La Depresión de los años 30 y el apogeo del Swing

Por , el 01 - 07 - 2011

 

La caída de la bolsa de Nueva York de 1929 fue la piedra de toque y el punto de partida para una gran crisis económica que sólo empezaría a remitir con el comienzo de la Segunda Guerra Mundial y la puesta en marcha de la maquinaria de guerra. Como toda la población, los músicos también sintieron los efectos del retroceso económico y muchos de ellos se vieron alejados de los estudios de grabación y de los escenarios. Esto dio lugar a un desplazamiento a Europa de músicos norteamericanos en busca de trabajo. Al principio sus actuaciones estaban limitadas a los salones de grandes hoteles, que buscaban ser también parte de esa modernidad que el jazz tenía, pero muy pronto las salas de concierto comenzaron a llenarse de un público consciente de que estaban viendo a los creadores de un nuevo género musical

Los años 30 asistieron al apogeo de los hot clubs, tanto en Europa como en los Estados Unidos, auténticos templos para los aficionados al jazz y en los que se daban cita también músicos que buscaban dar el salto a la primera línea. Y es que, a pesar de la crisis, el público seguía reclamando espectáculos y las orquestas que ya tenían un nombre siguieron creciendo. También aparecieron algunas nuevas, siendo la de Count Basie la más importante de todas ellas. Al dividirse las orquestas en secciones instrumentales, los músicos tenían la oportunidad de tocar solos o improvisaciones extensas, lo que provocó la aparición de solistas muy importantes, como el pianista Art Tatum y el pianista y cantante Fats Waller.

Cuando en 1935 repentinamente se hizo famoso Benny Goodman, tanto que aquel año se recuerda como el comienzo de la era del swing, una nueva generación demostró que lo que le interesaba era hacer lo que fuera para ignorar la Depresión y pasarlo bien bailando con orquestas de swing.

Las Big Bands

El período de 1935 a 1946 se conoce como la era de las Big Bands, o grandes orquestas, que dominaron la música popular. También en la misma década, el jazz fue una parte importante de la música popular y no sólo una influencia como lo había sido anteriormente. Glenn Miller y Artie Shaw vendieron millones de discos y Benny Goodman, Count Basie y Duke Ellington eran nombres reconocidos por el público en general. Por esos años el jazz se desarrolló de varias maneras. Nuevos solistas, como los pianistas Art Tatum y Teddy Wilson y los trompetistas Roy Eldrige y Bunny Berigan, inventaron estilos alternativos. Los arreglos de las Big Bands se tornaron más sofisticados, el Dixieland revivió y fue redescubierto (la Yerba Buena Jazz Band de Lou Watters fue en parte responsable por este renacimiento), y se celebraba el jazz como una parte importante de la cultura norteamericana.

Por primera y única vez en la historia el jazz se erigió en aquellos años como la música mayoritaria, la preferida por el público y la que gozaba de mayor popularidad. Pero no fueron los americanos los primeros en reconocer el jazz como un gran género a la altura de la música clásica y como el primero capaz de absorber influencias de cualquier otro estilo.

El Jazz en Europa

Estados Unidos lleva años intentando redimir su despiste al no ser los primeros en ver la profundidad y el calado del jazz en la música contemporáneo. Porque fue en Europa donde primero se reconoció al género y a sus músicos, erigiéndose como la música propia de las clases medias y los intelectuales. En París es donde se produce la mayor penetración del swing fuera de las fronteras americanas. En el Quinteto inicial del Hot Club de Francia estaban dos músicos fundamentales en el devenir del jazz en Europa: el violinista Stéphane Grapelli y el guitarrista belga Django Reinhardt.

El nazismo alemán tomó pronto medidas contra cualquier manifestación cultural contraria a sus enfermizas ideas. El jazz, por su origen negro y su componente de improvisación, sufrió pronto las consecuencias. Muchos músicos fueron destinados a los campos de concentración y Goebbels hizo lo que pudo por llevar el jazz a su terreno a través de Charlie & His Orchestra, que grabaron un álbum con los standards del jazz, pero con cambiando las letras originales por otras con mensajes anticomunistas, antibritánicos, antisemitas y antiamericanos.

Las grandes damas

Por algún motivo apenas se conocen mujeres instrumentistas de jazz, pero los años 30 asistieron a la consagración de la grandes voces femeninas del jazz: Billie Holiday, Ella Fitzgerald y Sara Vaughan. Esta última reconocida como la cantante más completa y con la técnica más depurada. Pero esta preeminencia de la mujer en el plano vocal ha sido a la larga un reconocimiento, porque la voz en el jazz es el instrumento primero, ya que surge en un primer momento de la música vocal. Sin embargo, esto no fue óbice para que muchas de ellas fueron víctimas del racismo más cruento, como en el caso de Billie Holiday, que se cuenta en el libro Disfruta de mí si te atreves de Buzzy Jackson.

La siguientes décadas serán testigos del nacimiento del bebop, el cool jazz, el funk y el free jazz. Las que albergan algunos de los nombres más importantes de la historia: Miles Davis, John Coltrane, Charlie Parker, Thelonius Monk, Ornette Coleman, Cecil Taylor o Charles Mingus. Pero esto lo dejaremos para los próximos meses.

 


Lista de Jazz de los años 30 en Spotify


Jazz años 30
[Crea tu propio canal de videos en Internet con MixTape – Musicopolis!]


Bibliografía:

- La Historia del Jazz
El jazz en la Alemania Nazi, en Jazznet.
– Apuntes personales

 



Tags:
Si te gustó este artículo y te gustaría recibir todas nuestras actualizaciones en tu correo, puedes suscribirte. Mucha gente ya lo ha hecho!
Escribe tu email para recibir gratis las mejores noticias del mundo de la música a diario!

    17 comentarios

  • enri azahar dice:

    excelente

  • olivia dice:

    OMG! ven el anuncio que esta en la esquina de la parte superior de la primera imagen se puede ver claramente que dice “HORAN” osea el apellido de Niall James Horan OMG!

  • Dash dice:

    I am a NRFU enumerator and I really enjoy it. I am able to to enumerate very difficult households that other enemurators could not penetrate! I would like to move up the Census chain of command. How can I do that?

Dinos los qué opinas sobre todo esto!!

Si lo prefieres utiliza tu cuenta de Facebook para comentar en Musicópolis!!



Trackbacks

Si te ha gustado este artículo, quizás quieras enlazarlo desde tu blog. Aquí tienes el enlace.