Tugurios del Rock I: 100 Club, Londres

Por , el 22 - 10 - 2010

Uno de los más míticos establecimientos musicales de Londres, y mira que esta ciudad tiene unos cuantos, está a punto de cerrar sus puertas salvo que una campaña benéfica evite la desaparición del 100 Club. Por ello, hemos pensado en preparar una serie de monográficos sobre todos esos tugurios que han sido claves en el desarrollo del rock and roll y de otros géneros vinculados. Además, el artículo irá acompañado de una lista de vídeos filmados en su escenario, siempre que sea posible, o bien una selección de los grupos más destacados que han pasado por su escenario.

Los inicios
El 100 Club, como no podría ser de otra manera, está situado en el número 100 de Oxford Street, la mayor artería de Westminster, Londres. Una zona de compras donde desde el 24 de octubre de 1942 se han escrito algunas de las páginas más importantes de la historia de la música británica.

El club nació como un restaurante, llamado Mack’s, en el que había música en directo. Para la inauguración contrataron a Robert Feldman y su banda -en la que figuraba un prodigioso batería de 8 años llamado Victor Feldman-. El concierto gustó y fueron contratados para actuar regularmente. El precio de la entrada era de cuatro libras y a Mack’s se le empezó a conocer como Feldman Swing Club.

Lo cierto es que el club comenzó a hacerse un hueco ya que atraía a los estadounidenses residentes en Londres, que eran muchos ya que se estaba en plena II Guerra Mundial, así como a algunos británicos deseos de escuchar y bailar jazz. En esta época actuó Glen Miller y su ‘big band’.

En 1948 cambió al nombre de London Jazz Club y empezó a programar la versión más bailable del jazz: swing, en las noches de los sábados y lunes, y be bop, los domingos.

The Humphrey Lyttelton Club
En la década de los 50′s, Lyn Dutton se hizo con las riendas del club y decidió ponerle el nombre de uno de sus clientes: Humphrey Lyttelton. Fueron los tiempos en los que recibió la visita de varias de las figuras más importantes del jazz: Louise Armstrong, Billie Holiday, … e incluso el propio Lyttelton logró varios éxitos en las listas británicas, lo que hizo que el club se convirtiese en 1959 y 1960 en el epicentro del jazz tradicional en Londres.

Los años del Swingning London
Los gustos cambiaron con la llegada de la década de los años 60. Londres se iba a convertir en la capital mundial de la cultura y la moda. Una nueva corriente juvenil emergió desde sus calles para expandirse por todo el globo terráneo. Los modernistas o mods, como se les conoce para la posteridad, no eran unos devotos del jazz tradicional. Todo lo contrario. Como su propio nombre indica, eran fans del modern jazz. Pero no sólo de este sonido sino también de otros procedentes del otro lado del Atlántico como el blues, el soul o el r&b.

Este cambio de gustos hizo que el club fuese perdiendo audiencia hasta que se reinventó en 1964, de la mano de otro propietario, Roger Horton, y de un cambio de nombre: 100 Club.

La idea de Horton fue la de salirse del paraguas del jazz para centrarse en otros estilos. De esta manera, por su escenario pasaron algunos de los artistas preferidos de la juventud ‘sixtie’ de Londres y, sobre todo, de los músicos de la escena británica. Entre otros, por allí pasaron Albert King, Muddy Waters, Bo Diddley o Jackie Wilson.

Eran los tiempos en los que el Marquee o el Flamingo destacaban por las bandas residentes que tenían o por las jams de músicos locales. El 100 Club también empezó a dar cobijo a formaciones locales, especialmente a una: Steampacket. El primer super-grupo de la historia, formado por Rod ‘the mod’ Stewart, Long John Baldry, Jon Auer y Julie Driscoll. También fue el hogar de John Mayall’s Blues Band y por su escenario pasaron gran parte de los principales grupos británicos del momento: The Kinks, The Who, Pretty Things o Spencer Davis Group.

