Trilogías esenciales del heavy metal (III) Pantera: Cowboys From Hell, Vulgar Display Of Power, Far Beyond Driven

Por , el 11 - 11 - 2011



En sus inicios, Pantera era una discreta banda de Texas escasamente conocida después de haber editado cuatro discos. Tras una radical metamorfosis el grupo dejó atrás sus coqueteos con el glam para instalarse en el lado más salvaje del metal y, a base de zarpazos electrificados, alcanzó el reconocimiento de millones de seguidores de todo el planeta.

En unos tiempos en los que el heavy metal daba síntomas de estancamiento, Pantera aportó la vitalidad necesaria para reactivarlo con sonidos nunca antes desarrollados en el “universo heavy” de tendencias agresivas. Los gritos de su vocalista Phil Anselmo, los rugidos de las guitarras de Dimebag Darrell y el contundente ritmo marcado por Vinnie Paul (batería) con el complementario apoyo de Rex Brown (bajo), constituyó una marca de fábrica que alcanzó altas cotas de creatividad.

Lamentablemente, los diferentes puntos de vista entre Phil y los hermanos Vinnie y Dimebag, provocaron la ruptura de la banda y, posteriormente, la posibilidad de una reconciliación que permitiera su vuelta a la actividad quedó cerrada debido al fallecimiento de su guitarrista asesinado en plena actuación con su nueva formación Damageplan.

Cuando Cowboys From Hell apareció en el mercado, el destino de Pantera, encontró una ruta ganadora y los tejanos fueron los principales artífices de que al tradicional heavy metal, se le desprendiera la primera parte de su apelativo. Con el tiempo, al añadirse el término groove, apareció un nuevo subgénero del que, sin duda, fueron pioneros sin saberlo.

Después de unos inicios irregulares, a partir de la década de los 90 y durante alrededor de 15 años el grupo disfrutó de un éxito más que merecido. En esta trilogía, nos centraremos en el período que va desde 1990 hasta 1994 etapa en la que cimentaron su triunfal carrera con Cowboys From Hell (1990), Vulgar Display Of Power (1992) y Far Beyond Driven (1994) apostando por una agresividad que marcó un estilo y dejó una profunda huella.

Como en muchas otras ocasiones en la vida, el destino jugó un papel importante. Mark Ross, un alto ejecutivo de Atco Records, estaba de paso por Dallas, rumbo a Carolina del Norte, donde tenía cita para presenciar la actuación de un grupo llamado Tangier. Pero Ross tuvo que quedarse en Dallas más tiempo del previsto debido al huracán Hugo. Mientras esperaba que el mal tiempo pasase, fue invitado a una fiesta donde tocaban Pantera. Cuando los vio en directo quedó atrapado por el magnetismo y el potencial de la banda. Al poco tiempo el grupo recibió una oferta de la multinacional. Lo más difícil ya estaba conseguido.

No obstante, la imagen de Pantera todavía necesitaría un importante retoque. En la portada del anterior álbum Power Metal, editado en 1988, Phil Anselmo aún posaba junto a sus nuevos compañeros con los pelos encrespados al estilo las formaciones de air/glam metal.

COWBOYS FROM HELL (1990)

En 1990 se publicó Cowboys From Hell, grabado en los Dallas Sound Lab de Irving, en el estado de Texas, con una portada que rompía con el pasado del grupo mostrando s sus componentes en un salón del viejo oeste creando una relación con el título del disco y donde se ve a Dimebag deslizándose por el suelo tocando su guitarra mientras Vinnie muestra un fajo de billetes muy feliz y Rex, apoyado en el mostrador, sujeta una botella de whisky. A su vez, Phil saltaba salvajemente, cosa que hubo de repetir varias veces hasta que la foto quedó perfecta.

El impacto mundial que causó su aparición fue tan tremendo como merecido. Las guitarras de Dimebag, únicas e inconfundibles, junto a la desgarrada garganta de Phil, iban a marcar diferencias en el sonido del grupo mientras Vinnie exhibía su particular concepto de cómo dar un nuevo enfoque a la aportación de la batería.

La intervención de Terry Date a la producción fue otro factor determinante para alcanzar un compacto bloque sonoro. Terry, con la ayuda de Vinnie, quien no quiso quedarse fuera de la producción, creó un estilo personal y definido.




Es todo un deleite escuchar la compenetración existente entre los golpes de Vinnie y los desarrollos guitarreros de su hermano desde el primer tema, el brillante y decisivo “Cowboys From Hell”, donde también se aprecia la consistencia del bajo de Rex completando una base rítmica demoledora, con los desgarrados registros de Phil escupiendo sílabas de rabia.

“Primal Concrete Sledge”, “Psycho Holiday” y “Heresy”, nos muestran la versatilidad de Dimebag a la hora de aplastarnos con sus recortados y corrosivos riffs así como con sus hirientes efectos y envenenados fraseos, ya sea a base de ritmos marcados o en tramos frenéticos.

