Crónica de James Holden & The Animal Spirits en Joy Eslava – mayo 2019

Por , el 21 - 05 - 2019

Hace poco menos de un año, James Holden nos atrapó con su actuación en el Mad Cool. En realidad, siempre que ha visitado España lo ha hecho, ya haya sido en su etapa más nu-trance, más groove, más house, más IDM o más experimental. Podría decirse que ahora mismo está en la psicodelia. O en la fusión. O qué más dan las etiquetas, lo que está claro es que es un viaje fascinante que él ha definido como “jazz espiritual interpretando música de trance folk”. Lo llama The Animal Spirits, tanto a su banda como a su último trabajo y ya teníamos ganas de escucharlo en directo en una sala. Qué mejor lugar para hacerlo que Joy Eslava, igual que sucedió con su última visita de estas características, hace cuatro años.

Sucedió el pasado 9 de mayo dentro de ese ciclo de conciertos que siempre nos caldea el corazón: Sound Isidro. Ese mismo día programaron en otras salas artistas tan interesantes como Salt Lick, María José Llergo o Cupido, pero por supuesto nos rendimos ante el productor británico. Y beGun, no olvidemos al productor mediterráneo. Desgraciadamente, su interesantísimo deep house psicodélico fue disfrutado ante unos pocos, ya que durante su set la mayoría se encontraba apurando sus cañas fuera de una sala que tampoco se puede decir que se viera desbordada en todo el concierto.

Llegado el turno de James Holden, intuíamos lo que nos íbamos a encontrar. La cuestión era disfrutar su música en plenas facultades y ver si nos tenía preparada alguna sorpresa. No fue el caso de lo segundo, pero desde luego sí de lo primero. Un repertorio excelente estuvo ligeramente mermado por la reiteración y una puesta en escena bastante justita. El concierto fue un calco casi idéntico a lo ya visto en el festival, cuando podía haber aprovechado las virtudes del recinto cerrado, como la cercanía con el público y la posibilidad de jugar con las luces o los visuales. De hecho, Holden lleva girando con prácticamente el mismo formato y setlist desde hace dos años. Supongo que no romperse la cabeza innovando el directo le ha permitido centrarse en la composición de la BSO del documental ‘A Cambodian Spring‘ o hacer colaboraciones con artistas como Maalem Houssam o Seth Troxler.

El concierto comenzó como lo hace el disco que venía a presentar, ‘The Animal Spirits’, con la guturalidad percutora de “Incantation For Inanimate Object” como carta de presentación a golpe de carraca, vibraslap y castañas tribaleras. A partir de ese momento, despliegue de atmósferas con alma de free jazz, construidas con todo tipo de cacharritos y logrando una conexión perfecta entre la música orgánica y la analógica, evocando una rave onírica a medio camino entre África y Oriente. El protagonismo lo acaparó la citada espiritualidad animal de tracks como “Each Moment Like The First”, “The Caterpillar’s Intervention”, “Spinning Dance”, “Gone Feral” o “Pass Through Fire” pero tampoco olvidó los cortes más pinchados de su anterior obra, ‘The Inheritors’, que no son otros que “Blackpool Late Eighties” o la celebrada, por decirlo de algún modo ya que el público estuvo bastante frío de principio a fin, “Renata”.

Salvo por ciertos matices espontáneos, como la alteración irregular del tono de varias canciones, la estructura de la interpretación fue estándar: loop de base, interpretación de las melodías con el teclado, acompañamiento llano con la batería y enriquecimiento del conjunto gracias a diferentes variaciones rítmicas con distintos instrumentos de percusión y las improvisaciones del saxofonista. En resumidas cuentas, poca excitación, pero, eso sí, una música y un sonido inmaculado, tan sobria como soberbiamente ejecutado.


Texto: Javi JB
Fotos: Sound Isidro y Eva Tejera
Tags: , ,

Dinos los qué opinas sobre todo esto!!

Si lo prefieres utiliza tu cuenta de Facebook para comentar en Musicópolis!!



Trackbacks

Si te ha gustado este artículo, quizás quieras enlazarlo desde tu blog. Aquí tienes el enlace.