Explota el punk y renacen los mods
El 100 Club tuvo que volver a reinventarse durante la década de los años 70. La explosión mod fue remplazada por el hippismo. El club volvió a apostar por el jazz desde finales de los 60, trayendo estrellas estadounidenses a Londres y, sobre todo, beneficiándose del cierre del 51 Club en el Soho.

Sin embargo, los años 70 fueron una de las etapas más duras que tuvo que vivir el 100 Club hasta un día de 1976. El 21 de septiembre de 1976 la vida iba a cambiar para el 100 Club. El punk inglés iba a explotar en sus dependencias gracias a un curioso evento de dos días: 100 Club Punk Festival, con Sex Pistols, The Damned, The Clash, Siouxsie and The Banshees, Buzzcocks, Stinky Boys, Subway Sect y Chris Spedding & The Vibrators.

Al evento acudieron 600 personas, entre las que se encontraban Shane MacGowan (The Pogues), Chrissie Hynde (Pretenders), Vivienne Westwood (co-propietaria de la boutique SEX en Chelsea) o Gaye Advert (The Adverts). En Melody Maker se escribió que el festival era “una evidencia de que una nueva era estaba a punto de nacer dentro del rock”.

El 100 Club se convirtió en el hogar del punk británico. Pero como no sólo de punk vive el hombre, la sala también empezó a programar conciertos de bandas ligadas al renacer de la cultura mod y también fue unos de los primeros clubes del centro de Londres en programar sesiones de reggae, durante la noche de los sábados.

Pero, sobre todo, el evento que dará vida al 100 Club desde comienzos de la década de los años 80 serán las 60′s Northern Soul All Nighters. Bajo la supervisión del 6t’s Rhythm’n’Soul Club, que formaron Randy Cozens y Ady Croasdell de Kent Records. Estas sesiones de soul se llevan organizando durante los últimos 31 años, la última fue el pasado 18 de septiembre.

Como ejemplo de la popularidad que el 100 Club tenía a principios de la década de los años 80, diremos que Rolling Stones escogieron este emplazamiento para hacer un concierto secreto que les sirviera para carburar motores antes de su gira europea de 1982.

El brit e indie pop de los 90′s
En la década de los 80′s, el 100 Club además de programar sus noches de soul, también abrió sus puertas a nuevos sonidos, como el african jazz que se programaba en la noche de los viernes. Pero la popularidad decreció hasta 1992, año en el 100 Club revivió sus mejores noches de 1976 pero con una banda sonora algo diferente: indie pop.

A partir de septiembre de 1992, el 100 Club empezó a acoger a formaciones de la escena independiente británica, adelantándose a muchos otros clubes de la ciudad y anticipando la explosión del brit pop de mediados de la década de los años 90. Por su escenario comenzaron a pasar Echobelly, Ocean Colour Scene, Kula Shaker, Travis, Embrace, Doves, Semisonic o nombres más actuales como Muse y JJ72.

Sin embargo, este epicentro musical de la capital británica, lugar de nacimiento de algunas de las manifestaciones musicales más importantes del siglo XX y hogar de las más diversas tendencias musicales del momento está a punto de pasar a mejor vida… La crisis se cobra todo tipo de víctimas, incluso clubes de música tan emblemáticos como el 100 Club de Oxford Street. Próximamente repasaremos la trayectoria de otros locales como el Marquee, Flamingo, CBGB’s, Max Kansas, Rockola, Wigan Casino y muchos otros que no desvelamos… al menos de momento.


Texto: Carlos A.S.


Tugurios del Rock I: 100 Club, Londres
[Crea tu propio canal de videos en Internet con PlisTube!]

Si te gustó este artículo y te gustaría recibir todas nuestras actualizaciones en tu correo, puedes suscribirte. Mucha gente ya lo ha hecho!
Escribe tu email para recibir gratis las mejores noticias del mundo de la música a diario!

    4 comentarios

Dinos los qué opinas sobre todo esto!!

Si lo prefieres utiliza tu cuenta de Facebook para comentar en Musicópolis!!



Trackbacks

Si te ha gustado este artículo, quizás quieras enlazarlo desde tu blog. Aquí tienes el enlace.