Con “Cementery Gates”, el grupo demostraba que, dentro de su salvaje entorno, sabía crear composiciones en clave de balada, aunque bajo sus propios conceptos, con un sorprendente Anselmo modulando la voz hacia un espectro más melódico, además de utilizar, en el tramo final, los recursos agudos característicos de uno de sus ídolos de siempre, Rob Halford, algo de lo que dejaba constancia en otras canciones del álbum.

“Domination”, “Shattered” (con Phil volviendo a tomar prestados los agudos de Halford) y “Clash With Reality”, seguían mostrando a un grupo con novedosos recursos en los que cada componente resaltaba en un momento u otro pero que, en conjunto, resultaban arrolladores.

“Medicine Man”, es un tema más pausado y de marcada dinámica, dirigido por un riff recurrente y endiablados desarrollos de guitarra. Aquí Phil también se decanta por la intensidad de los agudos. “Message In Blood”, es un corte más oscuro que sigue las directrices del anterior, con pequeños silencios y un giro en su estructura que lo hace más complejo que el resto y, de paso, pone de manifiesto las habilidades compositivas del grupo.

“The Sleep”, es otra alternativa ralentizada pero, asimismo, de una dureza rocosa en la que Dimebag contrasta el vigor del riff musculoso con un inflamado solo envuelto en un entorno de sentimiento dramático.

Como su título indica, “The Art Of Shredding” nos muestra a un Dimebag exhibiendo su técnica más veloz acompañado eficazmente por sus compañeros para poner punto final al disco.

A partir de la aparición de Cowboys From Hell, Pantera rompen con su pasado, cruzan una línea sin retorno y colocan las bases del metal moderno, dispuestos a repartir por el mundo su visceral propuesta.

Junto al sonido el cambio también llegó a la imagen del grupo. Phil dejaba de lado los pelos saturados de laca y apostaba por el cráneo pelado, mostrando una imagen más irreverente. El resto de componentes también asumía una actitud desafiante y rebelde frente a la dulzona imagen anterior.

En aquellos momentos, el vocalista hacía toda una declaración de intenciones a los medios: “Somos extremistas. Todas esas fastidiosas bandas que han estado tocando para satisfacer a la industria se han quedado fuera de lugar, están pasadas de moda”.

Y es que Phil Anselmo exhibía una irritación real, derivada de vivencias personales, las mismas que reflejaba en sus letras.

El fenómeno Pantera se había puesto en marcha, era ya imparable. Judas Priest llamaron a los texanos para una de sus giras mundiales. Luego, tocaron en Rusia ante alrededor de 400.000 personas en el Monsters Of Rock de Moscú en 1991, junto a Metallica, AC/DC y Black Crowes.

VULGAR DISPLAY OF POWER (1992)

Si alguien tenía dudas sobre su conversión y su capacidad para sacar adelante su proyecto de metal desestabilizador, dos años después, en 1992, aparece en el mercado Vulgar Display Of Power, otra dosis de pura adrenalina, sólo apta para cerebros habituados a situaciones límite.

El grupo volvía a ponerse en manos de Terry Date en los Patego Sound Studios (Texas) y “paría” Vulgar Display Of Power, mostrándose más compactos y agresivos que en su anterior trabajo.




Un dato que demuestra el realismo que deseaban imprimir a su propuesta lo constituye la producción de la portada. Para realizar la fotografía del puño impactando en un rostro anónimo, se contrataron los servicios de una persona dispuesta a dejarse golpear a 10 dólares el puñetazo. El protagonista salió del estudio con un buen puñado de dólares en el bolsillo y con la mejilla bien caliente.

Anselmo, que dejaba de lado las influencias de Rob Halford, ponía en práctica su instinto más depredador, hipnotizando con su tremenda y agresiva voz; mientras los riffs de Dimebag descargaban una auténtica lluvia de decibelios con momento en los que su guitarra semejaba un tren a punto de descarrilar aplicando su sistema de frenos a fondo.

El conjunto de la grabación resultaba un auténtico viaje a los sonidos metálicos más desgarradores del momento. La primera andanada del álbum representada por “Mouth For War”, “A New Level” y “Walk” no dejaba dudas. Pantera no estaba para “hostias”, las mismas que parecía querer repartir Phil en “Fucking Hostile”, de lo más frenético que nunca compusieron

“This Love”, imponía ciertos momentos de tranquilidad aunque, adornada con arrebatos de fiereza que impedían catalogarla como balada. Pero en “Rise” descargaban otra dosis de “mala leche” a base de contagiosos riffs, ritmos desenfrenados y voces coléricas.

“No Good (Attack The Radical”, mezclaba fiereza con sentimiento, dejando respirar de vez en cuando al bajo por unos segundos, con Dimebag exprimiendo sus atributos al tope y Vinnie llevando el ritmo de forma magistral con una sonoridad muy metálica; mientras que “Live In A Hole” era un infeccioso tratado de retorcidas y desquiciantes guitarras.

