Tugurios del rock III: The Grande Ballroom, Detroit

Por , el 29 - 11 - 2010

En 2008, con la crisis actual en plena explosión, salió un informe en el que se señalaba que el 40% de las casas del área metropolitana de la ciudad de Detroit estaban desocupadas. Un dato que refleja el brutal impacto que la crisis económica está teniendo sobre los fabricantes de coches, cuyas factorías mayoritariamente se concentran en los alrededores de Detroit y en el estado de Michigan.

Uno de esos locales deshabitados se encuentra en el 8952 de Grand River Avenue en Detroit, Michigan. Fue diseñado por el arquitecto Charles N. Agree en 1928 y se convirtió en uno de los salones de baile más populares de Motor City Town. Hasta la década de los años 60, The Grande Ballroom fue el hogar de las grandes big bands de jazz y posteriormente, del rock and roll.

Su historia iba a cambiar en 1966, cuando Russ Gibb –profesor y DJ radiofónico- se iba a hacer con su propiedad, a razón de 300 dólares semanales, con la sana intención de crear en Detroit un espacio similar al Filmore Theatre de San Francisco. Un recinto donde poder programar a todas esas bandas que estaban revolucionando el rock and roll de los 60’s y, especialmente, a grupos psicodélicos.

Gibb se puso manos a la obra y reclamó los servicios de John Sinclair, poeta, manager de MC5, líder del White Panther Party, activista contracultural y militante socialista, para comenzar a programar grupos en The Grande Ballroom. Él lo único que quería era “ganar algo de dinero”.

Era un lugar increíble para tocar”, explica Al Jacquez, vocalista de Savage Grace. “Recuerdo que el sonido rebotaba mucho en la parte trasera. También recuerdo a Dave Miller, que se encargaba de anunciar a los grupos. La audiencia en los conciertos era muy grande, había todo un mar de asistentes de edades muy diferentes. Las personas que acudían también eran muy diversas, había muchachas, chavales con el pelo largo, otros con el pelo corto, otros que vestían como los hippies… Habían quien venía sólo con una camiseta y unos vaqueros.. Pero, sobre todo, recuerdo la alegría en los rostros de la gente”, señala.

El Grande estaba concebido como un lugar para acoger actuaciones acústicas, no eléctricas, y tenía una decoración “hispano-marroquí” –según palabras de Wayne Kramer-. “La sala estaba llena de mesas para poder escuchar a las bandas sentado aunque también había otro lugar para bailar”. Pero era un sitio suficientemente amplio como para acoger audiencias respetables, como las 1.500 personas que se dieron cita en los dos shows en los que se registró Kick Out the Jams de MC5.

Llega el rock and roll
La noche del 7 de octubre de 1966, el Grande abrió sus puertas a la cultura del rock and roll, lo que dio un gran empujón a la carrera de varias de las formaciones de Detroit y Michigan como, por ejemplo, MC5 o The Psychodelic Stooges –que no hace falta decir con qué nombre serían conocidos para la historia-. Aquél lejano 7 de octubre, MC5 y Choosen Few fueron los encargados de inaugurar el Grande.

Dennis Thompson, batería de MC5, recuerda que la audiencia de aquel día estaba compuesta por “chicos con el corte de pelo típico de Princetown, pero también vi los primeros ‘pelos largos’”

Durante los siguientes meses, el Grande programó semanalmente aquellas nuevas bandas compuestas por adolescentes que estaban muy influidos tanto por el R&B británico como por la psicodelia que se practicaba en California.

El Grande se convirtió en el epicentro de la movida musical de Detroit durante los seis años siguientes. El escaparate de aquella Motor City Town que tan alejada estaba de la factoría de la joven América que Berry Gordy diseñaba y exportaba desde el cuartel de Motown.

Chicos blancos, adolescentes en su mayoría, procedentes de hogares desestructurados cuya gran preocupación era conseguir escaparse del reclutamiento de la Guerra del Vietnam y con ganas de encontrar su lugar en el mundo. Adolescentes a quienes les gustaba tocar alto y practica un furioso rock and roll que terminaría formando una denominación de origen.

