Tugurios del Rock VII: Marquee, Londres

Por , el 26 - 02 - 2011

The Marquee ha sido uno de esos clubes en los que se ha escrito buena parte de la historia contemporánea de la música del Reino Unido. Y lo ha escrito especialmente en la década de los 60 y 70 y en diversos emplazamientos, aunque el más mítico fue el que tuvo en Wardour Street, en pleno Soho londinense.

Originalmente, The Marquee estaba situado en un bajo de una sala de cine de Oxford Street, la calle comercial por excelencia de Londres. Su relación con la música, al igual que otros establecimientos de la capital inglesa, como el 100 Club que también estaba ubicado en Oxford Street, comenzó con la programación de actuaciones de jazz y blues desde finales de 1957.

Fue un 12 de abril de 1958 cuando Harold Pendleton alquiló la sala. Pendleton era el secretario de National Federation of Jazz Organisations of Great Britain, una asociación de músicos, periodistas, críticos y dueños de clubes que velaban por la calidad de la escena de jazz de Londres.

Además de músico y mánager, también fue la persona que consiguió que Muddy Waters actuase en el Reino Unido, junto con Chris Barber, en un hecho histórico ya que fue la primera vez que una guitarra eléctrica sonó en un club de Londres.

El 19 de abril de 1958 abrió sus puertas el Marquee propiedad de Pendleton con una velada en la que actuaron Kenny Baker y Michael Garrick Quartet. Los primeros años, la programación del club, que abría sus puertas en las noches de los lunes, jueves y domingos, estuvo encabezada por grupos como Johnny Dankworth Orchestra, Alexis Korner’s Blues Incorporated, Joe Harriott’s Quintet, Andre Rico y The 16 Piece Cha-Chaleros.

El origen del festival de Reading
El primer gran acontecimiento en el que participó The Marquee fue en 1961, cuando Pendleton impulsó la celebración de la primera edición del 1st National Jazz Festival, que se llevó a cabo en Richmond durante los días 26 y 27 de agosto con la presencia de Johnny Dankworth, Chris Barber, Dick Charlesworth & His City Gents, Mike Cotton Jazzmen o Tubby Hayes.

El festival fue auspiciado por la organización de Pendleton, ya denominada National Jazz Federation, que iba a convertirse en un actor clave y fundamental en el desarrollo del jazz, blues, rhythm and blues y rock en el Reino Unido. Con el paso de los años el National Jazz Festival iba a cambiar de denominación y emplazamiento para ser conocido como Reading Festival, cuya gestión corrió a cargo de Marquee Productions hasta 1988.

El Marquee se convirtió en la sala en la que Pendleton iba a seleccionar buena parte de los integrantes del cartel del National Jazz Festival. Incluso algunas bandas, entre las que figuran Thin Lizzy, Yes o Genesis, actuaron en este festival como agradecimiento a la oportunidad que el Marquee les concedió al programar sus actuaciones cuando muy poca gente les conocía.

Noches de rhythm & blues
A comienzo de la década de los años 60 hubo un núcleo de jóvenes músicos británicos que conocieron el rhythm & blues estadounidense. Eric Clapton, Keith Richards o Jimmy Page, entre otros muchos, comenzaron a interesarse por guitarristas como Robert Johnson o Muddy Waters.

En enero de 1962, Pendleton y John Gee, secretario del club, dieron cobijo a las necesidades de los jóvenes músicos programando bandas de r&b durante las noches de los miércoles y viernes. Alexis Korner y Cyril Davies ejercían su residencia esos días hasta que Korner y su proyecto Blues Incorporated comenzó a tocar en la noche de los jueves.

Con estos movimientos, el Marquee se convirtió en el principal club de rhythm and blues del Reino Unido. En julio de 1962, Rolling Stones hacían su debut en el Marquee abriendo para Cyril Davies; Mann-Hugg Blues Brothers -pre Manfred Mann- o John Mayall’s Bluesbreakers, entre otros, fueron los grupos residentes en las noches de los lunes; Cyril Davies Allstars -con Jimmy Page- ocuparon los martes y jueves; mientras que Manfred Man dieron buena parte de sus 103 actuaciones en el Marquee durante los sábados.

El rhythm and blues era ‘the next big thing’ en Londres y The Marquee el escenario central de la revolución, pero dos noticias ensombrecieron este brillante panorama. El 7 de enero falleció Cyril Davies víctima de una leucemia y semanas antes, en diciembre de 1963, el propietario del cine en cuyo bajo se ubicaba el Marquee comunicó a Pedleton que tenía la intención de abrir otra sala y que debería buscar otra ubicación.

