Suffocation: Blood Oath

Por , el 18 - 08 - 2009

 

 
La vuelta de Suffocation a Relapse significó el retorno de un grupo clásico de metal extremo después de un largo periodo de silencio. Su apuesta en 2004 fue el álbum Souls To Deny, complementada con la reedición en 2005, del clásico Human Waste, originario del ya lejano 1991. Una vez aposentados de nuevo en la discográfica que los acogió en sus inicios y con la etiqueta de ser uno de sus valores más preciados, en 2006 entregaron un álbum de título homónimo donde su estilo mantenía las características habituales: energía arrolladora y abrumadora crudeza.

 

Dos años después sorprendieron al dejar el regazo materno y emprender una nueva aventura con Nuclear Blast, en busca de mayores horizontes por donde expander su virulenta propuesta.

 

Al primer retoño para su nueva casa de acogida le han puesto el enigmático nombre de Blood Oath, una grabación donde la formación, compuesta por los miembros originales, Franc Mullen (voz), Terrance Hobbs (guitarra) y Mike Smith (batería), además de los integrados posteriormente Guy Marchais (guitarra) y Derek Boyer (bajo), parece haberse consolidado plenamente.

 

Al igual que sucediera en el álbum predecesor, la irrefrenable velocidad de sus irreverentes comienzos ha sido modificada por unos ritmos más marcados y una prudente dosificación de la aceleración. Esto no quiere decir que sus esquemas eviten la agresividad implícita a lo largo de su carrera. Nada de eso, Suffocation mantienen las características que han marcado su trayectoria y que están asociados de forma indisoluble al death metal más abrupto con derivaciones de carácter tenebroso y ciertos vértices de acento grindcore.

 

De esta forma, Blood Oath es un nuevo descenso a los infiernos del extremismo sonoro, donde nos topamos con un puñado de composiciones de atmósfera opresiva y requiebros turbadores. Se trata de una grabación granítica, dominada por el habitual vozarrón de Mullen, robustos riffs y solos infecciosos de guitarra, además de una batería de gran consistencia que distingue una de las mayores diferencias con respecto al anterior álbum. Tampoco podemos dejar de destacar la resonancia del bajo en determinados momentos, como al inicio con el tema título o la entrada en “Provoking The Disturbed”.

 

Si en el predecesor disco ya se notaba que la actual tecnología incidía de una forma muy positiva en estos “deliriums tremens” de metal incandescente, aquí se ratifica el control de la técnica sobre el caos, dotándole de unos perfiles perfectamente audibles

 

No se puede destacar un tema por encima de otro, se trata de una colección de acordes coléricos y estrofas turbadoras. Es una grabación monolítica de vibrante tensión muscular que mantiene unas constantes vitales invariables, cuyo recorrido, saturado de corrosión y desenfreno, siempre nos conduce el death descarnado y rudo, aunque, interpretado con habilidad y maestría, además de estar elaborado con una calidad técnica de rabiosa actualidad inspirada por la lucided de Joe Cincotta (Infernal Bleeding, Criminal Element) en la producción y Zack Ohren (All Shall Perish, Decrepit Birth) en las mezclas.

 

CALIFICACION: 8

 

GRUPO: Suffocation
TITULO: Blood Oath
DISCOGRAFICA: Nuclear Blast/Pias
AÑO: 2009
PAIS: Estados Unidos

 

CRITICA REALIZADA POR LOCKY PEREZ
 

 
 
Si te gustó este artículo y te gustaría recibir todas nuestras actualizaciones en tu correo, puedes suscribirte. Mucha gente ya lo ha hecho!
Escribe tu email para recibir gratis las mejores noticias del mundo de la música a diario!

    5 comentarios

Dinos los qué opinas sobre todo esto!!

Si lo prefieres utiliza tu cuenta de Facebook para comentar en Musicópolis!!



Trackbacks

Si te ha gustado este artículo, quizás quieras enlazarlo desde tu blog. Aquí tienes el enlace.