Steve Hackett – ‘Beyond the Shrouded Horizon’ (2011)

Por , el 04 - 11 - 2011

Steve Hackett - 'Beyond the Shrouded Horizon' Parece que en este 2011, en lo que a rock progresivo se refiere, la magia ha vuelto o está a niveles de creatividad como hace años o décadas que no se recordaba. ‘Beyond The Shrouded Horizon’ de Steve Hackett llegaba con el halo de ser otro de esos ‘discos del año’, y en realidad, yo al menos no me bajo de ese carro. Pero aunque las comparaciones son odiosas, al final a este maravilloso álbum le falta un paso más para haber llegado al más alto escalón de esa élite de 2011. Aún así, chupeau por Steve, que se ha vuelto a marcar otro gran trabajo de gran nivel.

Y es que si algo tenemos claro todos es que Steve Hackett se ha ganado por derecho dejar de ser el ‘ex guitarrista de Genesis‘ para llegar incluso al extremo contrario: Genesis es la banda que una vez contó con Hackett. Y con Peter Gabriel, sí. Pero el caso es que ya este maravilloso compositor y amo de las 6 cuerdas hace mucho que dejó de ser algo más que un ex miembro de la mítica banda setentera que década tras década fue disolviéndose como un azucarillo.

Y ya centrándonos en el tema que nos trae, este ‘Beyond The Shrouded Horizon’, hay que decir que supera con creces al que ya fue un buen disco, el anterior ‘Out Of The Tunnel’s Mouth’ (2009), y que se une a los más de 20 álbumes de estudio de este genial guitarrista. Aunque no hay un solo estilo que represente a toda su música, se puede decir que es un disco que para nada incide en su vertiente más bucólica y atmosférica, con acústicas hipnotizantes. Su nuevo trabajo combina temas muy delicados, intimistas y tranquilos con otros más agresivos y realmente cercanos al metal. Entendiendo lo de acercarse al metal el hecho de endurecer el sonido de sus guitarras, que nadie se espere que ahora él y su grupo se desmelenen haciendo molinillos con su pelo.

De la discografía de Hackett opino que si bien hay una supremacía de la calidad y el gran gusto, nunca he terminado de entender que no acompañara a sus temas vocales con un cantante de calidad, ya que ni su voz ni la de sus músicos con los que colabora suelen tener grandes registros. Son correctos, cálidos en sus timbres de voz, pero de esta forma se destrozan canciones como ‘Looking For Fantasy’, una bucólica y sinfónica composición de gran belleza. Ahora ya es casi asociado a su música la voz femenina de una correcta Amanda Lehmann, si bien su aportación es más bien escasa. En este álbum canta en solitario ‘Waking To Life’, un tema muy popero de gran atractivo y pegadizo estribillo, y aporta su voz como secundaria en otras dos piezas: ‘Loch Lomond’ y ‘A Place Called Freedom’.

En general, vemos un disco muy marcado por esos intensos solos hirientes de Hackett, que te conquistan el corazón con su calidad y todo el candor que transmiten. En ocasiones hay mucho de los Camel de la era Latimer en su música, sobre todo por esas comentadas voces planas de registros muy pastosos, sin llegar a notas altas ni nada que se lo parezcan. En realidad son puros coros, a veces a 2 o 3 voces, con las aportaciones de su batería Gary O’Toole y del flautista John Hackett, hermano de Steve.

En cuanto a temas estelares, no es casualidad que las mejores sean instrumentales. Por ejemplo, la arabesca en su conjunto ‘The Phoenix Flown’ -lástima de duración de apenas 2 minutos-, o las bucólicas y renacentistas ‘Wanderlust’ y ‘Summer’s Breath’ -de un minuto de metraje-. La cosa aún mejora con la majestuosa ‘Prairie Angel’, una instrumental donde samples de teclados y la guitarra de Hackett logran una maravilla de tema, sobre todo con ese final insospechado de blues peleón y salvaje. Otra joya es la también arabesca ‘Two Faces Of Cairo’, que retrata genial las esencias musicales de Egipto. Parece que nos metiera Steve en pleno desfile faraónico. Impresionante trabajo sinfónico.