El 5 de marzo de 1964, el Marquee de Oxford Street cerró sus puertas con una velada con guiño al pasado, la actuación del saxofonista de jazz Stan Getz, y otro al presente, el concierto de la formación de rhythm and blues británica del momento: The Yardbirds.

Mudanza al Soho
Pedleton encontró un nuevo emplazamiento para The Marquee en el 90 de Wardour Street. En pleno Soho londinense, una zona de ambiente musical, donde, por ejemplo, se encontraban los estudios Regend Sound de Denmark St, que utilizaron Rolling Stones; o donde había proliferado una cultura nocturna entorno a clubes de jazz como el Flamingo. En Wardour Street, el Marquee encontró su hogar y comenzó a escribir historia.

El 13 de marzo de 1964 abrió sus puertas el Marquee de Wardour Street con las actuaciones de la leyenda del blues americano Sonny Boy Williamson, Long John Baldry and the Hoochie Coochie Men, que incluía a Rod Stewart; y The Yardbirds.

Entre 1964 y 1966, The Yardbirds iban a ofrecer 43 conciertos en el Marquee. Desde febrero comenzaron una residencia de cuatro meses de duración en la noche de los viernes, lo que popularizó la figura de Eric Clapton y les convirtió en la principal atracción del club.

Precisamente, su concierto en la noche de apertura del Marquee en Wardour Street fue grabado para su disco de debut en EMI, Five Live Yardbirds, producido por Giorgio Gomelsky, fundador del Crawdaddy, otro de esos antros que visitaremos próximamente.

The Yardbirds siguieron actuando en el Marquee, incluso después de editar “For Your Love”, que les llevó a la fama y a la salida de Clapton por no querer abandonar el rhtyhm and blues por el pop. ‘Slowhand’ se marchó a John Mayall’s Blues Breakers, que desde 1963 eran los inquilinos de la noche de los lunes del club de Pendleton.

En 1964 también se extendieron las actividades comerciales de la marca Marquee, con la creación de unos estudios en la planta superior, que gestionó Spencer Brooks y que desembocaron en la creación de un sello. Por esos estudios han pasado Elton John, The Clash, Vangelis o Marilion.

Y también en 1964 hizo su debut en el Marquee otra de las nuevas sensaciones del r&b británico: The Who. La nueva sensación mod comenzó su residencia de siete semanas en el club un 24 de noviembre haciendo un show para “no más de 40 personas”. En el Marquee comenzaron a hacerse famosos, entre otras cosas, por reventar la guitarra de Pete Townshend contra el suelo.

1965 fue el año definitivo de la explosión del r&b británico y de la cultura mod. Y el Marquee fue su epicentro. Yardbirds, Who, Spencer Davis Group, con un jovencísimo Steve Winwood; The Brian Auger Trinity, Long John Baldry and the Hoochie Coochie Men, Rod Stewart & The Soul Agents; The Steampacket, el mítico bluesman estadounidense Howlin’ Wolf; e incluso el debut de David Bowie & The Lower Third. Bowie había sido bajista ocasional de grupos como The High Numbers -posteriormente The Who-, T-Bones o la banda que acompañó a Sonny Boy Williamson en su residencia en el Marquee.

Los tiempos cambian
A finales de 1965, coincidiendo con el lanzamiento de “My Generation”, The Who terminan su residencia en el Marquee, un indicio de lo que iba a suceder durante 1966. Un año en el que iba a empezarse a notar cierto cambio en la programación del Marquee. Las nuevas bandas británicas, muchas de ellas forjadas en las tablas del Marquee, se iban a lanzar a la invasión de Estados Unidos mientras desde el otro lado del Atlántico iban a llegar nuevas influencias: la psicodelia.

Sin embargo, el rhythm and blues y el blues iban a protagonizar varias noches legendarias antes de finalizar la década. John Lee Hooker y Ben E. King actuaron en mayo de 1966; el 16 de agosto de ese mismo año, el nuevo proyecto de Clapton, Cream, hacía su debut en el club londinense; el 24 de enero de 1967, Jimi Hendrix realizó el primero de los tres conciertos que iba a ofrecer en el Marquee. Las actuaciones del guitarrista de Seattle significaron récords de audiencia y recaudación para el club.

En 1968, en la fiesta de celebración del X aniversario del Marquee, The Who presentaron Tommy. Y en octubre de este mismo año se presentaba en sociedad el nuevo proyecto de Jimmy Page: The New Yardbirds. En la promoción de su primer concierto en el Marquee se pudo leer que Page iba a tocar una “Fender 6 pedal steel guitar” que era mucho más que “una guitarra común”.

