fuente de inspiración de la mayoría de grupos reseñados aquí. Es necesario aclarar que Katana cuenta también con parámetros que evitan el mimetismo y le dan cierto aire renovador a sus composiciones.




En un principio la alineación estaba integrada por Dan Bäck (voz), Oscar Petersson (guitarra), Christian Börjesson (batería), Tobias Karlsson (guitarra) y Sussana Salminen (bajo), pero los dos últimos son los que han permanecido fijos hasta la actualidad, entrando en 2006 el vocalista Johan Bernspang, mientras que Patrik Essén (guitarra) y Anders Persson (batería), lo hicieron en 2008.

MEAN STREAK

Finalmente tenemos a la banda más joven de todas las aquí expuestas, Mean Streak, en activo desde 2006, comandada por el bajista Peter Anderson y el vocalista Andy LaGuerin, además de los guitarristas Patrick Gardberg y David Andersson, quien ha colaborado con Soilwork en tareas de apoyo en directo. El batería Jonas Kallsback completa la formación.

Debutaron en 2009 con Metal Slave, obteniendo muy buenas críticas de los medios especializados además de llamar la atención del propio Bruce Dickinson quien los tuvo en cuenta para su programa de la BBC.

Su propuesta no depende tan directamente de la NWOBHM, y aunque es indudable que cuenta con importantes influencias, su estilo deriva más hacia las coordinas del riff musculoso tipo Accept con algunos toques power y coros épicos.




En 2011 publicaron Declaration Of War, donde mantenían sus vínculos con Accept como se puede descubrir en piezas como, “In For The Kill” o “Sons Of Metal”, además de acercamientos a la banda de Ozzy Osbourne época Bark At The Moon en “The End Of The Moon”. Un disco donde Andy LeGuerin explotaba su camaleónico registro apostando por los tonos agudos y crudos en el tema que da título al disco o modelándolo de forma melódica en los momentos oportunos.

Lo cierto es que Declaration Of War, supuso un sonido más compacto y nivelado que se desmarcaba de forma eficaz de las típicas directrices del heavy metal tradicional, dejando evidente una posible evolución hacia nuevos horizontes en el futuro.

En la segunda parte: Cauldron, White Wizzard, Striker, Battle Beast y Steel Horse

 

POR LOCKY PEREZ
 

Tags: , , , ,
Si te gustó este artículo y te gustaría recibir todas nuestras actualizaciones en tu correo, puedes suscribirte. Mucha gente ya lo ha hecho!
Escribe tu email para recibir gratis las mejores noticias del mundo de la música a diario!

    10 comentarios

Dinos los qué opinas sobre todo esto!!

Si lo prefieres utiliza tu cuenta de Facebook para comentar en Musicópolis!!



Trackbacks

Si te ha gustado este artículo, quizás quieras enlazarlo desde tu blog. Aquí tienes el enlace.