The Human League – Circo Price, Madrid – 05/05/2011

Por , el 08 - 05 - 2011

 

The Human League es banda de un solo disco, hay que reconocerlo. Pero menudo disco. Infinitas publicaciones no se cansan en alzar Dare como uno de los mejores discos de la historia. Toda una oda al electro-pop que revolucionó el género y del que esperábamos varios representantes en el concierto de Madrid en el Circo Price. La excusa era en realidad la presentación de su nuevo disco de la banda titulado Credo, una regulera demostración de que aún tienen algo que decir. La verdad es que la representación del álbum en el concierto no fue demasiado amplia, reduciéndose a cuatro temas que complementaban perfectamente a lo que todos queríamos oír, sus grandes éxitos. Aunque hay que reconocer que en directo y con la mentada función, los temas que en estudio no decían demasiado se destapan como divertidos caramelos pop, destacando el single “Never let me go“, que hasta podía haber colado como un greatest hit, por cierto, tema apertura del directo.

 

 

Para llevarse al público de calle interpretaron “Open your heart“, pero el público (treintañero para arriba en general) parecía anestesiado y su respuesta ante tal clásico estuvo cercana a la de un funeral. Algo decepcionante viendo la actitud tan positiva de la banda, con cierto aura de decadencia, pero tampoco en el peor de los sentidos. Es muy complicado no pensar en ello con unos cincuentones haciendo electro-pop, pero a su favor hay que decir que darían sopas con ondas a la mayoría del revival ochentero de los últimos años, como LaRoux o Little Boots, con la que por cierto Phillip Oakey cantó un tema. Hablando de Oakey, su presencia resultaba electrizante y su voz, salvo un par de momentos (en el que se le cayó el auricular), potente y segura. La actitud de divas de andar por casa (en el sentido de cercanía, no seáis malos) de Joanne Catherall y Susan Ann Sulley, con intercambio de vestidos incluidos, a veces incluso se comía al propio Oakey.

 

 

No cesaron de sonar lo que la gente más ansiaba: la noventera “Tell me when“, la siempre efectiva “Love action (I believe in love)”, una “Human” algo envejecida pero aún con ese punto moñas o “Lebanon“. Quizás se eche en falta cierta renovación en la forma de algunos temas, ya que sonaban exactamente igual que las originales. Puede que los nostálgicos lo agradezcan, pero otros echarán en falta cierto factor sorpresa y de renovación. Por lo menos el sonido era cristalino (salvo quizás al principio) y se podían distinguir perfectamente los diferentes matices sonoros.

 

Poco a poco nos íbamos acercando al final del show e interpretaron “Don’t you want me“, que muchos esperarían como bis, pudiendo constatar la diferencia entre la frialdad inicial del público con el despiporre petardo-ochentero del final. Un in crescendo de concierto que estalló con el clásico “Together in electric dreams“, tan grande que sirvió como preciosa y apoteósica despedida. Baile y emotividad a raudales a modo de broche final, ¿para qué más?

 

texto: dyorch / fotos: Bea Tejedor
Si te gustó este artículo y te gustaría recibir todas nuestras actualizaciones en tu correo, puedes suscribirte. Mucha gente ya lo ha hecho!
Escribe tu email para recibir gratis las mejores noticias del mundo de la música a diario!

Dinos los qué opinas sobre todo esto!!

Si lo prefieres utiliza tu cuenta de Facebook para comentar en Musicópolis!!



Trackbacks

Si te ha gustado este artículo, quizás quieras enlazarlo desde tu blog. Aquí tienes el enlace.