Entrevista con Zodiacs: “Hemos tenido momentos chulos donde las cosas han ido bien, pero una banda desespera”.

Por , el 24 - 12 - 2011

Salidos de los buenos tiempos del “Getxo sound”, Zodiacs regresan haciendo borrón y cuenta nueva con un sexto trabajo discográfico. “Radiaciones luminosas” es la manera que han tenido de ponerse serios frente al pasado más inmediato y a lo que manejaba su propia música. Grabado por Paco Loco en El Puerto de Santa María, “Radiaciones luminosas” es la psicodélia salvaje que rememora el pop-rock más olvidado de los años sesenta en España. Además se autoeditan ellos mismos, por lo que manejan absolutamente todo el trabajo. Cambio de banda, cambio de sonido y cambio de aires. No es empezar completamente de cero, pero sí preguntarse que hacer con la vida y con su propio trabajo. Lander (bajo), Ignacio (voz y guitarra), Gurru (batería) y Adrián (teclado) se muestran tal y como son en esta entrevista firmada por Charly Hernández.

Un cambio radical de sonido que… ¿tiene que ver también con el cambio de formación?
[Ignacio]: Sí, evidentemente. El cambio de formación ha influido en el sonido. La verdad es que todos estábamos buscándolo. La vida de la banda se encontraba en un momento raro. Desde que Gurru y yo montamos la banda en 1999 hemos intentado dar con un cambio de aires en general.

[Gurru]: Con el rollo del teclado habíamos pensado llevarlo más al directo. A ver, en nuestros discos siempre había teclado, pero en este último está más presente que nunca. Ahora tenemos a Adrián, que toca de puta madre y maneja muchos sonidos.

[Ignacio]: Sigue estando esa esencia, pero ha habido un cambio la base que había en Zodiacs, ahora hay un toque diferente.

Mientras se mantenga el espíritu inicial…
[Ignacio]: Pues sí, porque las canciones las sigo haciendo yo, aunque también está el curro de la banda, claro. Pero ya te digo, cuando decidimos hacer este disco y seguir con el cambio ya había canciones compuestas, ideas y cosas avanzadas. Cuando entraron los nuevos integrantes al grupo empezamos a darle forma a esas canciones y, evidentemente, cambian.

Haber grabado con Paco Loco también influye.
[Ignacio]: Cierto, también. Pero influye hasta cierto punto porque nunca hemos repetido productor. El primer disco lo produjo Little Fish, el segundo Fernando Pardo, el tercero Nigel Walker, el cuarto Álex Olmedo, el quinto es en directo donde también estaba Rosillo. Este sexto, como bien dices, es Paco Loco, con lo cual no ha habido una repetición. Pero sí que es verdad que ha habido algo más que ha propiciado ese cambio, esto ha sido por la entrada de Lander y Adrián.

[Gurru]: Lo que ha hecho Paco ha sido sacar justo el sonido que queríamos. Tampoco lo hablamos mucho antes de grabar. Él, con la utilización de ciertos instrumentos, ya sabía como hacerte sonar. Además, la producción es antigua, por lo que suena a disco viejo también por la mezcla.

Ahí quería llegar. A mi parecer, el disco suena psicodélico, pero no es psicodélia, digamos, estándar, sino que es tipo pop español de los años sesenta, como Los Gritos, por ejemplo.
[Ignacio]: Sí, tiene un rollo de eso. Hablamos con él de lo que queríamos hacer y dio en el clavo. Se hizo todo con una mesa analógica, en cinta…

[Gurru]: Y que se ha grabado en directo. Eso le ha dado mucho toque también.

[Ignacio]: Está grabado muy en directo. Incluso los teclados. Íbamos con la idea de meter los teclados más tarde, pero Paco dijo que sería mejor en directo.

¿Han cambiado mucho esas canciones desde que eran ideas hasta su resultado final?
[Ignacio]: En cuanto a estructura no ha cambiado nada. Bueno, menos una, la versión de ‘Mi calle’.

Bueno, esa no contaba (risas).
[Ignacio]: En esa llevábamos la misma estructura que la original de Lone Star, pero Paco nos sugirió cambiar algunas cosas y tal. Fue más bien idea suya.

Del palo de Triana, incluso.
[Gurru]: Sí, ¿verdad? (Risas)

[Ignacio]: Es que hay dos versiones; la del CD y la del vinilo. La del vinilo es una ‘jarta’ de puta madre.

[Gurru]: La versión real es la del vinilo. Luego hicimos una “escuchable” y en la masterización la cortamos porque la otra era una ida de olla, más oscura y tal. Mucho fuzz y mucha paranoia.

¿Sería entonces algo que estuviese más cercano del rock progresivo?
[Ignacio]: Pues la verdad es que también nos hemos fijado en eso puesto que Adrián tiene en mente a grupos como Yes, pero yo creo que hasta ahí no llegamos (risas). Nos queda muy grande el rollo del rock sinfónico o del rock progresivo, la verdad.

