U.D.O.: Dominator

Por , el 31 - 08 - 2009

 

 
Udo Dirkschneider, ha sido protagonista de grandes momentos en la historia del heavy metal junto a sus compañeros de Accept. Su peculiar registro vocal, con esos tonos desgarrados, fue una de las marcas de fábrica con las que el grupo alemán asentó su carrera facturando imperecederos álbumes como Restless And Wild (82), su obra maestra Balls To The Wall (83) y Metal Heart (85), trilogía imprescindible en la discoteca de todo heavy de pro.

 

Desde que decidió saltar de un barco que hacía aguas por todas partes al perder frescura y acercarse a los sonidos excesivamente melódicos, Udo ha permanecido fiel a unos parámetros donde no hay demasiado espacio para la innovación.

 

Con mayor o menor fortuna, desde los iniciales Animal House (87) y Mean Machine (88), hasta los últimos Mission Nº X (2005) y Mastercutor (2007), el vocalista germano ha permanecido impertérrito ante las nuevas corrientes metálicas.

 

Tozudo él, lleva los 22 años de su carrera en solitario apostando por el heavy metal de típicas referencias ochentenas, para regocijo de sus más acérrimos seguidores y fastidio de sus detractores. Lo cierto es, que, el rudo Udo sigue sacando discos dignos que dejan testimonio de su persistencia y su carisma. Ratificado una vez más con el lanzamiento de Dominator, donde sus esquemas permanecen inmutables.

 

Obviamente, las conexiones con Accept son incuestionables, como ha quedado patente en todos sus discos en solitario. Si añadimos que en la actualidad su antiguo colega de banda, Stefan Kaufmann, además de tocar la guitarra se ha encargado de la producción, las mezclas y la masterización, comprenderemos mejor el mayor acercamiento a sonidos de sobras reconocidos.

 

Considerando que el pasado de U.D.O. condiciona su presente, es justo resaltar que Dominator tiene cosas interesantes. Aunque de entrada los riffs de guitarra puedan sonar algo decadentes, una vez superada la momentánea regresión mental hacia añejas sonoridades, se acepta que, sin ser novedosas, todavía resultan atractivas y tienen ese gancho que ha permitido sobrevivir a la formación hasta la actualidad. En ese aspecto, los momentos más representativos los encontramos en, “The Boeyman”, de sencillo y marcado ritmo, al igual que “Dominator”, también de recurrente dinámica y con un interesante solo, o el primer single, “Black And White”, con su pegadizo estribillo. Sin olvidar “Heavy Metal Heaven”.

 

También hay composiciones que muestran a un Udo menos agresivo como “Stillnes Of Time”, donde la efectividad baja enteros. Por el contrario, en el lado más veloz destacan “Infected” y “Speed Demon”, temas donde la energía presente en el álbum alcanza su punto álgido.

 

Por otra parte, para quien critique el inmovilismo del señor Dirkschneider, es recomendable el divertimento titulado “Devil’s Rendezvous”, de enfoque cercano a la música popular.

 

En resumen, una nueva entrega que no debe sorprender a nadie, con atrayentes momentos, sobre todo cuando se combinan con creatividad las guitarras para mezclar los característicos riffs junto a desarrollos solistas de seductora presencia.

 

CALIFICACION: 7

 

GRUPO: U.D.O.
TITULO: Dominator
DISCOGRAFICA: AFM Records
AÑO: 2009
PAIS: Alemania

 

CRITICA REALIZADA POR LOCKY PEREZ
 

 
 
Si te gustó este artículo y te gustaría recibir todas nuestras actualizaciones en tu correo, puedes suscribirte. Mucha gente ya lo ha hecho!
Escribe tu email para recibir gratis las mejores noticias del mundo de la música a diario!

    9 comentarios

Dinos los qué opinas sobre todo esto!!

Si lo prefieres utiliza tu cuenta de Facebook para comentar en Musicópolis!!



Trackbacks

Si te ha gustado este artículo, quizás quieras enlazarlo desde tu blog. Aquí tienes el enlace.