Repasando la discografía de… Nick Cave & The Bad Seeds

Por , el 01 - 02 - 2013

 

Nick Cave es probablemente uno de los músicos más influyentes y aclamados de la música popular reciente. Aunque su carrera como músico comenzó en los años setenta y comienzos de los ochenta de la mano de bandas como The Boys Next Door y The Birthday Party, es a partir de 1983 cuando forma junto con Mick Harvey la banda que le traería fama y renombre: Nick Cave & The Bad Seeds.

El primer disco, sin embargo, curiosamente sólo llevaba impreso el nombre de The Bad Seeds en la contraportada, mientras que en la portada sólo leíamos Nick Cave y el título del disco, además del primer plano del propio Cave. A juzgar por aquella presentación todo indicaba que aquello el proyecto en solitario de aquel extravagante australiano, pero nada más lejos. A pesar de la ineludible presencia del señor Cave como alma mater de todo, sin las aportaciones de gente como Mick Harvey, Blixa Bargeld o Warren Ellis, por mencionar sólo unos pocos, probablemente nada hubiera sido igual.

Después de aquel sombrío primer trabajo, la banda se instala en Berlín y allí nacen los siguientes álbumes. Mientras a su alrededor proliferaban las bandas de pop y electrónicas Cave y The Bad Seeds fraguaron un disco como The First Born Is Dead, más cercano al blues y a los primeros años del rock que a su propio tiempo. Más tarde refinarán la fórmula, dando como resultado trabajos más logrados a nivel compositivo, pero lo que encontramos aquí es una banda aún en crecimiento, con una energía inusual y unas ganas de fabricar su propia personalidad que en aquel 1985 quedó plasmada a la perfección en este magnífico disco.

Kicking Against The Pricks es un disco de versiones, entre las que podemos encontrar temas de gente como John Lee Hooker, Lou Reed, Leadbelly o Roy Orbison, entre otros. Todas por supuesto desde la particular visión de Cave y sus Bad Seeds, que enfocan este trabajo desde ese tono oscuro, casi inquietante a veces, y cabaretero con el que conciben el blues y el folk. Your Funeral… My Trial, por su parte, es bastante menos lóbrego que su propio título. A pesar de mantener un tono sombrío y mortecino éste se envuelve en una capa de extraña ternura que le convierte en uno de los trabajos de la banda más imperecedero y cautivador.

En 1988 editan Tender Prey, un álbum que el propio Cave ha comentado que se grabó en uno de los momentos más complicados y descontrolados de su vida, probablemente relacionado con su adicción a la heroína. Tender Prey cierra una etapa de una forma absolutamente desoladora y temas como Watching Alice o Sunday’s Slave son buena prueba del ejercicio de trágico y monumental exorcismo que plantea en apenas cuarenta y cinco minutos.

En 1990 el señor Cave se muda a Brasil y allí graba The Good Son, un disco que deja gran parte de la violencia anterior atrás para enfrascarse en un nuevo camino, más luminoso y orquestado. Con Henry’s Dream parece que todo vuelve a una cierta normalidad y sin demasiado riesgo el álbum se muestra como una excelente colección de grandes canciones y pocos extremos. Y en esa misma línea llega también un par de años más tarde Let Love In, en 1994, en el que ni una sola de las nueve historias que nos cuenta tiene desperdicio. A caballo entre el humor negro del que ya habían hecho gala y la desesperación de muchos de los personajes, este disco se erige como uno de los más intensos a la par que accesible.

Murder Ballads pone en 1996 el punto más alto de popularidad hasta el momento, gracias especialmente a los temas Henry Lee, en el que colabora P.J. Harvey, y Where The Wild Roses Grown, con Kylie Minogue. Un trabajo mórbido y hasta excesivo en su retrato de asesinos famosos, especialmente en temas como O’Malley’s Bar y Stagger Lee.

Quizá como una pronta reacción al éxito, por otra parte hasta cierto punto previsible, del disco anterior, The Boatman’s Call es un trabajo más austero, en el que encontramos a un Cave refugiado en el piano para tratar esta vez el sentimiento de pérdida, la culpa, el arrepentimiento y la infinita tristeza del desamor. Todo ello desde una calma y un ambiente meditabundo.

Después de un breve parón y con un directo en el Royal Albert Hall de por medio aparece No More Shall We Part, un álbum quizá más reflexivo que otros, en el que Cave deja a un lado muchas de sus temáticas habituales para meterse de lleno en terrenos más espirituales. Después del irregular aunque exitoso Nocturama Blixa Bargeld abandona la banda y al poco se edita Abattoir Blues/The Lyre of Orpheus.

Mientras que Nocturama dejó a los aficionados algo fríos, el siguiente trabajo compensó bien aquello con un disco doble enormemente inspirado, para sorpresa de muchos teniendo en cuenta la marcha de Bargeld. Éste es uno de los mejores acercamientos a la temática religiosa de toda la carrera de la banda, especialmente por la excelente instrumentación que acompaña magníficamente a las letras.

Con gira, disco en directo, otro de rarezas y caras B y el nacimiento de Grinderman entre medias, se edita después de mucha espera Dig!!! Lazarus Dig!!!, que parece recuperar algo de la actitud de viejos y añorados tiempos. Ahora nos encontramos a pocos días del lanzamiento de un nuevo trabajo, del que ya hemos tenido la oportunidad de escuchar un adelanto y que augura un gran trabajo. Así que estamos a la espera…

 


Nick Cave & The Bad Seeds
[Crea tu propio canal de videos en Internet con MixTape – Musicopolis!]

 
Tags: ,
Si te gustó este artículo y te gustaría recibir todas nuestras actualizaciones en tu correo, puedes suscribirte. Mucha gente ya lo ha hecho!
Escribe tu email para recibir gratis las mejores noticias del mundo de la música a diario!

    7 comentarios

Dinos los qué opinas sobre todo esto!!

Si lo prefieres utiliza tu cuenta de Facebook para comentar en Musicópolis!!



Trackbacks

Si te ha gustado este artículo, quizás quieras enlazarlo desde tu blog. Aquí tienes el enlace.