Pero en ‘Satanás’ hay una “columpiada” de cuerdas bastante interesante.
[Ignacio]: Así es. Esa fue una de las ideas de Paco. La verdad es que nos pareció muy guapa.

[Gurru]: Él la soltó ahí como… bueno, a ver que sale. Llegamos una mañana de baño matinal en la piscina (risas) y nos enseñó lo que hizo. A nosotros nos gustó tanto que nos pareció perfecto. Aunque a decir verdad nos partimos porque pensábamos que estaba chalado (risas). Pero lo quitó, puso la canción sin aquello y ya vimos que realmente le faltaba algo a la canción. Así que se volvió a poner.

Con la sección de metales de ‘Pilotos del aire’ pasa lo mismo, fue una idea de Paco. La oímos y dijimos: “venga, para el disco”.

Y también suena el Omnichord, que entró sí o sí.
[Gurru]: Sí (risas).

Antes he mencionado que el disco suena tipo Los Gritos y demás grupos, pero hay un detalle en ‘Kowalski’ que me ha llamado muchísimo la atención y que además es muy cañí. Dice así: “me sigue muy de cerca la Guardia Civil”. Así un poco Los Chichos y tal…
[Ignacio]: ¡Muy buena! (carcajada). No sé, me gustó. Adrián me preguntaba si no podía rimar con otra cosa, como con policía o algo así… pero no, me gusta decir Guardia Civil (risas).

Hombre, sin un R-5… la cosa cambia.
[Ignacio]: Ya, ya (carcajada).

Y no podían faltar las mujeres, ¡por Dios! ‘María La Serpiente’ tiene una letra con mucha referencia. Aunque el título de ‘Gloria en la azotea’ me suena tan indie-naïf…
[Ignacio]: “María La Serpiente” tiene esa letra porque el tío está destrozado…

…y es el tema lacrimógeno del disco.
[Ignacio]: Correcto, pero los desengaños amorosos siempre han dado buenos temas después del desencanto. La melodía de esa canción, cuando sacamos la melodía, vimos que era un dramón.

¡Y épica!
[Ignacio]: Y épica, eso es. Además con los coros…

[Lander]: Que curiosamente era la que menos le molaba a Paco.

[Gurru]: Bueno, yo creo que no estaba muy convencido del coro, pero la canción si que le gustaba, ¿no? Recuerdo que decía: “yo soy anti-ooohs”. (Risas)

Pero tíos, me decanto por mi favorita, que es ‘Balada de un enterrador’.
[Gurru]: ¡Amigo, ahí te hemos visto! Particularmente también es nuestra favorita.

Quizá destaca más por no ser tan “sixtie” y por tener el ritmo western parecido a ‘Apache’ de The Shadows.
[Ignacio]: Sí, sí. Ahí estuvimos mirando ese rollo porque la canción no nos sonaba así, pero cuando estábamos tocándola con la guitarra, de manera cruda, nos empezaba a recordar. Después, al meterle el fuzz, nos estuvimos fijando en como lo hacían en los ochenta y el modo revival de garaje, como The Cynics o grupos así.

[Gurru]: Y el teclado es brutal, hay momentos en los que casi se rompe.

Sin duda alguna, el teclado es lo que le ha dado mucha fuerza al total de “Radiaciones luminosas” por el protagonismo que tiene.
[Ignacio]: Eso es lo que pensamos en todo momento y no tener el teclado como un colchón para rellenar, sino como una guitarra más. De hecho intentábamos afinar al máximo para que pareciese una guitarra.

[Lander]: Paco pilló ese rollo a la primera y en las mezclas estaba constantemente con eso.

Y la percusión también es la hostia.
[Gurru]: Pero esas cosas también fueron cosa de Paco. Hay cosas muy grandes.

Bueno, dejemos claro que el disco lo habéis grabado vosotros y no Paco Loco (risas).
[Gurru]: Claro, ojo con eso, que la percusión no la grabó Paco (risas). Aunque en alguna si mete él la percusión. Pero aunque haya tocado percusión en algunas canciones, nosotros hemos tocado todo. ¡Que conste en acta! (Risas)

Y siendo este el sexto disco… os autoeditáis ahora. Supongo que estaríais hartos y cansados de tener a una discográfica ahí…
[Ignacio]: Sí. Estábamos cansados y también un poco hartos. Te diría que desde el primero, pero no fue así porque nos lo compraron ya casi hecho, pero desde el segundo hasta este hemos dependido de una compañía independiente que funcionaba a un ritmo que no era el adecuado. Luego pillamos una multi, pero también funcionaba a sus tiempos… Era o “rápido, rápido, que hay que sacar ya un disco” o “espérate, que todavía no hay que sacarlo”.