La capacidad para componer riffs hipnóticos y sugestivos pasajes rítmicos se mantenía hasta el fin con “Regular People (Conceit)” y “By Demons Be Driven”, para acabar el álbum con la, en principio, tranquila “Hollow”, que hacia la mitad cambiaba radicalmente para dejar que Pantera mostrara de nuevo sus “afilados dientes”.

Vulgar Display Of Power fue declarado en su momento como uno de los álbumes más influyentes en la historia del heavy metal. Tras el éxito de su nuevo trabajo Pantera alcanzó el estatus entre la elite del metal mundial e inició su primera gira por Estados Unidos como cabeza de cartel. Nada más terminar esa gira, fueron requeridos para participar en otra junto a Iron Maiden y Megadeth.

FAR BEYOND DRIVEN (1994)

Para su siguiente grabación la interrogante que flotaba en el ambiente metálico era la de si los componentes de Pantera podrían superarse a sí mismos e ir más allá en sus extremistas parámetros. Con la aparición de su tercer trabajo, después del cambio de imagen y sonido, todas las dudas que se podían haber planteado fueron borradas de las mentes de los más escépticos.

Trasladados a los estudios de Nashville, Terry Date dio una vuelta de tuerca más a la producción para dotar a la grabación de un categórica nitidez metálica.




En cuanto a la portada, el extremismo llegó al punto de que el diseño original reflejaba un dibujo en el que un taladro penetraba en un trasero, pero fue finalmente reemplazado por el que conocemos, un taladro penetrando en la frente de una cabeza cadavérica. No obstante, en Australia y Nueva Zelanda se lanzó una edición limitada conteniendo los dos diseños.

Far Beyond Driven, fue un paso más hacia el extremo más duro del metal, un auténtico impacto sonoro cuya audición generaba adrenalina en las venas. Sólo escuchar los cuatro primeros cortes de la grabación resultaba una experiencia alucinante.

“Strength Beyond Strength” era de lo más aplastante que el grupo había compuesto hasta ese momento, con Phil Anselmo en plan desgarrador y con un Dimebag cuyas guitarras se asemejaban a un Fórmula 1 en plena competición. En “Becoming”, las guitarras sonaban ultra-agudas, jamás escuchadas en grabaciones anteriores en una banda del estilo. “Five Minutes Alone” , podía machacar las neuronas más resistentes con su ritmo marcado adornado de interesantes cambios de ritmo y diversos y extraños sonidos. En “I Am Broken”, un riff marca el compás de una melodía hipnotizante al tiempo que Phil destroza su garganta en plan masoquista.

La demencial “Good Friends And A Bottle Of Fills”, parece haber sido compuesta en un tugurio del infierno y “Hard Lines Sunken Cheeks” sigue unos parámetros de diabólica oscuridad con pasajes intrincados incrustados en su largo recorrido de 7 minutos.

Phil, que parecía haber llegado a su tope, hacía trabajar las amígdalas a plena potencia en “Slaughtered”, otro golpe atómico y abrasivo, con Vinnie Paul golpeando las baquetas en plan apisonadora mientras su hermano se saca de la manga otro de sus reconocibles y desequilibrantes riffs.

Primer diseño de la portada de Far Beyond Driven


“25 Years”, “Shedding Skin”, “Use My Third Arm” y “Throes Of Rejection” mantienen un éxtasis sonoro irrebatible, sin bajar el nivel de calidad entre oscuros y complejos desarrollos junto a toques de accesible lucidez.

Como contraste, para relajar cerebros abrumados, incluían una sosegada y atmosférica versión del “Planet Caravan” de Black Sabbath que despedía de forma tranquila el álbum.

Las consecuencias fueron que Far Beyond Driven alcanzó el número 1 en las listas de éxitos de Estados Unidos, incluida la prestigiosa publicación Billboard. En esos momentos las ventas de sus discos ya se contabilizaban por millones.

Pantera formaba ya parte del gran circuito internacional del metal, llenando estadios en sus giras y mostrando una capacidad de convocatoria digna de los grupos más emblemáticos de la historia del rock más potente, llegando hasta países de los cinco continentes.

 

POR LOCKY PEREZ
 
 
 

Tags: , , , ,
Si te gustó este artículo y te gustaría recibir todas nuestras actualizaciones en tu correo, puedes suscribirte. Mucha gente ya lo ha hecho!
Escribe tu email para recibir gratis las mejores noticias del mundo de la música a diario!

    4 comentarios

Dinos los qué opinas sobre todo esto!!

Si lo prefieres utiliza tu cuenta de Facebook para comentar en Musicópolis!!



Trackbacks

Si te ha gustado este artículo, quizás quieras enlazarlo desde tu blog. Aquí tienes el enlace.