El Plan B de La Oreja de Van Gogh sigue en pie