The Pains of Being Pure at Heart – TClub, Madrid – 05/06/2014

Por , el 25 - 06 - 2014

Una mala noche la tiene cualquiera. Tu guitarra deja de sonar, tienes que cambiar a otra que resulta demasiado pequeña, y te cuesta un rato entrar en calor, lo cual te conduce a un estado de nervios y unos sudores… El líder de la reformada banda de Brooklyn no tuvo un arranque de concierto fácil en su reciente visita a Madrid, aunque, finalmente, consiguieron compensar y se vendrían arriba en calidad, que no en cantidad.

Muy corto se hizo el recital (poco más de una hora, incluyendo dos bises) con el que The Pains of Being Pure at Heart presentaban su nuevo trabajo, Days of Abandon, así como su nueva alineación, dentro del ciclo de conciertos de Sound Isidro. Fue su vocalista Kip el primero en aparecer, para interpretar él solo “Art Smock“, tema que abre su último cancionero, que también incluye “Until the sun explodes“, defendido por la banda al completo. Los primeros minutos fueron infernales para Kip, quien no conseguía hacerse con su instrumento, y un éxito conocido como “Heart in your Heartbreak” quedó algo deslucido.

Por fin todo pudo arreglarse, y Kip estaba tan contento, sonriendo, aunque aún en “Simple and Sure“, brillante carta de presentación de Days of Abandon, sufrieron acoples de sonido. Al teclado, Jane Goma tenía la difícil tarea de tomarle el relevo a la carismática Peggy Wang, y supo defender el puesto, también en sus quehaceres vocales. En general todo el grupo andaba a lo suyo salvo Kip, quien estuvo más hablador y chapurreó algunas palabras en castellano, pero cuando llegaba el momento de encadenar “Come Saturday” y “Young Adult Friction“, ensordeciendo al alterado público y resucitando definitivamente la actuación, nada más importaba. El mismo efecto tuvo otro tema clave de la formación, la muy celebrada “This Love is Fucking Right!“, con dedicatoria al novia de la prima de Kip incluida.

Muy ruidosa y distorsionada llegó también “Eurydice“, que se reveló como una de las más potentes de la nueva hornada, que avisaba del inesperado final que aparecía demasiado pronto. La sala reclamó un par de bises más, tras los cuales The Pains dijeron definitivamente adiós, poniendo fin a una noche muy corta a la par que intensa.


Texto y fotos: Beatriz H. Viloria

Si te gustó este artículo y te gustaría recibir todas nuestras actualizaciones en tu correo, puedes suscribirte. Mucha gente ya lo ha hecho!
Escribe tu email para recibir gratis las mejores noticias del mundo de la música a diario!

Dinos los qué opinas sobre todo esto!!

Si lo prefieres utiliza tu cuenta de Facebook para comentar en Musicópolis!!



Trackbacks

Si te ha gustado este artículo, quizás quieras enlazarlo desde tu blog. Aquí tienes el enlace.