Para su segunda actuación en el club, en diciembre de 1968, la banda ya había cambiado de nombre por el de Led Zeppelin. Gee recordó que “el grupo tocaba muy alto, fuerte, demasiado para el tamaño del Marquee. Fueron recibidos con entusiasmo, pero no lograron una gran reacción en la audiencia”.

Pero durante estos años, las nuevas bandas psicodélicas comenzaron a hacerse un hueco en la programación: The Move fueron residentes en la noche de los jueves; también los primeros Pink Floyd iban a actuar ese día; ofreciendo en diciembre de 1967 su primer concierto en el Marquee; The Syn hicieron su debut en agosto mientras en los siguientes años por su escenario se iban a presentar y a crecer grupos como Soft Machine o Arthur Brown.

Los cambios no sólo afectaron a la programación, también al club. En enero de 1970, John Gee deja su puesto y es reemplazado por Jack Barrie, que iba a ser decisivo en el despegue de las carreras de Led Zeppelin, Yes, Jethro Tull, Genesis o King Crimson. Además, en 1970 el Marquee obtiene la licencia para vender alcohol y en 1971 cambia su mítica decoración.

Llegan los punks y reviven los mods
La segunda mitad de la década de los años 70 va a estar marcada por la explosión punk, que tiene en Londres su epicentro, y por el revival mod, que se hizo un hueco en la programación del Marquee en la noche de los jueves y viernes. De hecho, el Soho pareció revivir el ambiente de mediados de los 60, lo que hizo que Paul Weller dedicase una canción a la escena revival que poblaba la calle donde estaba el Marquee: “A-Bomb In Wardour Street”.

El 100 Club fue el primero en apadrinar el punk en Londres, pero el Marquee, ya en 1977, dio una residencia a Generation X de Billy Idol en la noche de los martes; The Damned ofrecieron cuatro actuaciones; y los primeros The Jam debutaron en el club en 1978. Pero, sobre todo, el Marquee apostó por las bandas de new wave y de revival mod para distanciarse de la violencia que rodeaba a la escena punk.

Hard & heavy
Los principios de la década de los 80 estuvieron muy marcados por el hard rock y el heavy metal, aunque también hubo lugar para las nuevas formaciones británicas como The Cure, Joy Division, Ultravox, XTC, U2, Depeche Mode o Duran Duran. El Marquee, desde finales de los 60, había dado cancha al rock duro de grupos como Deep Purple, Black Sabbath, que hicieron seis conciertos; Slade o Uriah Heep.

En 1976, AC/DC se iban a hacer con la residencia de los lunes, ofreciendo un total de 11 conciertos en The Marquee. Iron Maiden debutó en el club un 19 de octubre de 1979 y en 1980 iban a ocupar la residencia en diferentes días de la semana, que fueron variando según ganaban popularidad.

En 1980 debutaron en el club Def Leppard y Rainbow, posteriormente iban a pasar Twisted Sister, Hanoi Rocks, Magnum, Motörhead, Diamond Head, … En 1982, el club era todo un templo del metal, lo que se notó en la composición del cartel de Reading, con Michael Schenker e Iron Maiden de cabezas de cartel.

Precisamente, como dato anecdótico para reflejar la influencia que el Marquee tuvo en la escena del heavy metal británico pondremos como ejemplo a los españoles Barón Rojo, que en 1982 actuaron -y asombraron- en el festival de Reading tras ser reclutados gracias a la actuación que ofrecieron en el Marquee en pleno apogeo del lanzamiento de Volumen Brutal. En esta actuación en el Marquee, Barón Rojo contó con la colaboración en algunos temas de Bruce Dickinson, a quien semanas antes habían confirmado como nuevo cantante de Iron Maiden.

El final
El legendario Marquee de Wardour Street cerró sus puertas un 18 de julio de 1988 con una actuación de Joe Satriani. El edificio fue demolido para construir apartamentos y el Marquee empezó a mudar de sede, primero a Charing Cross (1988-1995) después a Islington (2002), Leicester Square (2004-2005) y St Martin’s Lane (2007).


Fotografías e información: The MarqueeClub.net

Texto: Carlos A.S.


Tugurios del Rock VII: The Marquee Club, London
[Crea tu propio canal de videos en Internet con MixTape – Musicopolis!]

Si te gustó este artículo y te gustaría recibir todas nuestras actualizaciones en tu correo, puedes suscribirte. Mucha gente ya lo ha hecho!
Escribe tu email para recibir gratis las mejores noticias del mundo de la música a diario!

Dinos los qué opinas sobre todo esto!!

Si lo prefieres utiliza tu cuenta de Facebook para comentar en Musicópolis!!



Trackbacks

Si te ha gustado este artículo, quizás quieras enlazarlo desde tu blog. Aquí tienes el enlace.