Siempre hemos dependido de otros para entrar a grabar. Hemos tenido momentos chulos donde las cosas han ido bien, pero ves que no puedes estar así. Una banda desespera, tío. A no ser que sea un bandón que mueva millones…

Bueno, ahí están los Stones.
[Gurru]: También es verdad. Incluso hay bandas españolas que están igual. Lo que queremos es manejar nuestros tiempos porque al final es lo más importante. Pero la autoproducción tiene también un handicap que es currar mucho. Es un trabajo inicial muy grande. Una inversión –no solo a nivel monetario- sino a nivel de tiempo. Pero bueno, la ilusión que tenemos y que mantenemos es algo que ha hecho que esto siga para adelante.

También fíjate como está el rollo de la Industria. Todo es bastante caótico. Lo mejor es manejar tu producto de alguna forma.

[Lander]: Y que nadie te coarte.

¿Os han impuesto un productor durante las etapas pasadas?
[Ignacio]: No, en ningún caso nos lo han impuesto, pero sí los tiempos, ahí si que lo notábamos. Y en ciertas maneras, también. Con el primer disco faltaban temas y tiramos de canciones viejas. Con el segundo ya nos tuvimos que esperar y hasta que entramos a grabar pasaron cinco meses. Todo estaba mirado con lupa. Iba muy lento todo.

Sin embargo parece que el trabajo es más ligero, aunque, como dice Gurru, el curro inicial es bestial. Eso sí, el disco sale totalmente como queríais, haciéndolo para vosotros, ¿no?
[Ignacio]: Claro, eso es: el “cómo” y el “cuándo”. Eso ha sido importante también para el público. ¿Sabes lo que pasa? Que si estás en una compañía te dirigen hacia un sector. También nosotros tenemos la suerte de tener cierto bagaje, pero nos dirigimos a todos.

[Gurru]: En principio, a nosotros mismos porque así hacemos lo que nos da la gana y salen canciones como ‘Kowalsky’, por ejemplo. Nos gustan esos dos rollos ya que tienen puntos en común. El sonido es totalmente distinto al “3, 2, 1…”, es totalmente distinto. Es que es eso, nos mola el sonido de uno y de otro. Puede parecer algo heterogéneo pero no es malo que sea así.

“3, 2, 1…”, comercialmente hablando, significó mucho para Zodiacs.
[Ignacio]: Habíamos entrado en un punto en el que estábamos en un callejón sin salida dentro de una compañía grande. Caímos en unos hábitos un poco insanos. También nos habíamos metido a hacer la música para un anuncio, que fue algo muy bueno pero también fue algo contraproducente porque te empiezan a conocer como “los de el anuncio”. Eso es un arma de doble filo con el que hay que tener mucho cuidado. Te lo ponen desde un punto de vista que es desde el suyo, el de la discográfica, lo miras, analizas la situación, aceptas y lo haces. Pero luego ves que hay opiniones encontradas y de repente te paras a pensar en lo que estás haciendo para terminar mandando todo a la mierda. Esa época pasó, pero pienso que incluso nos ha podido perjudicar. Y no fue una concesión, sino un encargo musical.

[Gurru]: Por eso te decíamos antes lo de la esencia del grupo, porque al final los prejuicios pueden existir desde fuera, mientras que nosotros llevamos tocando muchos años.

Es que… manda huevos, tío. Con cinco discos que teníais por entonces y que os metieran en la saca de los one-hit-wonder por haber puesto música al anuncio…
[Gurru]: Pues sí. Es esas cosas son peligrosas.

[Ignacio]: Hay que analizarlo muy bien y más estando en este país, el cual no tiene una gran cultura musical ni memoria e incluso tampoco hay revisión por parte de cada uno de los grupos. ¡Es que mucha gente no conocía ni nuestros discos anteriores! Aunque hay antes una maqueta.

Pero es un trabajo, al fin y al cabo.
[Gurru]: Es un trabajo, claro. Nos costó lo nuestro hacerla. Lamentablemente todo eso se olvida por una canción en un anuncio. Al final hace que no estés ni en un lado ni en otro. La gente tiende a ubicar a los grupos de una manera muy determinada. Puede ser muy peligroso.

[Ignacio]: Incluso peligroso también para la moral del grupo, porque está tocando como siempre, desde el primer, segundo y tercer disco… pero hay una trayectoria. Yo creo que la nuestra ha ido en ascenso, con sus altibajos, aunque en ascenso. Pero pasa el tiempo y ves como está todo, que la cosa está minada y los ánimos apagados. Y todo por lo que dice Gurru, porque te ubican por una canción de un anuncio. Todo eso fue un punto de inflexión y dijimos: “¡a tomar por culo!”

Fotos: Nai Omá
Tags: ,
Si te gustó este artículo y te gustaría recibir todas nuestras actualizaciones en tu correo, puedes suscribirte. Mucha gente ya lo ha hecho!
Escribe tu email para recibir gratis las mejores noticias del mundo de la música a diario!

Dinos los qué opinas sobre todo esto!!

Si lo prefieres utiliza tu cuenta de Facebook para comentar en Musicópolis!!



Trackbacks

Si te ha gustado este artículo, quizás quieras enlazarlo desde tu blog. Aquí tienes el enlace.