El resto de composiciones no van a la papelera por el hecho de tener partes vocales. Que quede claro. Pero en términos generales suelen estar por debajo de las instrumentales. El disco arranca con una no muy convincente ‘Loch Lomond’, si bien el atmosférico y misterioso comienzo nos lleva a un riff mágico que nos traslada al Edén. Por su parte, ‘Til These Eyes’ es una balada bucólica con un aceptable trabajo en la parte vocal, aunque sin excesos. Bella, sin pegas. La melodía principal es todo un lujo propio de música sinfónica, con una sección de cuerda de violonchelo, contrabajo, violín y viola sencillamente majestuosos. Y el mejor regalo para los nostálgicos de Genesis llega con ‘A Place Called Freedom’, que si bien en su parte central y estribillos nos llevan a músicas muy diferentes, los pasajes intermedios son de pura esencia genesiana. Poco a poco el tema progresa a una maravilla instrumental con un solo de infarto, muy al estilo David Gilmour: sinfonismo y sentimiento elevados a la enésima potencia.

En un escalón inferior están otros cortes como ‘Between The Sunset And The Coconut Palms’, que reitera mucho la vena bucólica de la música ‘hackettiana’ y con unas voces por momentos soporíferas. Se salva el tema con una preciosista parte final instruemental de música oriental y un posterior solo exquisito de violonchelo. Por su parte, la antes mencionada ‘Waking To Life’ incide en las melodías y ritmos orientales, con un acertado tono popero pegadizo al máximo. ‘Looking For Fantasy’, en cambio, que parece una canción de final triste de película lacrimógena, nos evoca unicornios, princesas e instrumentos de cuerda de época. Pero no, no convence como sus compañeras.

La sorpresa o joya escondida la deja para casi el final Hackett con la bluesera ‘Catwalk’, donde por cierto cuenta con invitados de lujo como el bajista de Yes, Chris Squire, y el célebre batería Simon Phillips (Toto, The Who, Judas Priest, Moore, Michael Schenker Group, etc…). Se nota la calidad. Ambos, juntos a un Hackett muy experimental y arriesgado, nos meten en una extraña canción de cierre, ‘Turn This Island Earth’, que tanto juega con sonidos extraplanetarios, como nos rescata momentos del disco, como nos mete homenajes a música clásica -se llega a oír un extracto de ‘El lago de los cisnes’, como nos devuelve al mundo real con un blues salvaje y con guitarras crudas de una enorme calidad. Suena más a jam session que a una composición estándar, pero es un broche perfecto a un disco que si bien no arriesga tanto como en esta última pieza, sí que vuelve a dejarnos lo mejor del ya mítico Don Steve Hackett, con mayúsculas.

Steve Hackett Artista: Steve Hackett
Disco: Beyond the Shrouded Horizon
Sello: Inside Out / EMI .
Fecha de publicación: 26 septiembre 2011

Listado de canciones:
1. Loch Lomond (6:49)
2. The Phoenix Flown (2:08)
3. Wanderlust (0:44)
4. Til These Eyes (2:41)
5. Prairie Angel (2:59)
6. A Place Called Freedom (5:57)
7. Between The Sunset And The Coconut Palms (3:18)
8. Waking To Life (4:50)
9. Two Faces Of Cairo (5:13)
10. Looking For Fantasy (4:33)
11. Summer’s Breath (1:12)
12. Catwalk (5:44)
13. Turn This Island Earth (11:51)

Duración total: 57’52′

Género: Rock progresivo

Web oficial: www.hackettsongs.com


Valoración: 8
Tags:
Si te gustó este artículo y te gustaría recibir todas nuestras actualizaciones en tu correo, puedes suscribirte. Mucha gente ya lo ha hecho!
Escribe tu email para recibir gratis las mejores noticias del mundo de la música a diario!

Dinos los qué opinas sobre todo esto!!

Si lo prefieres utiliza tu cuenta de Facebook para comentar en Musicópolis!!



Trackbacks

Si te ha gustado este artículo, quizás quieras enlazarlo desde tu blog. Aquí tienes el enlace.