Tim Holehouse – “Grit” (2011)

Por , el 02 - 03 - 2012

Artista: Tim Holehouse
Título: Grit
Sello: Dislocation Deity / Lucinda Records
Fecha de publicación: 2011
Más información: http://www.timholehouse.com

Listado de canciones:

SIDE A

Blood to spill
Creeping death
The prisoner
Broken bones

SIDE B

The devil went back down to Georgia
Into Mexico
Rogues gallery
Long road to nowhere

Cuando uno escucha a Tim Holehouse por vez primera se imagina a un tipo de aspecto malcarado, con barba mormónica, sombrero tejano y tabaco de mascar en su boca. Pero sobretodo se lo imagina yanqui, muy yanqui. Dos de cuatro no es un mal porcentaje porque, pese a lo común del idioma, Tim es británico; y sí, suele llevar sombrero, pero no de aquellos de ala ancha para desguarecerse del sol sino de los que llevan los bluesmen blancos para parecer un poco más negros. Y digo esto porque su música, esas diabluras que salen de sus dedos, mente y boca, se asemejan a paisajes desérticos de la Norteamérica profunda, unos parajes yermos donde el alcohol, el diablo y la muerte trafican con acordes de músicos errantes.

Su historia, lejos de lo que puede parecerle a uno al dejarse profanar por su música, es relativamente reciente; una historia moderna que comenzó allá por el año 2005 cuando, reuniendo la experiencia y vivencias vividas durante años en diferentes formaciones de punk, harcore, black metal, rock, progresivo e indie decide que lo suyo es forjarse su propio sendero, al más puro estilo del pistolero solitario que no sueña con convertirse en leyenda pero al cual a veces el destino se la juega con famas inciertas difícil de esquivar. Cómo único compañero de viaje escoge al blues-rock más visceral y crudo que los referentes clásicos le puedan traer a uno a la cabeza; blues del Delta, según la nota de prensa de Lucinda Records, es decir, blues genuino del Mississippi de acordes sincopados y reiterativos riffs.

Grit es el tercer larga duración del británico. Un disco tan oscuro y sucio cómo la fotografía de su portada. Sus letras hablan de muerte y no dejan de citar al diablo entre aullidos que reclaman whiskey una y otra vez; porque uno puede tener querencia al espíritu del blues afroamericano pero cambiar el el whiskey inglés por un bourbon de Kentucky eso ya es demasiada osadía. La rabia de sus quejumbrosas entonaciones recuerdan al Nick Cave de Grinderman e incluso, porque no decirlo, aquel arriesgado cantante de rockabilly norteamericano bautizado bajo el nombre de Hasil Adkins, cuyo famoso tema “She said” popularizaron The Cramps. Ocho balazos sonoros capaces de incrustarse en las neuronas del oyente sin opción a extirpación alguna. Rock’n’roll sincero, adictivo y genuino, simplemente. Ahora, si me disculpan, creo que necesito otra dosis de Holehouse.

 

Tags:
Si te gustó este artículo y te gustaría recibir todas nuestras actualizaciones en tu correo, puedes suscribirte. Mucha gente ya lo ha hecho!
Escribe tu email para recibir gratis las mejores noticias del mundo de la música a diario!

Dinos los qué opinas sobre todo esto!!

Si lo prefieres utiliza tu cuenta de Facebook para comentar en Musicópolis!!



Trackbacks

Si te ha gustado este artículo, quizás quieras enlazarlo desde tu blog. Aquí tienes el enlace.