MC5, los primeros residentes
Si uno repasa el archivo de conciertos celebrados en The Grande Ballroom desde octubre de 1966 hasta diciembre de 1972, cuando cerró sus puertas, puede comprobar que la primera banda residente, que actuaba prácticamente todas las semanas, fue MC5. El quinteto de Motor City cobraba por cada actuación 125 dólares.

A los ‘cinco de la ciudad del motor’ les fueron acompañando otros grupos de la zona, como los citados Choosen Few o The Prime Movers y The Wha. El Grande favoreció que las bandas locales tuvieran un escenario donde actuar, hasta entonces tenían que buscarse la vida actuando principalmente en las fiestas de las fraternidades universitarias de la zona.

A pesar de que Gibb quería convertir el Grande en un epicentro del sonido flower-power, Detroit no era el lugar adecuado para hacerlo. Iggy Pop explicó la razón: “Detroit no era San Francisco porque no podías vender el flower-power en una ciudad que estaba a la cabeza de la violencia extrema de la época”.

Gibb, bajo consejo de Sinclair, empezó a redirigir la programación de la sala hacia el rock and roll, permitiendo a grupos locales actuar. De esta forma, no sólo MC5 sino también Choosen Few, The Rationals, Prime Movers –donde militó James Osterberg antes de formar The Psychodelic Stooges-, The Hentchmen, The Amboy Dukes –con Ted Nuggent-, The Stooges, y otras muchas formaciones se beneficiaron de su apertura.

Sin embargo, The Grande Ballroom no sólo fue un lugar donde poder ver a los talentos emergentes de la escena roquera de Detroit, también fue el local donde actuaron alguno de los grupos más importantes de finales de los años 60 y primeros 70. Por ejemplo: Janis Joplin, The Who, Led Zeppelin, Jeff Beck, Cream, Pink Floyd, Grateful Dead, John Coltraine, Sun Ra, …

El cierre
Tras seis años de actividad, The Grande Ballroom cerró sus puertas a finales de 1972 con un concierto de MC5, en el que también participaron Roy Buchannan y Jett Black. La acción rockera en directo se trasladó a otros emplazamientos, como Cobo Arena, Eastown Theatre o The Masonic Temple-, y el Grande cerró sus puertas para no abrir nunca más. En la actualidad el local se encuentra abandonado, muy deteriorado, pero todavía en pie en el 8952 de Grand River Avenue en Detroit, Michigan.


Texto: Carlos A.S.

Playlist:

01 – Janis Joplin: “Pice of my Heart” [vídeo grabado en el Grande Ballroom].
02 – Jeff Beck: “Rock my Plimsoul” [vídeo grabado en el Grande Ballroom].
03 – Cream: “I’m so Glad” .
04 – Cream: “Tales of Ulysses” .
05 – Cream: “Rollin’ and Tumblin’” .
06 – Ron Koss con Savage Grace .
07 – MC5: “Kick Out The Jams” [de su disco homónimo que fue grabado en directo en dos actuaciones en el Grande Ballroom].
08 – MC5: “Motor City Is Burning” [de su disco homónimo que fue grabado en directo en dos actuaciones en el Grande Ballroom].
09 – The Stooges: “1969″.
10 – The Amboy Dukes: “Baby, Please Don’t Go”.
11 – Clip: “Grande Ballroom Memories”.
12 – “Louder Than the Love:The Grande Ballroom Story” [documental].


Tugurios del Rock III: The Grande Ballroom, Detroit
[Crea tu propio canal de videos en Internet con MixTape – Musicopolis!]

Si te gustó este artículo y te gustaría recibir todas nuestras actualizaciones en tu correo, puedes suscribirte. Mucha gente ya lo ha hecho!
Escribe tu email para recibir gratis las mejores noticias del mundo de la música a diario!

Dinos los qué opinas sobre todo esto!!

Si lo prefieres utiliza tu cuenta de Facebook para comentar en Musicópolis!!



Trackbacks

Si te ha gustado este artículo, quizás quieras enlazarlo desde tu blog. Aquí tienes el enlace.